Archivos por Etiqueta: democracia

¿Quién tiene el poder?

9 dic

Culpables de la debacle que ahora ofrecen soluciones. El pasado en Goldman Sachs de los tecnócratas europeos. Golpes de mercado que atentan contra la democracia.

Por Dante Caputo para Perfil

Cuando tomamos distancia de las tumultuosas marchas y contramarchas europeas para observar el desenvolvimiento más amplio de los sucesos, hay un primer hecho que llama la atención. Los mismos actores que estuvieron al origen de la crisis financiera de 2008 son los que hoy dictan en gran parte las condiciones de la solución que se aplica en esa región. Extraña vuelta de la historia en que los aplazados ahora toman examen.

En 2008, los bancos, por su mala administración y voracidad especulativa, desataron la crisis que hoy continúa estremeciendo a las potencias occidentales. Como la caída de los grandes bancos -se razonaba entonces- arrastraría el derrumbe del sistema financiero, había que rescatarlos. Entonces llegaron los sucesivos salvatajes, cuyos montos fueron inmensos. Sin embargo, las economías centrales continúan sumergidas en uno de los ciclos recesivos más pronunciados desde 1930.

El relanzamiento de la economía estadounidense apenas se insinúa y las europeas viven su peor momento desde que se inició su esfuerzo de integración. El banco de inversión Merrill Lynch sugiere que la desaparición del euro ha dejado de ser una posibilidad para convertirse en una probabilidad.

Los desajustes iniciados por la especulación financiera no han concluido y se exhiben con dureza en la Unión Europea. Los gobiernos de Grecia e Italia cayeron por las imposiciones de Francia y Alemania para aplicar las reformas del FMI y restablecer así la confianza de los sectores financieros. Vea, lector, cómo se cierra el círculo. Los originadores de este desastre son los monitores del ajuste en Europa.

Resulta llamativo que el razonamiento fue desplazar a quienes conducían los gobiernos y no sancionar a quienes tomaron decisiones desde bancos y calificadoras de riesgo. Los políticos que rescataron con inmensos costos el sistema financiero son considerados incapaces de salvar a sus países. Ahora, se los reemplaza por tecnócratas, cuyas candidaturas no se sabe de dónde salieron y fueron impuestas a los parlamentos. No debería llamarnos la atención ser testigos de una mutación de lo que hasta aquí llamamos democracia.

Sigue leyendo

Progresismo, no populismo

25 sep

Populismo*

El populismo (del latín populus “pueblo”) es un término político usado para designar corrientes heterogéneas pero caracterizadas por su aversión discursiva o real a las élites económicas e intelectuales, su rechazo de los partidos tradicionales (institucionales e ideológicas), su denuncia de la corrupción política por parte de las clases privilegiadas y su constante apelación al “pueblo” como fuente del poder. Los personajes populistas se caracterizan porque afirman enfocarse en el pueblo y velar por éste [...]

Progresismo * 

Progresismo y progresista son términos ideológicos de aplicación genérica, que agrupan doctrinas filosóficas, éticas y políticas identificables de un modo amplio con la Revolución francesa de 1789 y movimientos sociales en Estados Unidos a inicios del siglo XIX. En términos sociales, el progresismo tiende a ser identificado con la lucha por las libertades individuales y homologado al concepto liberal. El progresismo actual varía en sus posturas ampliamente [...]

* según Wikipedia

Por aquí en el sur, cada día verificamos que para los gobiernos de turno -salvo honrosas excepciones locales- es mucho más rentable ser ostentosamente populista que ética y honestamente progresista: es más fácil repartir a dedo y dadivosamente una parte de los fondos públicos -especulando un triunfo en eventuales elecciones- que instrumentar en forma sostenida un cambio estructural profundo que realmente sirva, para construir a futuro, un nuevo país.

Para leer:

Aristocracia populista

Kirchnerismo: populismo o delirio matrimonial

Democracia sostenible (I)

5 may

Concebida desde antes de Cristo por los griegos y perfeccionada a través de los siglos por el imperio Romano, los pensadores Siglo de las Luces, y los gobiernos democráticos del siglo pasado, la democracia se ha extendido por todas las naciones de la Tierra y consiste en la forma de organización política, social y económica más avanzada que la humanidad ha desarrollado.

Soy un serio defensor de esta forma de organización ya que permite distribuir la toma de decisiones y el poder que esto representa no sólo en una persona o un pequeño grupo de éstas, sino a través de los representantes que el pueblo mismo ha considerado como aptos para los cargos que de esta organización se desprenden. Un avance importante que este sistema aportó en comparación con los sistemas que le han precedido fue la renovación de los cargos en los organismos o instituciones a través de procesos electorales definidos en periodos considerablemente sanos para el desarrollo de la sociedad.

La democracia ha evolucionado y se ha perfeccionado sobre todo en el siglo pasado. Ha conseguido formas dignas de análisis en distintos países que han procurado un equilibrio en el ejercicio de los procesos democráticos no sólo al comienzo de cada administración electa, sino en el transcurso de la gestión de ésta, lo cual ha permitido corregir huecos que la democracia en papel no contemplaba y ha permitido mejorar los principios que este sistema pregona.

Tenemos democracias desarrolladas con una madurez profunda en sus estructuras que le sostienen; de igual forma, también existen democracias en un proceso de crecimiento por la inmediatez de su existencia en determinados países; y otras sociedades, aún en este siglo, buscan la adopción de este sistema.

Cada país requiere un análisis individual para entender su proceso democrático y cómo la democracia se ha ido adaptando a su vida política. Si en un principio la democracia fue contemplada como un sistema que podría ser adaptado de manera homogénea con ligeras interpretaciones, actualmente ese precepto ha resultado distante y se ha confirmado que la cultura tiene una influencia decisiva en el desarrollo democrático. Pero no sólo la cultura ha demostrado influir, sino también los movimientos sociales que durante el siglo XX tuvieron lugar en distintas regiones que arrojaron sistemas híbridos que, si bien son democráticos, también contienen principios adaptados de otros sistemas. Ejemplos inmediatos tenemos la socialdemocracia, la democracia liberal, la democracia con monarquías constitucionales.

La democracia ha sido insertada a la cultura de los pueblos. Ser demócrata significa consenso, apertura, equilibrio del poder, tolerancia, análisis de todas las partes involucradas, y más que esto. La democracia revela que hemos evolucionado y que esta evolución ha permitido el desarrollo que otros sistemas no han proporcionado. Pero además, ha fecundado y criado otros problemas que impiden un desarrollo homogéneo en todos los individuos.

Sigue leyendo

La Reina

2 nov

Quiero aportar mi grano de arena al debate generado en torno a la publicación del ya famoso libro de la periodista Pilar Urbano sobre la Reina. Conocí su existencia el pasado jueves a través de un encendido comentario de Jorge en su blog (luego desarrollado en otros artículos) siempre pendiente de la actualidad, sitio al que acudo diariamente. Con posterioridad vieron la luz la nota aclaratoria de la Casa Real informando de la inexactitud de algunas informaciones contenidas, así como la consiguiente polémica suscitada a favor y en contra de todo el follón armado. 

Vaya por delante que no puedo estar de acuerdo con las principales opiniones controvertidas que se nos muestran, me considero a años luz de esos penamientos si es que de verdad son suyos. Pero tampoco me preocupa ni me afecta, porque la monarquía en España no gobierna y en las décadas en que ha desarrollado su estricto y controlado mandato constitucional ha actuado con moderación, respeto y tolerancia, sin inmiscuirse en cuestión alguna -partidista- de Estado salvo en momentos de transcedendente importancia. 

Lo que me preocupa son otras cosas. Me preocupa que una periodista que presume de escribir con una pluma bendecida por Juan Pablo II se divierta entregando este regalo envenenado a Doña Sofía en su 70 aniversario (dudo de la veracidad de cuanto escribe; sí, lo dudo, es demasiado fácil llevar a un interlocutor a un terreno concreto a través de preguntas capciosas) con el doble fin de hacer dañar su imagen y crear una nueva falsa polémica o debate que en nada necesitamos (somos expertos en ésto). 

Me preocupa que los de siempre, la derecha rancia, poderosa, egoísta, sorda, ciega y autista, persista en el loco empeño de hacer abdicar a unos Reyes porque estos Reyes sean más demócratas que ellos y ellos no traguen la democracia.

Los mismos que forzaron la dimisión de Suárez, los que acosaron al Gobierno de Felipe González durante dos legislaturas hasta el extremo insospechado y cruel del váyase o todos a la cárcel, los poderosos que se distraen jugando a la bolsa y casi se alegran de la supuesta crisis (de la que hablaré en otro momento de enajenación total pasajera, que aquí en esta Agenda es característica); los que cada mañana desayunan al gentío con proclamas de insumisión colectiva porque todavía están tramando resucitar a su Caudillo, los mismos que no tardarán en echar a Zapatero para que España vuelva a la normalidad.

Ésos, todos ésos, los que deberían defender la monarquía frente a nosotros republicanos, quieren que el Rey abdique, que se largue, que se vaya, porque les da la gana, porque sí, porque no les gusta quien manda y meten en el mismo saco a todo dios, porque les apetece el lío, la desestabilización y el caos con el fin de lograr sus objetivos en un país que a contracorriente intenta aprender a ser moderno, abierto y tolerante y donde al final acaba la izquierda cumpliendo a regañadientes el papel histórico que sus oponentes no quieren desempeñar, por irresponabilidad absoluta. 

Ciudadano Iesu

Un gesto admirable

18 jul

Yahoo noticias | 18/07/2008

Los Reyes visitan al ex-presidente Adolfo Suárez

Los Reyes visitan al ex-presidente Adolfo Suárez

 

Es la imagen que hoy aparece en todos los medios de comunicación y con la cual he desayunado mi biozumo de las mañanas. Me parece admirable el gesto de Juan Carlos y Sofía visitando a Adolfo Suárez y haciéndole entrega de un galardón aprobado por el Gobierno en junio del pasado año. Contemplar esa fotografía me relaja, me inspira, genera paz en mi interior. Transmite sinceridad, cariño, agradecimiento y afecto.

Admiro profundamente la figura política de Adolfo Suárez en la época de la transición y respeto su via crucis personal como duro ejemplo de lo que el ser humano es capaz de soportar.
 
Suele decirse que en aquellos años se dieron un cúmulo de circunstancias para que todo saliera bien. La sociedad española era ya una sociedad moderna, avanzada, deseosa de progresar y en nada apegda al pasado. El impulso de Juan Carlos como Rey de España, primordial, guste más o menos su posición en el juego. Y la serenidad y cordura con que actuaron la práctica totalidad de los partidos políticos, algo inaudito e irrepetible. Entre ellos, políticos de gran talla (no ocurrió lo mismo en la transición pre-autonómica de algunas Comunidades). Pero sobre todas esas circunstancias se mantuvo la figura de un líder discreto, valiente y abierto. Alguien que supo escuchar, abrir caminos y plasmarlos en realidades.
 
Mª Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del Gobierno, lo define como un hombre de coraje y de palabra …/… El tiempo siempre hace justicia con quienes hicieron tanto por cambiar la sociedad, que gobernó en momentos cruciales y muy frágiles. Más frágiles de lo que entonces parecía. Suárez hizo fácil lo dificil. Al final, al principio y siempre son los hombres y mujeres lo que cuentan, más que las ideas. Sin él, nada hubiera sido igual. Creo que la democrcia en nuestro país no hubiera sido completa, quizá hubiéramos vivido una democracia a plazos, por entregas y ralentizada, pienso que ésa era la idea. Aún con el Gobierno de Felipe González se vivieron intentos de retrotraer el régimen democrático a sus principios por los poderes fácticos, cada vez menos fácticos, para reiniciar su andadura por el buen camino. Aquellos nostálgicos disfrazados de políticos chaqueteros e interesados, los que obligaron a marcharse a Suárez por rojo peligroso y luego le veneraron falsamente.
 
Si difícil fue su tarea, más aún lo fue su peripecia vital, la lucha descarnada por la vida de quienes más amaba. No sé si hay estudios sobre ésto, pero debería haberlos. Es posible que sufrir te mantenga alerta o quizá te dañe el cerebro, el alma y el corazón. O ambas circunstancias a un tiempo.
 
Paradójico es reconocer que quien más tiene que contar no pueda siquiera recordar lo que ha vivido. No recordar es como no estar vivo. Pero lo está, como testigo mudo y sonriente.
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 147 seguidores