Tag Archives: capitalismo

La sociedad capitalista actual y la imagen

13 Sep

Sobre las Imágenes

Por Susan Sontag

Una sociedad capitalista requiere una cultura basada en imágenes. Necesita suministrar muchísimo entretenimiento con el objeto de estimular la compra y anestesiar las lesiones de clase, raza y sexo.

Y necesita reunir cantidades ilimitadas de información para poder explotar mejor los recursos naturales, incrementar la productividad, mantener el orden, hacer la guerra, dar trabajo a los burócratas. Las capacidades gemelas de la cámara, para subjetivizar la realidad y para objetivarla, sirven inmejorablemente a estas necesidades y las refuerzan. Las cámaras definen la realidad de las dos maneras esenciales para el funcionamiento de una sociedad industrial avanzada: como espectáculo (para las masas) y como objeto de vigilancia (para los gobernantes). La producción de imágenes también suministra una ideología dominante. El cambio social es reemplazado por cambios en las imágenes. La libertad para consumir una pluralidad de imágenes y mercancías se equipara con la libertad misma. La reducción de la opción política libre al consumo económico libre requiere la producción y el consumo ilimitado de imágenes.

Anuncios

Las falacias del capitalismo

1 Dic

Un libro recomendable para comprender mejor las trampas con las que el sistema nos engaña.

(Cliquea la imagen)

Dedicado a todos aquellos que no se rinden. A la resistencia de la humanidad contra el capitalismo o contra cualquier sistema alienante.

José López

joselopezsanchez.wordpress.com

Junio de 2009

José Luis Sampedro

16 Jun

Somos naturaleza. Poner al dinero como bien supremo nos conduce a la catástrofe

Interesantísima entrevista en la que Sampedro, con su lucidez habitual, nos proporciona claves para comprender el presente y pistas para entrever el posible futuro.

Un capitalismo más ‘humano’

6 Jun
Capitalismo y humanidad... ¿términos incompatibles?

Capitalismo y humanidad... ¿términos incompatibles?

Por Laura Di Marco Para LA NACION

El peligro frente a todo derrumbe económico es dejarse dominar por el peligro inmediato y olvidarse de aprovechar las grandes tendencias. De esta crisis surgirá un capitalismo mucho más humano, dice el economista y diplomático brasileño Rubens Ricupero en una entrevista con La Nacion en Buenos Aires. Vino al país para dar una conferencia en el marco del Capítulo Argentino del Club de Roma, organización que promueve un crecimiento sustentable para la humanidad.

Al referirse a la crisis económica mundial, Ricupero sostiene que esta vez América latina no es parte del problema, sino de la solución. Y añade que en el mediano plazo a la Argentina se le abrirán extraordinarias oportunidades frente a un mundo con escasez de alimentos y tierras fértiles. Y que el país debe aprovechar esa ventaja estratégica.

Reconocido diplomático, Ricupero ocupó la secretaría general de la Unctad (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo) durante casi diez años, de 1995 a 2004. Ese fue su último cargo oficial.

Como ministro de Economía de Brasil, cargo en el que sucedió a Fernando Henrique Cardoso, fue el artífice del Plan Real, el programa de estabilización económica lanzando en 1994. Testigo privilegiado de la historia reciente, hoy tiene 72 años y se declara entusiasmado con Barack Obama. En su extensa carrera diplomática, a lo largo de 40 años, se desempeñó como embajador de su país en los Estados Unidos y en Italia.

¿Qué cree que ha pasado en el mundo para que Estados Unidos tenga un presidente negro; Brasil, un obrero metalúrgico, y Chile y la Argentina, dos mujeres en el poder?

Los últimos cien años se dividen en dos mitades. Durante la primera mitad, tuvimos el auge de las ideologías absolutas, de tipo totalitario, tendientes a controlar la vida ciudadana, con una herencia de sufrimiento, genocidio y dolor. En los últimos 50 años, en cambio, hemos visto un progreso más gradual, lleno de avances y de retrocesos, pero dirigido por cuatro ideas fuerza: Los derechos humanos, que incluyen acabar con el racismo; la preocupación por el medio ambiente; la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, y la promoción de un desarrollo más equitativo. En cuanto a la elección de Obama, es una suerte para el mundo, y no sólo para los Estados Unidos.

¿Por qué cree que Obama es una suerte?

Porque, guste o no, Estados Unidos es un país clave, y Obama es un líder creativo, capaz de conectar la crisis financiera con el problema social y con el conflicto energético, vinculándolo, a su vez, con el cambio climático y, finalmente, con los conflictos internacionales que afronta Estados Unidos. Hay un peligro muy potente en toda debacle, que es concentrarse sólo en los daños inminentes y olvidarse de los ciclos largos. Obama, en cambio, está teniendo la inteligencia de interconectar todo, y justamente está siendo criticado por eso, por quienes consideran que sólo debería ocuparse del frente económico. En mi opinión, Obama está en lo correcto. Le explico: una de las razones de la crisis financiera es el aumento de la desigualdad. Los sueldos han estado estancados durante décadas en los Estados Unidos, y la gente ha tenido que endeudarse para seguir consumiendo. El sistema financiero, entonces, ha pasado de ocupar el 10 por ciento de la economía al 50 por ciento actual, en detrimento de la producción. Por otra parte, la causa de los grandes conflictos internacionales, en los países islámicos, encuentra su raíz en la pobreza, la ignorancia y en la frustración. Mientras Somalía o Sudán sigan miserables, seguirán siendo caldo de cultivo para nuevos terroristas.

¿Qué quiere decir cuando compara la crisis mundial con la luz de una luciérnaga?

Que es un hecho espectacular, pero rara vez marca una tendencia; un camino. Por ejemplo, hay una tendencia que desplaza el eje económico hacia China y la India, y eso no varía con la crisis. Si nos centramos en la agenda inminente, tenemos la crisis económica, el problema de Corea del Norte y la islamización de las amenazas. Pero si vamos a las grandes tendencias globales, siguen ahí los problemas de fondo: la explosión demográfica, la desigualdad, la consecuente demanda de alimentos. Causas, soluciones y oportunidades: todo interconectado.

¿Habrá más o menos capitalismo después de esta crisis?

¿De qué capitalismo hablamos? Porque hay muchos. Creo que lo que no funcionará más será el fundamentalismo de mercado. Pero el capitalismo, con el régimen democrático, puede encarnarse de distintas maneras. Roosevelt, creo yo, ha salvado al capitalismo norteamericano, pese a que el neoliberalismo lo deteste. Y Obama puede jugar el mismo papel, devolviéndole una función más humana. Obama puede terminar de construir la democracia social, completando la tarea que inició Lyndon Johnson cuando creó los derechos civiles. Ahora hay 50 millones de norteamericanos que carecen de toda protección sanitaria, si se enferman. Es una locura.

Hay quienes dicen que la Argentina y Brasil, igual que China o Sudáfrica, van salir antes y, además, fortalecidos de esta crisis. ¿Está de acuerdo?

Bueno, eso ya lo estamos experimentando. América del Sur ha sido menos afectada que Japón y los países europeos. Y aquí debemos tener en claro algo esencial: esta vez, nosotros no tuvimos la culpa, a diferencia de otras crisis que empezaban en las economías emergentes. Esta, en cambio, es una crisis refleja, importada. No hubo corridas financieras. No nos olvidemos de que muchos bancos norteamericanos han desaparecido. Esta vez, América del Sur no sólo no es parte del problema, sino que puede ser parte de la solución. Ninguno de nosotros le está pidiendo plata al Fondo. Ya sólo por eso, no estamos contribuyendo al agravamiento de la situación.

Pero la gente consume menos y éso genera recesión…

Sí, pero tenemos que ver la tendencia en el largo plazo. Nosotros somos una de las poquísimas oportunidades en materia de alimentos. En las próximas décadas, ¿quién va a tener alimentos para abastecer a una humanidad que pasará de los 6800 millones actuales a nueve o diez mil millones para 2050?

La Argentina siempre es mencionada por compradores potenciales de tierras, que buscarían garantizarse el suministro de alimentos en el futuro. ¿Eso es bueno o es malo?

Habrá que acompañar ese proceso con mucho cuidado. Arabia Saudita tiene millones de dólares para hacer inversiones en países con tierras disponibles. Pero lo importante es ver que este contexto ha llegado para quedarse y que la Argentina no debe contentarse con poco. La oportunidad está en la exportación de alimentos y de materias primas minerales. Pero a eso hay que agregarle valor con tecnología. Es mejor exportar alimentos preparados que granos.

El Mercosur parece estancado ¿alguna pista del motivo?

Creo que es por falta de imaginación. No se han armado, como en Europa, consorcios binacionales de inversión. También faltó una política de integración con los servicios, en muchos rubros, como los bancarios, consultorías, restaurantes, hotelería y turismo. De ambos lados, se han concentrado en ideas ilusorias, como un parlamento latinoamericano, que está bien, pero no resuelve la integración económica. Buenas ideas existen. Lo que falta es apoyo político, acompañamiento y creatividad.

RUBENS RICUPERO
Economista y diplomatico
Edad: 72 años. Nació en 1937, en San Pablo, Brasil.
Familia: Está casado con Marisa Parolari y tiene cuatro hijos.
Ricupero, hoy: Preside la fundación Armando Alvarez Penteado y dirige el Centro de Estudios Económicos Fernand Braudel.
Representante: Durante el gobierno de Alfonsín, defendió los intereses argentinos ante el Reino Unido, cuando las relaciones con Inglaterra estaban cortadas.

votar Un artículo que nos brinda Ciudadana Mónica

Ecología y Tercer Mundo

23 Ene
y1pt4proidr4oxfxhn__xk2j5qlckl4xj-t2zg1cbhd7hlql6zxweyfuyc4ok7lqqmd3rmkruruxfij8klhrpuikg

Fuente | Proyecto ARTE Y ECOLOGÍA

Durante muchos siglos, quienes habitaron los que ahora son llamados países en desarrollo o del tercer mundo, fueron absolutamente autosuficientes. No sólo eso, sino que fueron ricos. Ricos en su cultura, su biodiversidad, sus valores sociales y muchos otros aspectos no materiales y mucho más importantes que éstos.

En 1492, el Capitalismo descubrió América y a partir de ese momento muchas cosas cambiaron. Desde el azúcar y los espejitos de colores, hasta el maíz, la soja transgénica y los monocultivos forestales, Nuestra América ha sido obligada a transitar un arduo camino de degradación de sus recursos naturales y pauperización social.

Nuestras reservas de agua ya están siendo saqueadas al utilizarlas de modo no sustentable para los monocultivos de soja, por las deforestaciones de proporciones descomunales que se realizan de nuestros bosques nativos para suplantarlos por pinos y eucaliptos, árboles de crecimiento mucho mas rápido y que consumen grandes cantidades de agua. Este tipo de emprendimientos, no sólo generan degradación ambiental, sino que además, tienen como corolario la exclusión social de los pueblos originarios y todos los campesinos y pequeños productores que durante años, fueron el motor de la economía de toda la región.

Nuestros países deben replantearse el modelo de desarrollo que nos han impuesto hasta ahora y que nos ha conducido a esta crisis ambiental, económica y social que estamos viviendo.

Niños desnutridos en países exportadores de alimentos, miles de especies animales y vegetales extintas o al borde de la extinción, la mayor desigualdad social y la peor distribución de la pobreza de nuestra historia y la perspectiva de que día a día todo empeorará.

Más que algunos cambios

Félix Guattari sostiene que las perturbaciones ecológicas del medio ambiente sólo son la parte visible de un mal más profundo y más considerable, relativo a las maneras de vivir y de ser en sociedad sobre este planeta. Agrega además que debemos desarrollar prácticas específicas que tiendan a modificar y a reinventar formas de ser en el seno de la pareja, en el seno de la familia, del contexto urbano, del trabajo, etc.

Por éso, la protección del medio ambiente no debe estar sólo dirigida al control de la contaminación industrial, de la depredación a gran escala que sufren los bosques o las especies animales y vegetales; el futuro y el bienestar del género humano dependen también y fundamentalmente, del grado de concientización que la sociedad y el hombre común en particular, alcancen con respecto a la protección de su hábitat.

Las Naciones Unidas y el Fondo Mundial para la Naturaleza

Los principios fundamentales enunciados en Cuidar la Tierra – Estrategia para una Vida Sustentable (publicada en 1991), sostienen que para preservar el medio ambiente los países deben:

  • Respetar y cuidar la comunidad de los seres vivientes.
  • Mejorar la calidad de la vida humana.
  • Reducir al mínimo el agotamiento de los recursos no renovables.
  • Mantenerse dentro de la capacidad de carga de la Tierra.
  • Modificar las actitudes y las prácticas personales.
  • Facultar a las comunidades para que cuiden su medio ambiente.
  • Proporcionar un marco racional que, alentando el desarrollo, lo haga manteniendo los basamentos de la conservación.

Estos principios apuntan a modificar las conductas y a crear los instrumentos necesarios para hacerlas efectivas.

Ciudadana Mónica

Las siete vidas del capitalismo

8 Dic
A modo de introducción a lo que pretendo sea un jugoso debate, les dejo unas definiciones que hace poco realizó Eduardo Galeano, escritor y analista uruguayo con el que me siento muy identificada.

Una visión actual sobre el capitalismo

Eduardo Galeano, uno de los escritores uruguayos más reconocidos internacionalmente, aseguró que el capitalismo vivirá más de siete vidas y superará las catástrofes que desata, en gran medida por el desprestigio de los sistemas alternativos, como el socialismo y la socialdemocracia.

Galeano, autor de obras como Las venas abiertas de América latina y Las palabras andantes, hizo esas reflexiones en una entrevista publicada ayer por el diario La República de Montevideo.

Con frecuencia recibo convites para asistir al entierro del capitalismo. Bien sabemos que vivirá más de siete vidas este sistema que privatiza sus ganancias pero tiene la amabilidad de socializar sus pérdidas, y por si fuera poco nos convence de que eso es filantropía, sostuvo.

Según el célebre escritor uruguayo, el capitalismo se nutre del desprestigio de sus alternativas.

Palabras sin contenido

La palabra socialismo, por ejemplo, ha sido vaciada de significado, por la burocracia que la usó en nombre del pueblo y por la socialdemocracia que, en su nombre, modernizó el look del capitalismo, dijo Galeano. Este sistema se las está arreglando bastante bien para sobrevivir a las catástrofes que desata. No sabemos, en cambio, cuántas vidas podrá vivir su víctima principal, el planeta, exprimido hasta la última gota, dijo.

Sobre China, opinó que aplica una dictadura política, al viejo estilo comunista, con una economía al servicio del mercado capitalista. China puede proporcionar baratísima mano de obra a empresas como Wal Mart, que prohíbe los sindicatos, afirmó.

Fuente: La Capital

Ciudadana Mónica