Archivos por Etiqueta: Abuelas de Plaza de Mayo

Carta abierta a Cristina

3 sep

No soy, Cristina, de las personas que acusaron a tu gobierno por la lucha a favor de los derechos humanos. Hoy, al final de esta carta, puedo firmar con mi verdadero nombre, justamente, gracias a un pueblo, a un país y a las Abuelas que en algún momento decidieron ir a buscar la verdad y la justicia. Yo soy el emergente de ello. Y estoy orgullosa de haberlo conseguido.

Tampoco soy, Cristina, de las personas que te culparon por “revanchismo” o “venganza”. Nunca lo fui. Sí soy, desde mi militancia e historia, una luchadora por los derechos humanos de todos y todas: de los que se violaron en la última dictadura y también de los que hoy, en todo nuestro país, se violan todos los días.

Nunca voté por las leyes del perdón, apenas tenía unos 10 años cuando se sancionaron. Pero desde que tuve noción de lo que significaron, me indignaron y me impulsaron a militar en Libres del Sur, la organización política a la que pertenezco desde hace 15 años. Militamos por la verdad, la justicia y la memoria de aquellos que dieron todo, hasta su vida, por el país que muchos soñamos. Y lejos estamos de ser una corporación empresarial.

Aclaro estos dos últimos aspectos porque vos afirmás que los que hoy criticamos el ascenso a Teniente General de César Milani, jefe militar al frente del Ejército, son “los mismos que sancionaron las leyes de obediencia debida y punto final” o corresponden a “intereses empresariales a los que no les importan ni las víctimas ni los derechos humanos”.

Sigue leyendo

Repudio y pedido de verdad

18 oct

El documento entregado a la Conferencia Episcopal exige que repudien las declaraciones de Videla y le nieguen la comunión, asuman sus responsabilidades personales y ordenen a los capellanes militares decir la verdad.

Por Washington Uranga para Página | 12

La Conferencia Episcopal Argentina recibió un pedido de condena pública de la jerarquía católica a las declaraciones del ex dictador Jorge Rafael Videla. El documento tiene el respaldo de 350 cristianos, en su gran mayoría laicos, integrantes de organismos de derechos humanos, trabajadores, intelectuales, periodistas, docentes y miembros de comunidades de base.

Las declaraciones del genocida fueron realizadas a la revista española Cambio 16 y al periodista Ceferino Reato y son una admisión de responsabilidad en el terrorismo de Estado, además de un reconocimiento de la complicidad de la institución eclesiástica y de los obispos con la dictadura. Se solicita también que se lo prive de participar en la eucaristía hasta tanto exprese su arrepentimiento por los delitos cometidos y su voluntad de reparar los daños causados. El texto está dirigido a todos los niveles de la Conferencia Episcopal en la persona de su presidente, el arzobispo de Santa Fe José María Arancedo, y fue entregado por el promotor de la iniciativa, el escribano Hernán Patiño Meyer.

El documento señala que “esta inédita situación de reconocimiento criminal por un lado y de señalamiento de corresponsabilidades eclesiásticas por otro, constituye sin duda un escándalo que por su magnitud reclama de parte de quienes nos sentimos miembros de la misma comunidad de creyentes y ante el incomprensible silencio de los obispos, una reacción impostergable”. Pide que además de la “condena categórica” a las manifestaciones de Videla se actúe mediante “la negación de su acceso a la eucaristía hasta tanto no se produzcan las condiciones previstas para concederle el sacramento de la reconciliación, que no son otras que el arrepentimiento, el reconocimiento de los pecados cometidos y la voluntad de reparar sus consecuencias”. Sigue leyendo

La tranquilidad que da la certeza

27 may

Roque Orlando Montenegro desapareció el 13 de febrero de 1976. Su cuerpo fue encontrado en mayo de ese año en las costas uruguayas y enterrado como NN en Colonia. Recientemente sus restos fueron oficialmente reconocidos por la justicia, y su hija puede sentir la paz del reencuentro.

Victoria Montenegro, hija de desaparecidos y nieta recuperada por las Abuelas de Plaza de Mayo, calificó como “milagrosa” la identificación de los restos de su padre.

Imagen | El Patagónico

Nota | Ailín Bullentini para Página|12

Causa ESMA | Alegato de abuelas de Plaza de Mayo

6 jun

La maternidad clandestina

Carolina Varsky, del Centro de Estudios Legales y Sociales, pidió que el fallo reconozca por primera vez que en la Escuela de la Armada funcionó una maternidad clandestina. Hicieron eje en el abuso a las mujeres secuestradas.

Por Alejandra Dandan para Página|12
El desmenuzamiento y rearmado de la intrincada organización de la Armada a la luz de las nuevas pruebas, el rol de la Escuela de Mecánica como centro clandestino y estructura burocrática de la represión fueron ejes que abordó el Centro de Estudios Legales y Sociales como cabeza de querella en la primera jornada de alegatos pronunciados ayer en el juicio oral por los crímenes en la ESMA. El CELS incluyó además un pedido para que el Tribunal Oral Federal 5 reconozca en su fallo, y por primera vez judicialmente, la maternidad clandestina en la ESMA. Pidió además la apertura de una investigación autónoma por los delitos de violencia de género y compuso un cuadro estremecedor con la presencia de los hijos secuestrados con sus padres en el centro de exterminio y usados como herramienta de coerción.

Cada alegato reúne el cúmulo de pruebas del juicio y la lectura final compone de un modo nuevo cada circuito. El CELS alegó en representación también de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Abuelas y, entre otros, de Lilia Ferreyra, la compañera de Rodolfo Walsh. La abogada Carolina Varsky dio por acreditada la responsabilidad de los 18 procesados por delitos de lesa humanidad, celebró “el tramo final de un juicio sin dudas histórico”, pero acentuó que a la Justicia argentina le falta un largo camino: “Llega demasiado tarde para muchas víctimas y sus familiares que murieron sin poder alcanzarla”.

Uno de los aportes de la reconstrucción de la ESMA –con un andamiaje todavía enmarañado por la lógica clandestina, la destrucción de información y los falsos relatos de los imputados– se hizo a partir del cruce de reglamentos, documentos y después de limpiar las declaraciones de los imputados. Eso permitió empezar a construir tal vez hipótesis finales. (…)

Agustín Chit, en representación de Abuelas de Plaza de Mayo, fue quien pidió el reconocimiento de la maternidad clandestina que funcionó como tal en el Casino de Oficiales. “El objetivo principal –dijo– fue garantizar que las mujeres cautivas en estado de gravidez llegaran a término y dieran a luz a sus hijos, para luego separarlos de sus madres y entregarlos a terceros, sustituyendo así sus identidades.”

También él a la luz de los datos del juicio rearmó el funcionamiento del lugar: por la maternidad también llamada “Sardá por izquierda” o “la Sardá de Chamorro”, dijo, pasaron embarazadas de la ESMA y de otros centros; con controles compartidos con miembros del centro de proveniencia y niños que en general eran entregados a las Armas de origen. Hubo una primera etapa con embarazadas alojadas en “capucha” con grilletes, esposas y capuchas a pesar del estado de gravidez. Y una segunda desde 1977 con partos en “la pieza de las embarazadas” y atención diferencial, como recibir una fruta en medio del horror. En ese momento, hubo médicos designados y enfermeros: entre otros Jorge Luis Magnacco, jefe del servicio de Ginecología; Carlos Octavio Capdevilla, Rogelio José Martínez Pizarro.

Niños en cautiverio

El alegato se detuvo especialmente en los niños secuestrados con sus padres. Utilizados como “objeto de coerción durante las sesiones de tortura a las que fueron sometidos sus padres”, dijo Carolina Varsky. Entre otros recordó a Ana María Martí, secuestrada con sus hijos de 6 y 8 años: “Me decían que era una mala madre, que era mi culpa. Prácticamente perdí la razón, mis compañeros de la pecera trataban de controlarme”. Ella fue quien pidió por ellos al coronel Roualdes: “¡Le imploré que no mataran a mis hijos!” Cuando volvió a verlos: “Estaban muy mal, flaquitos, desesperados”. Otro caso simbólico es de Carlos Gregorio Lorkipanidse. Durante la tortura, Azic le arrancó el bebé a su mujer que estaba en el cuarto de al lado. Entró a la habitación donde estaba él y le dijo: “Si no cantás, le vamos a reventar la cabeza contra el piso”. Puso al niño sobre el pecho y pasaron corriente eléctrica: “El bebé llora y dura varios minutos. Y escucho que Liliana grita: ‘Con el bebé no, hijos de puta’”.

Violencia de género

Como en otros juicios orales y como lo hicieron otras querellas en la ESMA, el CELS pidió que se separen las declaraciones de violencia de género para impulsar una investigación como delito autónomo. “Los delitos contra la integridad sexual configuraron una más de las prácticas aberrantes a las que fueron sometidos la gran mayoría de los detenidos y detenidas”, dijo Varsky. En la ESMA, las agresiones de índole sexual fueron sistemáticas, dijo. Pese a que ninguna de las víctimas de este tramo del juicio denunció ser sexualmente abusada, lo hicieron las y los sobrevivientes que declararon como testigos. Varsky habló de las particularidades de ser mujer en la ESMA: la esclavitud sexual; las obligadas a mantener relaciones sexuales estables con los oficiales de la UT 3.3.2; los abusos sexuales sobre la vulnerabilidad psíquica y mental de la víctima y la idea de “feminizar a las víctimas como señoras” en el proceso de resocialización. “Siguiendo a Catherine McKinnon en Are Women Human? –explicó–, podemos decir que la violencia sexual y su máxima expresión, la violación sexual sistemática, no sólo inflige un daño físico y mental severo sino que, por ser sistemática e impuesta como una condición de vida, es destructiva.”

Victoria

28 abr

Una víctima más que recuperó su identidad

Cuando uno lee que gracias a la larga gestión de colectivos como Abuelas e H.I.J.O.S se logra ubicar y comprobar la identidad de algún otro nieto recuperado, algún otro joven que creció con su verdadera identidad ocultada a lo largo de toda su vida, viviendo en medio de una realidad construida sobre crueles mentiras, no logra imaginar en plenitud cuál debe ser el horror que significa un día descubrir que todo lo que se había dado por cierto es mentira, que todo el mundo que lo rodeaba se desmorona de repente dejando por fin al descubierto la terrible verdad: lo que creían eran su verdadera identidad e historia, eran ficticias y quienes hasta entonces eran considerados familia resultaron ser en realidad sus apropiadores. Un infierno inimaginable que sólo comprenden en su verdadera magnitud las propias víctimas.

Dejo al pie el enlace para escuchar el testimonio de una de ellas, Victoria Montenegro, reporteada por Víctor Hugo Morales en radio Continental. La joven acaba de dar testimonio en Tribunales sobre lo que debió enfrentar: quien pensaba era su amado progenitor era en realidad su apropiador y -por si fuera poco- asesino de sus verdaderos padres. Al escucharla, cada quien podrá acercarse un poco más a lo que se vivió en la Argentina por tantos años.

Continental | Archivo de Audio

Aún quedan por recuperar 400 nietos apropiados, hijos de padres desaparecidos.

Noticias relacionadas

El Argentino.com

Página|12

Identificaron a la nieta número 103

8 abr

Anuncian la identificación de una nueva hija de desaparecidos, nacida en cautiverio y apropiada ilegalmente durante la última dictadura, la número 103.

Se trata de la hija de Cecilia Beatriz Barral y Ricardo Horacio Klotzman, desaparecidos el 2 de agosto de 1976 en la ciudad de Rosario, quien se negaba a realizarse los exámenes genéticos hasta que la Justicia ordenó la extracción y este martes informó el resultado a las partes.

El caso de esta nieta llevaba varios años de tramitación en la justicia federal: Abuelas se constituyó como querellante para que el ADN de la joven pudiera ser analizado por el personal del Banco Nacional de Datos Genéticos “y no por el Cuerpo Médico Forense, tal como había solicitado la defensa” y también que pueda ser cruzado con todos los grupos familiares que se encuentran en el banco.

“El 20 de marzo último se empezó a hacer la comparación que dio el feliz resultado de que es una de nuestras nietas. Ahora la joven puede reencontrarse con su familia biológica y con su hermana, que la buscaron desde siempre junto con Abuelas, y así, con su verdad y su historia, desandar el camino hacia su real identidad”, indicaron las Abuelas en un comunicado.

Sigue leyendo

Contrastes

14 jun

Estuve un rato largo escuchando absorto a Estela de Carlotto (Abuelas de Plaza de Mayo) en uno de los programas informativos y de debate nocturnos que nos ofrece la nueva televisión. Habló de dramas humanos de embergadura -incluido el suyo- con la paz y serenidad que otorga el cumplimiento del imperativo categórico kantiano (obra con la convicción de que tus actos pudieran convertirse en ley moral). Zapeando me adentro a ratos en el lado oscuro, me tapo un poco los ojos, bajo el volumen para no asustarme demasiado y les atiendo también a los otros con sus cosas, un poco cada noche. En la alternancia de ambas emisiones me pareció ese día presenciar (sin coincidir los temas) un diálogo sordo, imposible y cruel entre torturados y torturadores, qué miedo. La democracia es generosa para dar voz a quienes desearían el silencio de los corderos. Las palabras no se las lleva el viento, quedan en nuestra mente. En el corazón, el horror de conocer algunas cosas.

Ya son ciento uno los nietos recuperados

24 feb

Esperar duele. Olvidar duele. Pero el peor de los sufrimientos es no saber qué decisión tomar | PAULO COELHO

Recuperando su identidad

El nieto ciento uno recuperado por Abuelas de Plaza de Mayo se reencontró con su identidad

Festejando con Abuelas

Francisco Madariaga Quintela es el hijo biológico del actual secretario de Abuelas y vivió treinta y dos años con su apropiador, el capitán retirado del Ejército Víctor Alejandro Gallo

La emoción de un padre
La emoción de un padre

[leer más]

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 147 seguidores