Earth Ships en el Fin del mundo

25 Mar

Las Earth Ships, su término en inglés, son casas fabricadas con basura reciclada y están pensadas para funcionar en forma sustentable. El principal material son neumáticos rellenos de tierra que le dan forman a las paredes. Es un sistema que permite utilizar la masa termal interior para mantener una temperatura confortable. Las casas cuentan con sistemas de reutilización integral de agua y de tratamientos cloacales. Mike Reynolds y su compañía, Earthship Biotecture of Taos, viajan por distintos lugares del mundo para construirlas y así continuar lo que inició en 1978 junto a su familia en Nueva México donde comenzó la construcción de un poblado con la marca Reynolds que luego se convirtió en una comunidad.

Desde el 6 de enero, y hasta los primeros días de febrero, el estadounidense y ocho integrantes de su equipo estuvieron en Tierra del Fuego. Allí llegaron por intermedio del municipio de Ushuaia y a través de la cantante Elena Roger y el actor Mariano Torre -ambos integrantes de la ONG Grupo Naturaleza Aplicada a la Tecnología-. Allí, además de darle forma a la Nave Tierra bautizada como Tol-Haru, que funcionará como un centro de exposiciones, Reynolds realizó una academia teórica y práctica con 50 alumnos de todo el mundo que fueron seleccionados por el arquitecto. El grupo recibió una capacitación intensiva sobre la metodología y la técnica de este concepto ecológico para profundizar el desarrollo de la construcción autosustentable. Entre los asistentes estuvieron dos jóvenes Qom argentinos que intentarán replicar el modelo dentro de su propia comunidad.

Para la fabricación de Tol-Haru el programa Ushuaia Recicla aportó 330 neumáticos, 3000 latas de aluminio, 5000 botellas de plástico y 3000 de vidrio. Como todas las Earth Ships tiene su propio sistema de ventilación y está diseñada para potenciar los recursos naturales disponibles. Por ejemplo, las ventanas dispuestas de cara al sol asimilan mejor la luz y el calor. La construcción, en forma de herradura, maximiza la iluminación natural. Los densos muros interiores, de neumáticos rellenos de tierra, proporcionan una masa termal que regula y aisla la temperatura cálida interior o fría exterior. Los muros interiores fueron fabricados de una estructura de latas unidas con estuco.

Tanto ésta como todas las Naves Tierra tienen capacidad de producir su propia electricidad a través de energía fotovoltaica y eólica que se almacena en baterías. Así las casas pueden contar con varias fuentes de energía, incluyendo la red de Internet.

El aprovechamiento del agua de lluvia y las aguas grises son principios básicos de estas construcciones. Los desechos orgánicos del inodoro reciben un tratamiento a través de un sistema de filtros y el agua es reutilizada en los invernaderos donde las plantas ornamentales y comestibles reciben todas las necesidades de nutrientes, humedad y calor. Ocurre lo mismo con el agua utilizada en la ducha. La lluvia y la nieve se depositan en cisternas y luego de ser depurada se utiliza para consumo personal.

Una de las casas sustentables que construyó el equipo de Reynolds.  Foto:  LA NACION  / Gentileza fundación Michael Reynolds

Una de las casas sustentables que construyó el equipo de Reynolds.  Foto:  LA NACION  / Gentileza fundación Michael Reynolds

Una de las casas sustentables que construyó el equipo de Reynolds.  Foto:  LA NACION  / Gentileza fundación Michael Reynolds

Los diseños de los ambientes son muy variados y a gusto de la persona que habitará las viviendas.  Foto:  LA NACION  / Gentileza fundación Michael Reynolds
Cientos de botellas se utilizan para construir las Nave Tierra y, además, como elemento decorativo.  Foto:  LA NACION  / Gentileza fundación Michael Reynolds

Fuente | La Nación

4 comentarios to “Earth Ships en el Fin del mundo”

  1. Asistente Virtual 25 marzo, 2014 a 3:11 pm #

    Bitacoras.com

  2. Mónica Frau 25 marzo, 2014 a 3:31 pm #

    Además de las cuestiones técnicas y ecológicas, en cuanto al aspecto estético y salvando las distancias, me recuerda al organicismo de Gaudí.

    • Jesús V. Ferrer 27 marzo, 2014 a 2:07 pm #

      Sí, iba a decírtelo, evoca un poco ese estilo. También me recuerda las construcciones medioambientales en las cuevas de Lanzarote (Canarias) de César Manrique:

      “…/…pintor, escultor, arquitecto y artista español originario de la isla de Lanzarote. Compaginó su obra con la defensa de los valores medioambientales de Canarias. Buscó la armonía entre el arte y la naturaleza como espacio creativo. Obtuvo, entre otros, el Premio Mundial de Ecología y Turismo y el Premio Europa Nostra.”

      Fundación César Manrique

      • Mónica Frau 27 marzo, 2014 a 5:04 pm #

        A él no lo conocía! …Voy a curiosear!
        =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: