España y Chávez: la historia no nos absolverá

7 Mar

Por Pascual Serrano para @eldiarioes

Los trece años de presidencia de Hugo Chávez en Venezuela y el desarrollo de la revolución bolivariana pasarán a la historia como el mayor fenómeno político mundial del que más cosas han contado los medios de comunicación para, paradójicamente, desinformar de la realidad. Comencemos por las odiosas comparaciones.

Mientras en España votábamos a gobiernos que han llevado a un 21,1% de la población por debajo del umbral de pobreza y disparaban un 45% la pobreza infantil, el Hugo Chávez estigmatizado en nuestros medios reducía la pobreza de Venezuela un 44%, según datos de la CEPAL, lo que suponía que cinco millones de venezolanos dejaron de ser pobres.

[Seguir leyendo]

7 comentarios to “España y Chávez: la historia no nos absolverá”

  1. Mónica Frau 7 marzo, 2013 a 1:56 pm #

    Con todo mi respeto por la libre disidencia, creo que lo que se dice de Chávez en este artículo es incompleto. Entiendo que se quiera poner el énfasis en el accionar en pro de las necesidades sociales de la gente y se compare con la realidad política española que -en definitiva- es lo que sí se conoce y padece por allí.

    Si bien no vivo en Venezuela, me animo a opinar a través de los comentarios de gente que sí está radicada allí, y lo que cuentan me hace tener de este señor la peor de las imágenes. Para mí ha sido un dictador. Un gobernante autoritario y absolutista que concentró en su persona todo el poder que el pueblo depositó en él y lo ha ejercido a capricho y sin respeto por el disenso. Es cierto que ha construido muchas viviendas sociales, pero también es cierto que también ha pisoteado los legítimos derechos de otros sectores. Es cierto que ha llevado la presencia del Estado hasta los sectores antes marginales, pero también es cierto que lo ha hecho con el objetivo de militarizar en su favor a las masas que le rinden culto como si de un dios se tratara, repartiendo entre sus facciones el poder que conspira contra quienes no piensan igual. Además, el nivel de delincuencia e inseguridad es el más alto de la historia. La impunidad con las que se mueven estos grupos afines con el poder implica que son dueños de apropiarse de cualquier bien ajeno, con el sólo gesto de invocar que se lo hace para el pueblo.

    Sé de casos concretos de personas que tenían una pequeña casa de fin de semana en la costa y sin poder hacer o decir nada, han visto como intrusos se han instalado en ella invocando su estado de necesidad, llegando incluso al punto de repeler al propietario a punta de pistola, y no existe ninguna apelación que el dueño legítimo pueda ejercer. Esto te da la pauta que la ley no existe, que sólo valen las instrumentaciones que respondan a los fines populistas de mantener contentos a quienes luego les votan. El caso del gran shopping de Caracas que estaba por ser inaugurado y del que el presidente – de improviso- se apropió para luego demagógicamente entregarlo a la gente “para que lo habiten” (sin tener instalaciones adecuadas, simplemente viven apiñados, como en una villa de emergencia, pero dentro de instalaciones modernas destinadas originalmente a la recreación y al comercio) es sumamente conocido y no negado por el propio oficialismo.

    Un dato que no me parece menor es la actitud del propio Chávez ante las demostraciones masivas de fidelidad y endiosamiento hacia su persona: las gigantografías, las estatuas, los murales callejeros, los cánticos, los himnos, el merchandisin creado a partir de la figura presidencial nos habla a las claras de que se trata de alguien que no sólo aceptaba, sino que en todo incentivaba el endiosamiento de su persona. De haberse tratado de un personaje que no buscara elevarse por encima de sus representados, manteniéndose como parte del pueblo que dice representar, no hubiera aceptado semejante ensalzamiento. Comparémoslo con Pepe Mujica, por ejemplo, un hombre de izquierda, presidente electo y comprometido con la ética que predica, sencillo al extremo de salir él mismo a comprar una tapa para reparar el inodoro de su casa! En mi concepto, la figura de Chávez concuerda con la imagen que tengo de dictadores y gobernantes autoritarios, y no lo excusa el hecho de estar legítimamente respaldado por el voto popular. Se me ocurre que en aquel test ideológico graficado en entradas anteriores en esta misma Agenda, el nombre del hoy desaparecido líder venezolano se ubicaría bien pegadito a ese Stalin, que se luce en el cuadro de “absolutismos de izquierda”.

    En fin, habría mucho para debatir, y en estos temas en que populismo y demagogia se confunden con progresismo y revolución social, lo más peligroso es que, banderas legítimas como el derecho de los oprimidos, serán luego pisoteadas y denostadas por el revanchismo que luego -inevitablemente- llegará de mano de los que hoy han sido injustamente desposeídos e ignorados.

    Un abrazo.

    • Jesús V. Ferrer 7 marzo, 2013 a 7:23 pm #

      Tomo buena nota de cuanto explicas, Mónica; me interesa mucho tu opinión, sobre todo por ser más cercana. Ese es uno de los problemas para nosotros: la lejanía en los asuntos se traduce a menudo en desconocimiento. Me resulta difícil opinar sobre este tema, me ocurre cuando no estoy seguro de lo que digo (aunque nunca lo estoy, en cualquier caso y espero seguir así, pues la duda es el principio de todo conocimiento).

      Lo que sé, lo que siento.

      No tengo la seguridad, hoy, ahora mismo, de estar viviendo en una sociedad plenamente democrática en mi país, o en esta Europa que nos han construido a golpe de talonario, la Europa de la insolidaridad y la injusticia (oh, qué barbaridad, pensarán algunos), de la represión social, de la involución vestida de realismo histórico. No puedo sentirme representado por un gobierno que ha delegado el poder del pueblo en manos de quienes lo están sometiendo a una torutura increíble, no reconozco a los que nos roban, nos expolian, a quienes saquean los caudales publicos, a quienes venden el país trozo a trozo, a los que marginan a los inmigrantes y les deniegan la asistencia sanitaria, a los que venden hospitales y cierran centros de salud, a los que que permiten que la gente muera de hambre o de vergüenza o se lanze por la ventana antes de que la policía les eche de sus casas por retrasar un mes el pago de su alquiler. No pudeo admitir que las entidades bancarias manejen nuestro dinero, el que ganamos y generamos con el sudor de nuestra frente para hacer negocios oscuros, ilegales, alegales, indecentes, escandalosos, a los que se llevan la pasta fuera de España por no tributar, a quienes amañan contratos con las administraciones públicas para aumentar sus fortunas hasta extremos infinitos mientras crece la precariedad y el desempleo, a los que permiten que eso ocurra y se benefician doblemente desde el poder o sus aledaños. No puedo tolerar que para solucionar todos los problemas que ellos mismos han creado se abaraten despidos, se minoren salarios, se rebajen pensiones mileuristas, se ponga en jaque la sanidad, se juegue con la educación de nuestros hijos, se denieguen ayudas a discapacitados o se cierren centros geriátricos. Lloro de vergüenza viendo a nuestros mayores salir en silla de ruedas de sus habitaciones y aguantar el tipo en plena calle con una pancarta en la mano junto a sus cuidadores demandando ayuda para seguir viviendo dignamente. No admito que los diferentes partidos politicos, salvo excepciones, sean cómplices y coautores de dichas medidas, de esta propia situación caótica; no tolero que hasta las instancias más altas del poder, como es el judicial o la jefatura del Estado, estén relacionadas en parte con esta pesadilla. Que se nos quiera hacer creer que todo este infierno es por nuestro bien, porque lo dicen unos señores muy listos que son expertos en estas pequeñas cosas de la vida de las que el resto no entendemos nada y que desde sus puestos públicos, donde nosotros les colocamos para servirnos, obedezcan ciegamente la tiranía atroz de los poderosos.

      No sé si estoy viviendo en democracia. ¡Oh, no, cuanto digo no es más que populismo! Me indigno, me indigno sobremanera por el desprecio generalizado ante cualquier movilización social, por la incertidumbre de la ciudadanía traducida en miedo, en un miedo inoperante y cobarde: la cobardía del que teme perderlo todo o quizá del que aspira a ganarlo de la misma manera que ellos; la cobardía de cuantos no saben o no quieren defender su propia dignidad, la dignidad humana, en fin.

      Me asombra aún más lo preocupadísimo que está el mundo entero por un hecho tan pequeñito e insignificante como es la muerte de un gobernante, un goberante democrático, que quede bien claro. Qué temen quienes se preocupan tanto, si no pasa nada, amiguitos, ha sido sólo una pequeña anécdota en la historia, en vuestra historia, un contratiempo no previsto surgido en medio de la maraña de hipocresía generalizada. Que no se preocupen tanto, que pronto volverá todo a la normalidad. Pronto volverán a hacer sus negocios con las petrolíferas, a expoliar a los pobres de sus casas, como es su obligación, por ser pobres en lugar de emprendedores. Volverán a ser amigos de los amos del mundo y los amos del mundo les pisarán la cabeza como antes y no harán otra cosa que callar. Ya pronto volverá la normalidad, ya pronto. Que no se preocupen, hombre, que no se preocupen.

      Ha sido un lapsus. Sólo eso. Ser pobre y gritarlo a los cuatro vientos es muy vulgar.

      (Un abrazo, Mónica. Gracias por tu tiempo en preparar esta pequeña colaboración apresurada. Me tranquliza tenerte de contrapeso racional; yo a veces soy víscera pura, pero me encanta cuando me siento así… estoy vivo, estoy vivo. Sí, aún soy yo).

  2. Mónica Frau 7 marzo, 2013 a 7:33 pm #

    Jejeje, Jesús, me hace bien sentirte así, tan apasionado y tan vivo, pero a la vez, reafirmando con convicción tus propias certezas -pese a a aclarar en un primer momento que te agobia la falta de certezas-.

    Un abrazo fuerte.

  3. Mónica Frau 8 marzo, 2013 a 1:45 pm #

    Como era de suponer, la muerte de Chávez será utilizada para aumentar su mito: no sólo será embalsamado su cadáver, sino que se construirá en su honor un museo monumental donde será exhibido. El mismo estará ubicado donde comenzó el golpe de Estado -no nos olvidemos que se inició políticamente como golpista- en el que participó.

    Construirán un museo para exhibir a Chávez embalsamado

    • Mónica Frau 8 marzo, 2013 a 1:47 pm #

      Corrijo el dato anterior: el museo de la “revolución bolivariana” ya había comenzado a construirse en vida del líder; ahora apresuran las obras para terminarlo y exhibir allí su cadáver momificado.

      • Mónica Frau 8 marzo, 2013 a 1:52 pm #

        Recordemos que aquel intento de Golpe de Estado fue organizado contra el presidente constitucional Carlos Andrés Pérez, entre los cuatro que comandaron esta maniobra, se encontraba Chávez, por entonces, teniente coronel.

        Golpe de Estado de febrero de 1992 en Venezuela

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 7 marzo, 2013

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Por Pascual Serrano para @eldiarioes Los trece años de presidencia de Hugo Chávez en Venezuela y el desarrollo de la revolución bolivariana pasarán a la historia como el mayor fenómeno político mundial del que más cosas han c…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: