YPF | Futuro incierto

24 Abr

El petróleo argentino
Enrique Carlos Alberto Mosconi nació el 21 de febrero de 1877. Fue un militar e ingeniero argentino, conocido principalmente por haber sido pionero en la organización de la exploración y explotación de petróleo en Argentina. Fue el ideólogo y primer director de los Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF).

Últimamente y a raíz de la decisión del actual gobierno argentino de nacionalizar el 51% del capital de la empresa petrolera argentina YPF -que hasta el momento y desde 1992 estaba en manos de la española Repsol- se ha generado un conflicto entre España y Argentina que amenaza con dilatarse más aún.

El motivo principal que aduce el gobierno argentino para justificar este replanteamiento en cuanto al manejo de la empresa, es el estado de desinversión sostenido al que se ha venido sometiendo a YPF, situación que contradice el compromiso asumido por Repsol en el momento de tomar el control mayoritario de los capitales y que ha venido provocando un marcado desabastecimiento de combustible en un país que pasó -en pocos años- de ser exportador a tener que importar la mayor parte del petróleo que consume.

Para comprender -al menos en su generalidad- la historia del proceso de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, me limito a enlazar a la siempre útil Wikipedia. Allí aparecen resumidas las distintas etapas  que transitó la empresa -desde sus comienzos, en 1907- según las distintas políticas económicas que se fueron aplicando durante los sucesivos gobiernos nacionales. Como se observará, una empresa que nació como emblema de la industria nacional independiente, pasó a ser privatizada durante el gobierno de Carlos Menem, como parte de la reestructuración (léase achicamiento y saqueo) del Estado, que aplicó siguiendo las directivas e intereses de los grandes grupos multinacionales y que gradualmente fuera determinando la catastrófica crisis económica del 2001. Por aquel entonces, cuando el partido oficialista -justicialista- decidía sin oposición significativa los destinos del país, tanto Néstor Kirchner -por ese entonces gobernador justicialista de la provincia (petrolera) de Santa Cruz-, como su esposa, Cristina Kirchner -diputada por su provincia- fueron impulsores desde la legislatura y el ejecutivo santacruceño, de La Ley de Federalización de los hidrocarburos y la consecuente privatización de YPF.

Hoy, en un marco histórico diferente y al frente de un gobierno nacional que se asume como nacional y popular -con evidente incoherencia ideológica y logística- la misma persona que contribuyó a que una empresa nacional del calibre y naturaleza de YPF -fundamental para la soberanía de un país- pasara a manos privadas, decide volver a nacionalizarla. Desde los distintos sectores políticos argentinos -salvo muy puntuales excepciones- se celebra la decisión y se espera poder debatir la forma y estrategia que se llevará adelante de ahora en más en cuanto a política energética, aunque, basándonos en la experiencia y la manera autónoma e inconsulta con que se viene actuando en el gobierno kirchnerista, se teme que se siga transitando sin un plan estratégico global para el tema energético, elemento indispensable a la hora de definir no sólo las características de la nueva YPF -y sus subsidiarias- sino la estructura administradora que conducirá su destino.

(Tan sólo con ver quiénes son los que CK ha colocado al frente de la intervención de YPF, me asaltan grandes temores al respecto!)

Algunas consideraciones adicionales al tema de YPF, su privatización y posterior expropiación:

La primera, recordar que en su momento, cuando en 1999 el estado argentino acuerda vender a Repsol el 14, 99% de las acciones de la empresa -la transacción le costó a la petrolera española 13.437 millones de euros- Repsol pasa a ocupar el octavo puesto dentro del ranking de petroleras. Habiendo comenzando como empresa estatal, a partir de 1985, Aznar la privatiza, quedando luego en manos de sectores ligados al antiguo régimen franquista, pasando a ser un conglomerado industrial y financiero en el que intervienen La Caixa, BBVA, Citibank y Chase Manhattan Bank. Durante los 90 -período de franca expansión europea sobre América latina- Repsol apareció amparada por un cuerpo diplomático de España, que presionó para que se privatizara YPF.

Segunda consideración: En diciembre de 2007 (mandato Néstor Kirchner), el Grupo Petersen, conglomerado argentino de empresas al mando de Enrique Eskenazi, compró el 14,9% de YPF S.A, pasando al año siguiente a tener un 15,46%. El 4 de mayo del 2011 aumentó su participación accionaria en la compañía en un 10%. Para el 31 de diciembre de 2011 el Grupo Petersen poseía el 25,46% de YPF. Este grupo -abiertamente cercano al gobierno kirchnerista- consigue que Repsol acceda a que su participación en YPF no implique NINGÚN DESEMBOLSO FINANCIERO, sino que los aportes de capital surgirían de los propios beneficios empresariales!, de ese modo Repsol se aseguraba tener fluida conexión con el gobierno de NK y CK (sucesivamente) a través de su hoy ex CEO.

Un detalle para no olvidar: a la hora de señalar contradicciones en las idas y vueltas en cuanto a las políticas de defensa de la soberanía energética de un país, no se puede dejar de mencionar el encendido discurso del actual presidente español Mariano Rajoy, cuando en el 2008 se opuso a la privatización de Repsol aludiendo a la imperiosa necesidad de defender sus hidrocarburos: Nuestro petróleo, nuestro gas y nuestra energía no se pueden poner en manos de una empresa rusa porque eso nos convertiría en un país de quinta división, a lo que el entonces presidente Rodríguez Zapatero le contestó tajante: España no tiene gas ni petróleo.

Anuncios

9 comentarios to “YPF | Futuro incierto”

    • Mónica Frau 24 abril, 2012 a 2:39 pm #

      Ojalá el modelo a seguir (y quizás un futuro socio) sea el de Brasil y no el de Venezuela!

  1. Jesús V. Ferrer 24 abril, 2012 a 6:41 pm #

    Me resulta difícil este tema, es complejo y hay muchos intereses en juego. Como te dije, defiendo el derecho de los pueblos a administrar sus recursos naturales; la decisión argentina me parece legítima, desde una idelogía progresista y tomada por un gobierno democrático, si bien es verdad que las formas no me gustan, que ha sido un derroche de prepotencia, de querer salvar con patriotismo populista una situación social y económica también crítica. No sé si los inversores realizaron bien su labor, en todo caso habría que respetar sus derechos, asímismo, y dudo que ello se vaya a realizar como corresponde. Por otra parte, podemos leer, como en el enlace anterior, noticias que apuntan a una próxima venta o participación de otros países en la empresa ahora recuparada, expropiada o nacionalizada. ¿Quiénes van a ser entonces los beneficiarios? ¿Sólo va a cambiar de manos?

    El petróleo no existe para los pobres, ni siquiera para los nuevos ricos. El petróleo existe, como casi todo, para que se enriquezcan los poderosos. Escuché en una tertulia, días atrás, que a algunos sectores influyentes no les gusta que países terceros sin mayor relevancia tomaran protagonismo en este sector; claro, el negocio se montó para otros, de más nivel, y a esos otros, seguramente, les llegará este caramelo envuelto en celofán patriótico de colores.

    Cada vez me preocupa más todo, creo que la involución democrática global es imparable, Europa no tiene ya entidad, ni la del norte ni la del sur ni la del más allá; no la quiso tener nunca, jugó con ella durante décadas convirtiendo todo en dinero, hasta que inventó una moneda fantástica, que sólo ha sido beneficiosa para unos pocos. Jugó con una Constitución que jamás verá la luz: por capricho se deshizo de ella. Las potencias emergentes: copias feas y enormes de las ya existentes. Los defensores del orden mundial: acojonados por lo que ocurre. Mientras tanto, el personal como si nada, jodido pero bailando. Y equivocando la identidad del enemigo. Y nuestros países hermanos, primos o como les queramos llamar, aprovechando el menor síntoma de debilidad para ponernos el dedo en el ojo y hacer daño, igualito que Mou, ese encantador campeón.

    El mundo es un desastre. Yo creía, yo sentía, yo vivía ilusionado. Intentaré buscarme razones para volver a utilizar los verbos en futuro.

    Un abrazo y gracias por tu artículo.

  2. Mónica Frau 24 abril, 2012 a 7:30 pm #

    Cito parte de los artículos del proyecto oficial que está siendo debatido ahora en Senadores:

    “Las acciones sujetas a expropiación se distribuirán del siguiente modo: 51% pertenecerá al Estado Nacional y el 49% restante se distribuirá entre las provincias integrantes de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos”.

    “La cesión de los derechos políticos y económicos de las acciones sujetas a expropiación, que efectúe el Estado nacional a favor de los Estados provinciales integrantes de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos, contemplará el ejercicio de los derechos accionarios correspondientes a ellas en forma unificada por el plazo mínimo de 50 años a través de un pacto de sindicación de acciones”.

  3. Javier D 25 abril, 2012 a 12:17 pm #

    Hola Mónica,
    ..joo.. menudo “pollo” se está montando con este asunto de YPF… ejej.. bué, ya en serio, yo quisiera decir que ni soy accionista de ninguna multinacional (incluida Repsol).. ni tampoco soy patriota, ni nacionalista de ningún tipo (incluido el español).. Por tanto debo decir que me importa bastante poco la actual situación de dicha multinacional y sus respectivos intereses… Tambien debo decir que no estoy por la labor de apoyar a aquellos gobiernos (sean cuales sean), que se dedican a enfocar y centrar su labor en los intereses privados y particulares (incluidos los de determinadas empresas), en lugar de dedicarse a la defensa y protección de los intereses y el bienestar de la inmensa mayoría de las personas que, al menos administrativamente (como es mi caso), se suponen afectados por su directa acción de gobierno… A mí, personalmente, son estas personas las que sí me importan, me preocupan y me ocupan..
    No hay que ser nada rebuscado para detectar y constatar que, actualmente, la inmensa mayoría de los gobiernos del mundo entero (democráticos y no democráticos), han hecho dejación de esta tarea (primordial y básica) de defender a sus ciudadanos… para anteponer la defensa de los intereses de los grandes poderes económicos y financieros, que se sienten extraordinariamente cómodos y prepotentes, estableciendo y dirigiendo el presente y el futuro de nuestras sociedades, sin que nadie se atreva (o sepa) ponerles, ni tan siquiera, control alguno…
    Me gustaría pensar que este actual asunto de YPF responde a una clara y real voluntad de cambiar dicha dinámica (y si fuera así, lo celebraría, sin ninguna duda)… Pero tal y como están los tiempos (y como vos señalás en el título de este artículo), resulta muy difícil hacer este tipo de actos de fe… Igual es que, en estos momentos, soy más “realista” de lo que debiera ser…
    Mientras tanto, quizás sólo añadir que no deja de sorprenderme la facilidad con que siguen siendo utilizados y explotados determinados recursos (tan conocidos por recurrentes y peligrosos), como el patriotismo o el nacionalismo, para confundir intereses privados con colectivos, o para provocar falsos e inexistentes enfrentamientos y conflictos… Por poner un sólo ejemplo, hace unos días, en Francia, hubo elecciones primarias.. La mayor “sorpresa” fue el significativo avance del partido ultranacionalista y de ultraderechas (cerca de un 20%)… No parece el camino más propicio para construir alternativas globales a esta supuesta aldea global en la que actualmente estamos inmersos, che..
    Un abrazo para tí y para todos
    PD: bué, y un poco de broma, para relajarnos.. ejej.. Uno de mis “sueños” siempre fue que me declararan “de interés público” y “me nacionalizaran” a perpetuidad, che.. Así que si vos, Mónica, tenés alguna mano en ello.. !avísameee que voy para allá!.. :))

    • Mónica Frau 25 abril, 2012 a 2:30 pm #

      Javier, siempre tan certero y preciso a la hora de comentar!…muchas gracias por ello, y también, por supuesto, por la acostumbrada chispa de buen humor
      =)

  4. Cirugia Plastica Cali 28 mayo, 2012 a 10:09 pm #

    Con tal de que todo esto represente una real solución, se lograría ver el objetivo.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 24 abril, 2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El petróleo argentino Enrique Carlos Alberto Mosconi nació el 21 de febrero de 1877. Fue un militar e ingeniero argentino, conocido principalmente por haber sido pionero en la organización de la exploración y explotación de p…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: