Salud reproductiva y objetores de conciencia

5 Jul

Distintos criterios entre los profesionales de la salud

Son 277 los agentes de salud que conforman el Registro de Objetores de Conciencia de la provincia en torno a las prácticas médicas relacionadas con los derechos sexuales y reproductivos como la ligadura tubaria, el aborto no punible, la atención posaborto o la vasectomía. De esa cifra, 136 pertenecen a Rosario, entre ellos la totalidad del equipo de Ginecología del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca).

¿Son muchos o pocos? “Depende de la lectura que se haga de ese número”, aclaró el coordinador del Programa de Salud Sexual y Reproductiva santafesino, Daniel Teppaz, quien precisó que en la provincia hay 760 efectores de Salud en los que trabajan aproximadamente 10 mil agentes. “Hay que tener en cuenta cuántos son los profesionales en cada región y en cada hospital y la población del lugar: tal vez 136 objetores en Rosario no es una cifra tan significativa como la de ocho en Venado Tuerto. Lo importante es que estamos trabajando para garantizar respuestas sanitarias en relación a los derechos sexuales y reproductivos en los hospitales y maternidades más importantes de la provincia”, concluyó.

El registro será difundido públicamente en cada hospital y también por internet y permitirá a los profesionales sanitarios contar con pautas claras al momento de tratar a varones y, principalmente, a mujeres en cuestiones de salud sexual y reproductiva. Médicos, enfermeros y anestesiólogos, entre otros, pueden objetar de manera individual, por cuestiones de creencias o convicciones, la realización de ciertas prácticas o métodos. Pero, a su vez, el Estado debe garantizar que los pacientes puedan acceder a estas prácticas, reconocidas por la ley, en todos los efectores públicos de salud y también exigir que otros médicos que, no son objetores, lleven adelante la práctica evitando casos mortales como el de Ana María Acevedo.

Tras el pedido de las organizaciones de mujeres que integran el consejo asesor de la ley Nº 11.888 (integrado por ONG, universidades y colegios profesionales, entre otros), el ministro de Salud provincial, Miguel Cappiello, presentó a mediados del año pasado la resolución Nº 843 que determinó la creación del Registro de Objetores de Conciencia en el ámbito de la salud pública y en todo el territorio santafesino. (…)

Confusiones

Hay efectores como el Clemente Alvarez cuyo equipo de Ginecología, 17 profesionales que lidera Rafael Pineda, objetó totalmente. Para Teppaz, es un caso a “revisar” ya que hubo algunas confusiones frente al concepto de objeción.

“Si alguien manifiesta que no está dispuesto a brindar la píldora del día después luego del período ovulatorio de una mujer, hay una confusión científica. Y si alguien expresa que no está dispuesto a atarle las trompas a una menor hay una confusión normativa, ya que eso está prohibido por ley. Estos ejemplos se dieron, por eso fuimos a los centros de salud a hablar con los profesionales y existieron casos en los que se revisó la objeción y otros tantos que seguiremos analizando con otros profesionales”, precisó el médico.

Caso Acevedo

Ana María Acevedo, de 20 años, madre de tres niños, de condición humilde y enferma de cáncer, murió estando embarazada el 17 mayo de 2007 en el hospital Iturraspe de Santa Fe porque los profesionales que la atendieron se negaron a practicarle un aborto legal, que tanto ella como sus padres solicitaron.

Dos puntos de vista diferentes

Manifestación de libertad ideológica y de conciencia

La objeción de conciencia es uno de los logros sociales y jurídicos del último cuarto del siglo XX, reconocida en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por la Constitución y por leyes nacionales y provinciales.

Es una manifestación externa de la libertad ideológica y de conciencia, pilar esencial de toda sociedad democrática por la que un individuo puede negarse a realizar un acto cuya ejecución produzca una grave lesión a su conciencia fundada, en sus principios éticos y/o religiosos.

En el ámbito sanitario se plantea, habitualmente, a la interrupción del embarazo en aquellos presuntos no penados y al llamado aborto no punible. Puede alcanzar también a alguno de los llamados derechos sexuales y reproductivos (métodos anticonceptivos, esterilización o píldora del día después) y a las acciones médicas que conllevan la eutanasia.

Soy objetor de conciencia porque soy un hombre libre que entiende que cualquier vida humana, cualquiera sea la circunstancia en que fue concebida, tiene un valor supremo y no debe ser interrumpida. Reconozco que el derecho a la vida de todo ser humano es el primero y fundamental de todos los derechos y es el primero que debe ser respetado siempre.

Rafael Pineda

jefe de Ginecología del Heca

Sin límites por preceptos personales

No soy objetor porque considero que los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres no deben verse limitados por preceptos personales políticos, morales o religiosos del profesional eventualmente encargado de proveer los servicios que les permitan ejercer esos derechos, que en el país están amparados por la ley.

Los hombres y las mujeres pobres, generalmente usuarios de los servicios de la Salud Pública, son los más vulnerables al no tener, muchas veces, la posibilidad de elección de los que estarán a cargo de su atención.

Existe en la comunidad médica una gran variabilidad de juicios personales respecto de los diferentes métodos de planificación familiar como el condón, los anticonceptivos hormonales (incluida la píldora del día después), el dispositivo intrauterino o los métodos quirúrgicos irreversibles (ligadura de trompas en las mujeres y vasectomía en los hombres), como también en la interrupción del embarazo en las circunstancias permitidas legalmente.

Es un deber del Estado garantizar que el acceso a la información y la elección del método de planificación familiar y su disponibilidad dependerán de la elección y conveniencia del usuario, y no de la decisión personal del profesional encargado de proveerlos.

Edgardo Abalos

obstetra de la Maternidad Martín

La Capital

Anuncios

3 comentarios to “Salud reproductiva y objetores de conciencia”

  1. Mónica Frau 5 julio, 2011 a 8:14 pm #

    Creo que después de leer el artículo, podría extractar, como conclusión personal, el siguiente párrafo:

    …”Es un deber del Estado garantizar que el acceso a la información y la elección del método de planificación familiar y su disponibilidad dependerán de la elección y conveniencia del usuario, y no de la decisión personal del profesional encargado de proveerlos.”…

    • Lidia H. 7 julio, 2011 a 2:53 pm #

      Totalmente de acuerdo con tu extracto y conclusión, Mónica.
      Curiosamente, la objeción de conciencia siempre se ejerce contra el interés de los menos favorecidos.
      Abrazos,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 5 julio, 2011

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Distintos criterios entre los profesionales de la salud Son 277 los agentes de salud que conforman el Registro de Objetores de Conciencia de la provincia en torno a las prácticas médicas relacionadas con los derechos sexuales…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: