‘Declarar es el comienzo de una reparación’

16 Abr

El 30 de noviembre del 2010, Stella Hernández declaró como testigo en la causa Díaz Bessone. Contó que fue secuestrada de su casa por la patota de Agustín Feced y José Lofiego el 11 de enero de 1977, cuando tenía 19 años, y que estuvo detenida-desaparecida hasta el 23 de junio del mismo año. Que sufrió torturas y la agresión sexual de Mario Marcote, el “violador serial del servicio”, uno de los acusados. Que otro de los acusados, Ricardo Chomicky, y Nilda Folch, prófuga, fueron cómplices al punto de identificarse como represores.

Pidió que la violación sea reconocida como delito de lesa humanidad, porque era una práctica que los represores llevaban a cabo de modo consciente, como forma de doblegar a las presas.

Después de declarar me sentí absolutamente liberada. Sentí que me había sacado un peso de encima. Sentí que no había tenido temor. Ver la sala tan chiquita, todos tan juntos, los represores tan cerca, te daba cierta cosa. Todavía perdura cierto vestigio del terror. Sin embargo cuando me senté a declarar mi único compromiso estaba puesto en recordar bien, en recordar los nombres de todos y en recordar los nombres y los apodos de los represores. Cuando terminé me di vuelta, los pude mirar, los insulté, hice la ve. Escuchaba los aplausos de la gente, esa cosa tan cariñosa. Este juicio nos hace muy bien, es muy reparador. Ojalá haya más testimonios, no sólo para condenar a los represores sino para que otros tengan la oportunidad de contar lo que padecieron, la oportunidad de sentir que hay un resarcimiento, que declarar es el comienzo de una reparación. 

Represores Rosario

Asamblea Permanente por los Derechos Humanos Rosario

Diario del Juicio

Anuncios

3 comentarios to “‘Declarar es el comienzo de una reparación’”

  1. Mónica Frau 16 abril, 2011 a 3:39 pm #

    Leer sobre los juicios que se están llevando adelante -aquí en Rosario y en otras ciudades- escuchar de las propias víctimas los vejámenes a los que fueron sometidas, duele… espanta… pero creo que es una obligación, sobre todo para impedir que se repita.

    Buen fin de semana.

  2. Lidia H. 20 abril, 2011 a 2:40 pm #

    Es un dolor necesario, imprescindible para poder evitar dolores y tragedias mayores en el futuro.
    Un beso, guapos.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 16 abril, 2011

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El 30 de noviembre del 2010, Stella Hernández declaró como testigo en la causa Díaz Bessone. Contó que fue secuestrada de su casa por la patota de Agustín Feced y José Lofiego el 11 de enero de 1977, cuando tenía 19 años, y q…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: