Si Dios fuera mujer

3 Feb
¿Y si Dios fuera mujer?
pregunta Juan sin inmutarse,
vaya, vaya si Dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos
no dijéramos no con la cabeza
y dijéramos sí con las entrañas.

Mario Bennedetti | Fragmento

Si Dios fuera mujer…

La historia estaría plegada de mujeres, las que vencen y luchan en las guerras serían las mujeres, las que descubren avances tecnológicos serían mujeres, las que navegan los buques y portaaviones serían las mujeres, no habría gobernantes sino gobernantas, en vez de Papa Papisa, los hombres serían los encargados de cuidar la casa, es decir que los sumisos y abnegados serian ellos y quizá quien probó primero la manzana del Edén fuera Adán.

Sin embargo, fue Eva quien la probó primero.

Y desde entonces, Eva ha sido la castigada y la entregada al hombre para obedecerle, la historia de una Eva es la historia de nosotras, las Evas. No obstante, sólo se trata de una forma en la que el mundo ha tomado representación, no en vano quien dirige la Iglesia católica es un hombre y desde que fuimos sacadas de la costilla de Adán se nos ha dado el papel secundario, lo vemos diariamente en las representaciones sociales donde la mujer es quien cuida a los hijos y el hombre quien trabaja y manda en el hogar.

Pero antes de continuar con estas líneas quisiera realizar un pequeño recorrido por la historia de la representación femenina en México después de la conquista.

Malinalli Tenépatl, la Malinche o Doña Marina, nacida en el año de 1502 posiblemente dentro de una clase alta; Malinalli fue dada como esclava después de una guerra sufrida entre su pueblo y un pueblo de Tabasco, fue ofrecida como tributo desde que era una niña, y a la llegada de los españoles nuevamente fue entregada a estos y casada con uno de ellos sin convicción propia.

Con el paso del tiempo y de la conquista de los españoles, el papel de hombre y mujer fue claramente contrario, mientras al hombre se le permitía estudiar y ejercer una profesión para la mujer era todo lo contrario, ésta sólo aprendía las artes del hogar, como la cocina; la escritura se le enseñaba sólo a las más favorecidas y aquéllas como Sor Juan Inés de la Cruz que aprendió a escribir sometiéndose a las leyes de un convento, aunque después de ello nos deja claro en su frase Hombres Necios que acusáis a la mujer sin razón, el rol de la mujer en esa época, claro que estoy hablando de las mujeres que tuvieron el privilegio de nacer en medio de una familia de clase alta, aunque en las de clase baja no distaba de ser muy diferente el papel, quizá los hombres por no poseer el dinero suficiente no aprendían a escribir ni a leer pero se les enseñaba los trabajos pesados mientras a la mujer se le encargaban las labores del hogar.

En la guerra por la Independencia de México (1810) el papel de la mujer dio un giro enorme, cuando los hombres que acudían a combate comenzaban a ausentarse del hogar no había quien cosechara las tierras y arriera el ganado, es entonces cuando la mujer tuvo que tomar estas y otras tareas más para tener que comer ellas mismas y los hijos que quedaban totalmente a su cargo. Por otra parte, no podemos olvidar mujeres importantes como Doña Josefa Ortiz de Domínguez y Leona Vicario participes de esta misma guerra.

Por otra parte, años después al termino de la lucha por la Independencia los hombres regresaban a casa y la mujer también a sus labores habituales, (algo parecido a lo que sucedió con la Revolución Industrial en Francia).

Otra de las épocas importantes de la historia de la figura femenina fue por el año de 1935 cuando un grupo de mujeres se reunían para formar el Frente Único Pro Derechos de la Mujer (FUPDN) el cual en 1937 centra sus actividades en torno a la demanda del  sufragio femenino que logro en el año de 1953.

En la década de los noventa nacen movimientos tales como el que está en contra de la violencia contra la mujer y actualmente aquél que promueve el derecho sobre su cuerpo (el aborto), sin dejar atrás claro la tan inolvidada época de los hippies y la llegada de la píldora anticonceptiva.

Todos estos acontecimientos ejemplifican cómo el rol femenino está en constante cambio, que las guerras y los movimientos sociales son los mejores aliadas para los cambios culturales y la concepción de genero.

Los papeles de hombres y mujeres cambian según las necesidades de los mismos, los avances tecnológicos y académicos promueven las nuevas reglas sociales que ambos han de jugar.

Aún hay muchas cosas por promover, no olvidemos que hace poco tiempo nombrábamos el termino igualdad que intentaba favorecer a las mujeres aunque quizá logró otro efecto que no se esperaba como el someter a la mujer a tareas y labores incluso horarios que estaban establecidos a hombres; y no es que una mujer no pudiera llevar a cabo dichas labores sino que el termino igualdad aún no dejaba claro qué era precisamente lo que se buscaba, ya que en una sociedad donde todavía es a la mujer a quien se le encarga el cuidado de los hijos no existen trabajos que permitan el desarrollo de una madre, y éstas son expuestas a la frustración y al desengaño público logrando que psicológicamente acaben por sufrir el llamado techo de cristal, una superficie invisible que obstruye  la carrera laboral,  o la también existente crisis de la mediana edad en las mujeres, ésta se sufre ya sea porque los hijos se van o porque han quedado obstaculizadas en su carrera profesional o de oficio.

Ahora, Movimientos por la Equidad de Género se proponen para mover el rumbo de la historia de la mujer, y se han quitado piedras del camino pero no se termina de recorrer el mismo.

Ejemplos como la frase de Albert Camus:

Los hombres y mujeres o bien se devoran rápidamente en eso que se llama el acto del amor, o bien se crean el compromiso de una larga costumbre a dúo. Entre estos dos extremos no hay término medio. Eso tampoco es original.

Parecieran dejar dicho que el rol que juega una mujer está en paralelo con el que juega un hombre a pesar de existir la gran diversidad de género.

Y me doy cuenta de que Bleichmar al nombrar a Márquez en su libro Género, psicoanálisis, subjetividad con su frase:

Nacemos personas y rápidamente nos ingresan en algún colectivo sexista, cuanta razón tenía.

La sociedad no la construyen hombres y mujeres, sino personas, y los cambios son promovidos por seres humanos, por ideas no por sexos, por ello estoy de acuerdo cuando Pablo Fernández Christlieb dice que La unidad de lo mental y material son pensamiento y conciencia de la sociedad.

Las construcciones del rol de género siempre estarán en constante cambio dado que la sociedad y la cultura así lo está y mientras sigamos promoviendo nuestras ideas y descontentos nuestro mundo seguirá evolucionando.

Si Dios Fuera Mujer

¿Y si Dios fuera mujer?
pregunta Juan sin inmutarse,
vaya, vaya si Dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos
no dijéramos no con la cabeza
y dijéramos sí con las entrañas.
Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez
para besar sus pies no de bronce,
su pubis no de piedra,
sus pechos no de mármol,
sus labios no de yeso.
Si Dios fuera mujer la abrazaríamos
para arrancarla de su lontananza
y no habría que jurar
hasta que la muerte nos separe
ya que sería inmortal por antonomasia
y en vez de transmitirnos SIDA o pánico
nos contagiaría su inmortalidad.
Si Dios fuera mujer no se instalaría
lejana en el reino de los cielos,
sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno,
con sus brazos no cerrados,
su rosa no de plástico
y su amor no de ángeles.
Ay Dios mío, Dios mío
si hasta siempre y desde siempre
fueras una mujer
qué lindo escándalo sería,
qué venturosa, espléndida, imposible,
prodigiosa blasfemia.

Mario Bennedetti

Anuncios

10 comentarios to “Si Dios fuera mujer”

  1. Aire 3 febrero, 2011 a 2:31 am #

    Hola, ola de mar…

    Pienso que si de alguien depende la ruptura de roles establecidos, es de la mujer. Nada me duele más que ver el machismo en mujeres, siento que me están traicionando. Pero no quiero meterme, te dejo un texto de Eduardo Galeano, para acompañar tu reflexión y para una sonrisa:

    Puntos de vista 2

    Si las Santas, y no los santos, hubieran escrito los Evangelios… ¿Cómo sería la primera noche de la era cristiana?. Las Santas hubieran contado que estaban todos de muy buen humor; todos: la Virgen, el niño Jesús resplandeciente en su cuna de paja, el buey, el asno, los Reyes Magos recién venidos de Oriente y hasta la estrella que los había conducido a Belén… Todos, todos contentos, menos uno. San José, sombrío, murmuró: “Yo quería una nena”.

    • Ccy 7 febrero, 2011 a 6:12 pm #

      Hola, gracias por tu comentario, me agradó mucho Galeano.

      Creo que el machismo en mujeres es más influyente sobre una sociedad donde existe un patriarcado porque la mujer es la que permanece más tiempo con los hijos y sobre todo es la que educa y si ésta fomenta el machismo pues sería una cuenta de no acabar.
      Deberíamos buscar un mundo entre la línea matriarcal y patriarcal para encontrar el punto medio y mejorar nuestra vida.

      Un beso.

  2. Mónica Frau 6 febrero, 2011 a 10:31 pm #

    Geniales Bennedeti y Galeano. Hay que ser muy hombres para animarse a pensar (o al menos intentar) desde el punto de vista femenino.

    Saludos de recién llegada!

    • Jesús V. Ferrer 7 febrero, 2011 a 1:41 pm #

      Bienvenida de nuevo, Mónica.
      Interesantísimo tu escrito, Ccy.
      Un beso para cada una.

      • Ccy 7 febrero, 2011 a 6:16 pm #

        Gracias… Miles de besos para ti…!!!
        (F)

    • Ccy 7 febrero, 2011 a 6:16 pm #

      ¿De dónde vienes?

      Jejeje, los hombres también piensan lo dificil es que piensen en el ser de la mujer, en lo que hay dentro de su corazón y cerebro… Bueno por suerte tengo un hombre a mi lado que sí piensa como deberían hacerlo todos los hombres, jajaja.

      Un beso enorme que bueno verte otra vez!!!

      • Jesús V. Ferrer 7 febrero, 2011 a 7:07 pm #

        Los hombres también piensan, jajaja, te lo aseguro. De hecho, yo debería pensar menos!

      • Mónica Frau 8 febrero, 2011 a 6:53 pm #

        Es cierto Ccy, por suerte hay excepciones! Jejejee…y si están al lado de una mujer bienpensante, ese solo hecho habla muy bien de ellos! Jejeje.

        Estuve unos días de vacaciones, con sol y playa. Me vino bien para desenngancharme un poco.

        Es bueno también volver a leer tus acertados aportes.

        Abrazos!

  3. peter 15 marzo, 2011 a 1:54 am #

    Dios no puede ser mujer, puesto que es una Sustancia pura, es decir, un Espíritu y, por tanto, es asexudado.

    Además, Dios debe tener todas las perfecciones, tanto de hombre como de mujer, porque es más que eso. Y me refiero a las perfecciones trascendentales, no a las materiales.

    Ahora bien, aceptar sacerdotisas, sería ir en contra de las enseñanzas del mismo Cristo, que en un misterioso designio, eligió a doce varones para que fueran sus seguidores y propagadores de su mensaje salvífico; después, sgiuió llamando a hombres para esta misión.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 3 febrero, 2011

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: ¿Y si Dios fuera mujer? pregunta Juan sin inmutarse, vaya, vaya si Dios fuera mujer es posible que agnósticos y ateos no dijéramos no con la cabeza y dijéramos sí con las entrañas. Mario Bennedetti | Fragmento Si Dios fuera m…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: