Crueldad 2.0

23 May

Pocas horas después de la tremenda cornada sufrida por Julio Aparicio en Las Ventas, de la que afortunadamente se repone, existían ya en Facebook grupos denominados Yo también quiero un piercing como el de Julio Aparicio, o similares. En los muros de estas páginas pueden leerse cosas así… Se lo tiene merecido, ¿Cómo está el toro, está bien? o Hubiera sido un puntazo que le saliera el cuerno por la sesera.

Me estremece tener que reproducir estos textos y me niego a hacer publicidad a sus autores enlazando links. Apenas diré algo, sólo quiero dejar constancia de ello, de la crueldad tremenda de la que es capaz el ser humano, enfermedad incurable que le llevará a su autodestrucción, más pronto que tarde.

Comunicación 2.0, dicen. Una red de sordos y mudos que lanzan botellas vacías al agua, en su desesperación. Nada más.

Anuncios

6 comentarios to “Crueldad 2.0”

  1. Neogeminis 24 mayo, 2010 a 3:50 am #

    Es que la estupidez humana no tiene límites, ya lo sabemos… sobran ejemplos y además, se reciclan!

    Un abrazo.

  2. Diego Fernández 24 mayo, 2010 a 11:11 am #

    La crueldad es siempre innecesaria y detestable.

  3. Magda 24 mayo, 2010 a 8:34 pm #

    Desde mi más profundo convencimiento anti-taurino. Desde mi más rotundo no a la violencia contra los toros y contra cualquier ser vivo. Mi más profundo no, por encima de todo, a la violencia contra los seres humanos. Mi más profundo sí a la solidaridad frente a los que sufren. Las imágenes eran tremendamente impactantes. El toro no tuvo la culpa, hizo lo que jamás hubiese hecho si lo hubiesen dejado pastar tranquilamente. Hay espectáculos para los cuales la humanidad debería haber crecido. Me encanta el circo y las piruetas en los trapecios, pero me parece una salvajada pedir que los trapecistas trabajen sin red. Los espectáculos en los cuales una parte del goce lo crea el peligro de saber que el “artista” se juega la vida no deberían formar parte del mundo civilizado. Claro que aun hay quien disfruta del espectáculo de una guerra, aunque sea sólo por los beneficios económicos o de poder que puede sacar de ella. Todo esto y mucho más me pasa por la cabeza viendo la hasta que atraviesa una mandíbula. Después de la reflexión, o tal vez antes, veo un ser humano que sufre y sólo puedo desearle lo mejor y estremecerme ante esa mandíbula perforada. Quedan para los grotescos otros comentarios. Suscribo la denuncia.

    • Jesu 24 mayo, 2010 a 10:10 pm #

      Desde el mismo convencimiento escribo yo, Magda. No creí necesario especificarlo porque partiendo de cualquier posición ideológica creo que la reflexión, en este caso, debe llevarnos a la misma conclusión.

      Un placer leerte.

      (luego te escribo)

      😉

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 23 mayo, 2010

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Pocas horas después de la tremenda cornada sufrida por Julio Aparicio en Las Ventas, de la que afortunadamente se repone, existían ya en Facebook grupos denominados Yo también quiero un piercing como el de Julio Aparicio, o s…..

  2. Tweets that mention Crueldad 2.0 « Agenda de ideas -- Topsy.com - 24 mayo, 2010

    […] This post was mentioned on Twitter by República Virtual, i e s u. i e s u said: Agenda de ideas | Crueldad 2.0: Pocas horas después de la tremenda cornada sufrida por Julio Aparicio en Las Venta… http://bit.ly/bV9VMW […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: