LA PAUSA QUE REFRESCA | Coca-Cola y San Juan Chamula, ejemplos de un mundo consumista

16 Nov

www.femsa.comLa intención de las siguientes líneas es informar de manera objetiva y contar con claridad una historia que espero les cree reflexión.

El consumismo no sólo es una forma de vivir, sino de pensar, consumismo es la forma inmoderada de consumir. Consumir: destruir, extinguir…

Al consumir inmoderadamente somos consumistas, pero ¿de qué? No sólo se trata de un producto o un servicio, sino también del mundo mismo,  existen productos innecesarios que dañan el medio ambiente, sin embargo se venden en grandes cantidades.

Aunque nos encontremos en estado de crisis seguimos comprando éso que de antemano sabemos que no nos es necesario. A este paso nos queda claro que el mundo actual es un mundo de cabeza y fragmentado, que la sociedad está cada vez más permeada e influida por los mass-media, los cuales demuestran su gran interés por imponer reglas y formas de pensar y aunque sepamos que nos hablan de una gran mentira como que tal o cual producto nos dará la felicidad, alegría y belleza de por vida, ahí estamos de nuevo, adquiriendo y comiéndonos esa enorme mentira.

Las técnicas de mercadotecnia son cada vez más sutiles, juegan y se aprovechan de los sentimientos y las formas de pensar de una población logrando que incluyamos productos que nunca antes compramos como parte de nuestra despensa básica.

Las estrategias de venta juegan un importante papel en el hábito del consumismo,  inventan vacíos psíquicos que posiblemente no tenemos, como aquéllo de que un mejor carro te hará una mejor persona y ¿cómo venderte esta idea? Argumentando que tú -por supuesto- no tienes un buen carro, sin embargo estoy hablando de algo muy superfluo porque existen productos que utilizan las figuras de amistad, familia, noviazgo para consumirte, para que consumas al mismo tiempo que consumimos nuestro planeta; la publicidad intenta llenar esos vacíos fantasmas prometiendo cumplir tus deseos más inalcanzables.

Y la estrategia que presenta el mercado para llenar ese deseo es la compra, no importa el precio ni tampoco si tienes el dinero puesto que puedes pagar a crédito y entonces todo aquéllo pulsional lo depositamos en los objetos que representan esa falta que es necesario conseguir, el comprador se vuelve compulsivo e insatisfecho con ganas de tener siempre el mejor celular, el mejor carro, el mejor todo porque así lo presenta la televisión, el radio, Internet… Estos partícipes del mercado atacan con mensajes subliminales avasallando al sujeto, llenándolo de ideas invitándolo a comprarlas y sometiéndolo a la insatisfacción por no poseer lo que aparentemente en esta época ya es fácil.

Cecilia Salas Romero | Déficit del Dialogo | De la ilusión al engaño

El más claro ejemplo lo encontramos en la publicidad del periódico, la radio, la televisión… nos invaden con sus anuncios publicitarios apoyando a las grandes transnacionales  promoviendo la venta de sus productos por encima de cualquier precio, cultura e ideología.

Una de estas grandes empresas, la que quiero exponer como el más grande estandarte del consumismo es Coca-Cola. Es en este punto donde intentaremos ahogar todas nuestras ideas y opiniones, pero para ello me permitiré contar un poco de la historia de esta enorme empresa transnacional.

El refresco Coca-Cola nació en el año de 1898, inicialmente fue un producto farmacéutico, actualmente se encuentra en 200 países del mundo como bebida; uno de ellos es México, ocupando el primer lugar del mundo en consumo de Coca-Cola.

Coca-Cola Company llego a México en 1898, este producto fue el primero en tener su anuncio publicitario en el Zócalo de México y no sólo éso sino que 100 años después (1998) con el desplome del precio del petróleo, un litro del crudo mexicano de exportación llegó a costar 10 veces menos que el producto de esta transnacional, pero no es hasta el año 2000 que alcanzo su auge cuando el ex-presidente de México Vicente Fox otorgó a la empresa más concesiones de agua, menos aranceles… Cabe destacar que Vicente Fox en años pasados fue gerente de la compañía Coca-Cola en México.

Actualmente en México, Coca-Cola Femsa (franquicia)  cuenta con 12 refresqueras siendo la de Monterrey, Nuevo León la más grande de América Latina y con el primer lugar en consumo de Coca-Cola a nivel nacional.

Alrededor de este refresco surgen varios mitos como el que se cuenta en las Islas Barbados: La Coca-Cola transforma el cobre en oro, o como el que no sólo es un mito sino parte de la realidad, al menos propia de un pueblo en México, un pueblo indígena ubicado en el Estado de Chiapas: San Juan Chamula (donde se le ha dado la mote de Santa a tan comprado refresco).

En pueblos indígenas de Chiapas este refresco se consume más que el agua, en promedio una persona consume alrededor de 10 Coca-Colas al día, puede ser por la falta de agua, es que entonces este producto suplanta el vital liquido.

No es de sorprenderse este acontecimiento puesto que en San Cristóbal de las Casas, Ciudad Chiapaneca representante del centro de comercio de alrededor de 20 pueblos indígenas, en uno de ellos: San Juan Chamula, se encuentra una de las 12 compañías de Coca-Cola Femsa.

Es así que… La vida tiene sabor, con Coca-Cola ¿Todo sabe mejor?

Parece ser que para los habitantes de San Juan Chamula así es, en este pueblo indígena el 74% de las personas son católicas, pero en realidad, su culto es una mezcla de las tradiciones mayas con la fe católica, ellos no veneran a Cristo, en su lugar está San Juan Bautista, Cristo sólo tiene un papel secundario.

El templo de este pueblo recuerda por fuera a una iglesia cualquiera, bella por lo que representa, alrededor de la plaza se aprecian cruces de madera y lejos de lo que nosotros podríamos imaginar representan algo distinto, son un símbolo maya que semeja el cultivo del maíz.

Pero es dentro de este templo donde podemos adentrarnos en las verdaderas costumbres religiosas de los Chamulas: Al entrar, nos sorprendemos con que no hay bancas, el piso se encuentra tapizado por espinas de pino, dándole un olor exquisito, alrededor del mismo se encuentran los santos que los Chamulas han decido castigar (porque no cumplen sus mandas), estos santos portan un espejo que utilizan para evadir el mal de ojo, pero no sólo éso sino que están adornados de decenas de listones de colores que simbolizan la petición de sus creyentes, cada color significa una enfermedad, una demanda…

En el piso los indígenas se arrodillan orando y te transmiten su sentir, también colocan velas de colores con un significado, una vela blanca podría representar una enfermedad no tan grave, sin embargo si tienen velas negras podemos pensar que oran para curar una grave enfermedad. Pero no sólo utilizan listones, pino o velas para sus rituales, también son utilizadas gallinas, en promedio en San Juan Chamula llegan a costar alrededor de $250.00 pesos cada una; después de ser pasadas por encima de sus enfermos son sacrificadas, tras la oración y el sacrificio de la gallina el chamán toma su tradicional posh, una bebida aún más fuerte que el tequila, para provocar el eructo y así sacar los malos espíritus y lograr la purificación del alma, aunque también utilizan para este rito nuestro tan preciado liquido: La Coca-Cola. Así es, esta bebida toma el lugar del posh en tan viejas tradiciones y no sólo eso, sino que en San Juan Chamula existen Caciques que condicionan este producto al igual que las velas y los listones, la Coca-Cola la encontramos en una vieja presentación de envase de vidrio de litro y medio, fuera del templo apreciamos cómo es que las personas compran su refresco y se sientan a tomar en alguna banca del pueblo dicho liquido.

San Juan Chamula es un claro ejemplo del enorme poder que tienen las grandes transnacionales, no sólo sobre el  mercado sino en las ideologías y cultura de los pueblos.

¿Coca-Cola comete un gran atentado contra las tradiciones de nuestros pueblos indígenas?

Se los dejo a consideración.

Siempre Coca-Cola provoca en México el aumento del consumo de su producto alrededor del 6% anual y que un mexicano consuma aproximadamente 483 refrescos de 8 onzas anualmente o que por lo menos una persona consuma Coca-Cola una vez por semana, ni que decir… Coca-Cola, es así.

Es por éso y más que la bebida más refrescante del mundo ha provocado que se genere un boicot sobre sus productos, el boicot consiste en la unión de varias organizaciones que se preocupan por las grandes atrocidades -a consideración de ellos- que esta empresa ha provocado, como la matanza de empleados de la embotelladora de Coca-Cola en Colombia, o en el caso de Chiapas, Estado en el cual sus habitantes se pelean por agua, y Coca-Cola no sólo es una de las principales sino es la mayor empresa transnacional que extrae agua en este Estado.

Anotar que la extracción de este líquido está provocando la erosión de la tierra y como efecto dominó las cosechas se secan en Chiapas.

Son incontables las atrocidades que la referida empresa ha ocasionado a este estado, haciendo una lista estamos hablando de:

  1. La transgresión de la cultura indígena, sobreponiendo el consumo de este producto por encima de su propia ideología
  2. La implantación de caciques que se aprovechan de los indígenas cuando les venden este producto
  3. La extracción del agua ocasionando disputas entre pueblos y que les corten el agua por adeudos de $50.00
  4. La erosión de la tierra, y por lo tanto:
  5. Las cosechas se secan

No sólo he querido hablar de esta empresa por las cuestiones ya expresadas, sino por la experiencia que he tenido a lo largo de mi vida de cómo el producto somete, transforma y liquida las formas de pensar.

Sé que existen miles de casos que podrían ejemplificar al consumismo, uno de ellas sería la televisión, pero he querido tomar en consideración este producto porque no conoce limites, porque he visitado pueblos donde el transporte, ni las clínicas son posibles, sin embargo Una Coca-Cola y una sonrisa siempre están ahí, porque Coca-Cola Company nos convence de ser La mejor elección, y por una simple y sencilla razón: ¡No me gusta el sabor de la Coca-Cola! Y siempre que lo digo existen exclamaciones del tipo… ¡Cómo! ¿No te gusta la Coca? ¡Eres rara!

Puedo concluir que consumismo no es sólo una palabra, su significado va más allá, lo que llamamos consumismo es ya parte de la época en la que nos encontramos, es ya parte de esta ideología, forma un círculo alrededor de nosotros junto con el capitalismo, potsmodernidad e individualismo, forma ya parte de la globalización, afectando inevitablemente a todos, por ello hice mención a San Juan Chamula.

Nos encontramos en un sistema donde no existe el derecho a réplica, aquél que es diferente (estoy pensando en quien prefiere comprar libros a ver televisión) es un elitista, como diría Giovanni Sartori en su libro Homo Videns, la Sociedad Teledirigida.

Consumir, y de manera casi automática, es más importante que cualquier otra actividad, aunque podría entrar en confusión porque en la actualidad cualquier actividad como hacer deporte, escuchar música, estar con la familia, dormir, comer, cagar y coger se vuelven objetos de mercantilización, ahí están los aparatos de ejercicio con los que bajas de peso sin mover un pie; encontramos la Coca-Cola como el centro de una buena comida en familia, pastillas que mejoran el placer de dormir, comida light, condones de colores, sabores, texturas y olores y por ultimo Cha, Cha, Cha… Charmín, el papel de baño más resistente.

Es claro que no podemos evitar esta forma de vivir y de pensar, es casi imposible detener la maquinaria, sería utópico mencionar formas de cambiar este mundo, ya estamos acostumbrados a vivirlo porque nacimos en este sistema, sin embargo estoy convencida de que pequeñas cosas provocarán grandes cambios.

Como evitar consumir bolsas de plástico, intentar comprar al mayoreo, preferir productos naturales, reciclar, ahorrar agua, luz, gas y dinero.

Pero sobre todo: Dialogar con el otro, no frente a la pantalla del televisor como nos han acostumbrado; el dialogo es entre al menos dos personas y puede convertirse en la principal arma que podemos utilizar frente al marketing, la televisión, los gobiernos, en fin, todo aquello que representan los mass-media.

El dialogo es una de las formas en que podemos evitar que los medios publicitarios nos vendan aquéllo que garantice esfumar nuestra soledad, es una forma de compartir y no comprar sentimientos.

Referencias

Coca-Cola y las bandas paramilitares en Colombia

Historia de la Coca-Cola

Castro Soto, Gustavo | La Coca-Cola en México, el agua tiembla

Boicot a la Coca-Cola

Sven Tomschin, traducido por  Marcos Romano | San Juan Chamula | Donde la Coca-Cola es Santa

¿Que es el consumismo?

Sartori, Giovanni (1998) | Homo Videns, la sociedad teledirigida | España, Taurus

votar Ciudadana CcyShare/Bookmark

Anuncios

7 comentarios to “LA PAUSA QUE REFRESCA | Coca-Cola y San Juan Chamula, ejemplos de un mundo consumista”

  1. Lala 16 noviembre, 2009 a 4:58 pm #

    Desde luego, hay cosas que han alcanzado tal cotidianidad que ni se nos ocurre
    mirar el trasfondo que tienen.
    Ha sido una lectura muy interesante…

    Un beso

    Lala

  2. Jesu 16 noviembre, 2009 a 6:50 pm #

    Que los Chamulas utilicen la bebida santa para sus ritos es altamente significativo. Que haya pueblecitos en México donde no hay agua y sí Coca-Cola, también, yo he podido visitarlos (por cierto, en cada país se fabrica con una fórmula algo distinta, allí tiene un ligero sabor picante). Hasta qué punto las multinacionales transforman la propia vida, no ya la cultura, es un tema muy interesante.

    En mi opinión, no hay diferencia cualitativa entre una pequeña empresa y una grande, se dedican a lo mismo, pero a lo bestia. El problema es la raíz de su actividad, el capìtalismo invasor y aniquilador de la justicia, la equidad y el desarrollo del ser humano.

    Me llamó la atención en tu escrito la descripción de los templos que parecen iglesias y que veneran dioses mayas. Realmente, nunca entiendo del todo el verdadero carácter del sentimiento religioso de tu tierra, y mira que he estado hablando con los míos este tema. Se produce una mezcolanza de religión, cultura, ritos, mitos, tradiciones, costumbres… inigualable y a veces indescifrable; nunca sabes a quién se venera ni por qué, sólo ellos, y nunca sabes si están (estáis) de fiesta o llorando, porque hacéis las dos cosas a la vez, como en el día de muertos. Georgina me explica historias fabulosas sobre estos temas, historias de Michoacán, ella se apasiona contando y yo escuchando.

    Ha sido un placer encontrarme con tu escrito y poder editarlo en nuestra Agenda. Ah! A mí me encanta la Coca-Cola, aunque procuro no tomar muchos refrescos evitando calorías y azúcar, ya ves, otras multinacionales nos comen el coco para consumir zumos y hacer una supuesta vida sana.

    Un beso, Ccy.

    😉

  3. Neogeminis 17 noviembre, 2009 a 3:47 am #

    Hola a tod@s!
    veo que el tema ha despertado implicancias más que amplias. sobre la cuestión del consumismo y los males que genera me permito señalar que no hay que interpretar que “el malo de la película” es la multinacional que nos vende lo que no necesitamos, más bien creo que el problema mayor radica en nosotros, que no tenemos criterio para consumir lo que en verdad requerimos. Si alguien nos dice que la felicidad está en comparar tal o cual marca de lo que sea, me parece demasiado ingenuo pensar que el “delito2 está en quien lo propone, me inclino más a apuntar que somos nosotros los ingenuos que así lo creemos. en resumidas cuentas creo que los buenos publicistas nos venden las cosas de la forma que nosotros queremos comprarlas: si una sociedad es machista, es lógico que para vender lo que sea se ponga delante del producto una chica hermosa ligera de ropas. Si la sociedad tuviera una escala de valores distinta, seguro que los publicistas tendrían que armar sus campañas apuntando a otras cuestiones. Es válido también sugerir que las publicidades van formando a la vez, nuestra propia escala de valores, osea, la sociedad y el mercado de consumo se retro-alimenta en cuanto a los valores que se deciden fomentar. ¿Qué es primero, el huevo ola gallina?, ¿la sociedad o la publicidad consumista? Yo creo que hay que comenzar apuntando a la sociedad en cuanto a los principios que sustenta y se me ocurre que la cosa no depende exclusivamente de las multinacionales o del consumismo exacerbado, más bien de nosotros como sociedad, repito. en fin, todo un tema. Sobre el artículo final, me parece excesivo. Culpar a la coca cola de los grandes males del mundo es como demasiado, jejeje!!!

    un abrazo!

    • Jesu 17 noviembre, 2009 a 10:08 am #

      Quieres decir, Mónica, que la publicidad y el marketing reflejan las sociedades y responden a nuestros deseos profundos o caprichos más pequeños. En parte es así, sin duda, pero creo que pesa más el influjo, la manipulación de cerebros, guiar a los elegidos por los caminos del glamour y someter a los de abajo a la explotación mediante comportamientos masivos de consumo. Creo que es más fuerte el poder de la información transmitida con objetivos ideológicos o comerciales que la propia naturaleza social que supuestamente reflejan.

      Un abrazo, amiga!

  4. Nikté 20 noviembre, 2009 a 9:42 am #

    Solo cuento lo que se, lo que no significa que esté en lo cierto, pero la población más pobre se gasta el sueldo del día entre otras cosas en Coca Cola aunque no tenga para más, por otro lado siempre consideré que allí debido al calor tan sofocante por culpa de la humedad tan elevada daba pie a tomar bebidas como esta, yo que se, no sabía nada de esos ritos de los que se habla, no creo que de eso sean partícipes todos.

    Por otro lado no podemos echarle toda la culpa al poder de la publicidad en el consumismo, creo que somos lo suficientemente inteligentes como para no caer en ello y darle el valor a las cosas.

    También el sentirse que te falta algo y consumes mucho y ese día tras la compra y un desembolse importante de dinero, vomitas.
    Ese sería un caso de bulimia consumista. Quizás.

    Pensar, pensar, y no estoy pa pensar más.

    Un beso a todos

  5. lauelesan 27 abril, 2014 a 11:35 pm #

    Un placer encontrar tu artículo, mi búsqueda era referente a las costumbres de los tzotziles y me impactó encontrarme con lo que escribes. Acabo de regresar de visitar el templo el Viernes de Semana Santa y fue impactante encontrarme con esos tambos enormes dentro de la iglesia, llenos de pétalos de rosa, laurel y otras hierbas en las que algunos curanderos o chamanes metían uno vaso del que tomaban los fieles que iban pasando (yo me he tomado un vaso que me ofrecieron) y después te regalaban un ramo de flores y hierbas que pasaban por el copal e incienso y lo ponían sobre los labios de una virgen para luego entregártelo. Me hubiera encantado leer tu artículo antes de visitar el templo. Gracias!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 16 noviembre, 2009

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La intención de las siguientes líneas es informar de manera objetiva y contar con claridad una historia que espero les cree reflexión. El consumismo no sólo es una forma de vivir, sino de pensar, consumismo es la forma inmode…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: