Algo emotivo

7 Oct

Como publicidad de una compañía discográfica y a consecuencia del fallecimiento de Mercedes Sosa, llega a mi correo la transcripción de la carta de un dúo de música alternativa al que, confieso, no conocía. El nombre de la banda es Calle 13 y sus integrantes se hacen llamar Residente y Visitante (según acabo de averiguar en Wikipedia).

La carta que precisamente Residente (René Pérez) le dedica a la Negra me resultó muy emotiva, representando quizás lo que, para muchos, la voz de Mercedes significó y significa en sus propias vidas (me incluyo, por supuesto).

Transcribo a continuación el texto:

Estoy en el medio del océano atlántico. Sentado encima de una hamaca en una
islita llamada Ukuptupu. Rodeado por arena, una cerveza, varios insectos,
gente bonita durmiendo cerca, una libreta y mi bolígrafo de la suerte.
Mirando pa’ mi lado izquierdo, pa’ donde la neblina tapa el mar y la noche
tapa a las nubes comencé a recordar la primera vez que escuché a Mercedes
Sosa. Una voz fuerte que recitaba las palabras de León Greco, “Solo le pido a
Dios” y que se había metido por las orejas de Pinochet para sembrarle en el
tímpano las palabras de Julio Numhauser con “todo cambia”. Esa voz que
escuché le da esperanza a los habitantes de una islita que se ahoga en el
mar Caribe. Su voz me conectó con todo lo que la escuela no me quiso
enseñar. Me reveló todo lo que me trataron de esconder. Le inyectó vitaminas
a una colonia deshidratada, a mi isla Puerto Rico, una isla que lucha poco
porque sabe poco. La voz de Mercedes hizo que mi papá lanzara piedras cuando
había que lanzarlas. Logró que un pueblo que siempre había sentido miedo
sintiera menos miedo. Con su voz la bandera estadounidense se desaparece y
mi bandera parece que está sola. ¡Mercedes hace magia! Con su voz los
desaparecidos aparecen y abrazan a sus madres. Logró que el folklore se
escuchara más alto que una canción de Madonna. Le regaló sustancia a los
jóvenes. Hoy muere, pero su voz queda como referencia para futuras voces.
Mercedes Sosa fue una mujer que se atrevió a hablar como ningún hombre pudo.
Su voz es tan real como las necesidades latinoamericanas.

Mercedes Sosa

votar Ciudadana Mónica

Anuncios

4 comentarios to “Algo emotivo”

  1. Jesu 7 octubre, 2009 a 11:53 pm #

    …hizo que mi papá lanzara piedras cuando
    había que lanzarlas.

    Logró que un pueblo que siempre había sentido miedo
    sintiera menos miedo.

    Con su voz los desaparecidos aparecen
    y abrazan a sus madres.

    ¿Puede haber algo más real?

    Una vida tiene sentido cuando alguien dice todo ésto!

  2. Neogeminis 8 octubre, 2009 a 1:56 am #

    Me parece el mejor de los homenajes para una mujer que dio todo de sí a través de su voz y sus convicciones.

  3. Lala 8 octubre, 2009 a 4:48 pm #

    Esas palabras lo dicen todo de ella.
    Y qué todo tannn bonito!
    Que necesaria es la palabra, sobre todo cuando puede llegar a traves de la música al más pequeño lugar del planeta!

    Un besito

    Lala

  4. Jesu 14 octubre, 2009 a 12:39 pm #

    VIOLETAS PARA MERCEDES

    Se nos murió la gran dama,
    Negra Sosa, pacha mama
    de Corrientes,
    que bordó puntos y comas
    en las prisas del idioma
    de la gente.
    Martina Fierro de ley
    que sin dios, patria ni rey
    tiró p’alante,
    antes de decir adiós
    me propuso un blues a dos
    voces distantes,
    distintas, y, sin embargo,
    cerquita del ron amargo
    que consuela,
    que abruma, que mortifica,
    que suma, que santifica,
    que desvela.
    Cuando rompió la baraja,
    hizo del bombo su caja
    de Pandora,
    entre el mestizo y el yanqui
    se quedaba con Yupanqui
    hasta la aurora.
    Todos menos uno, dijo,
    provocando el acertijo
    de Cosquín,
    militante del futuro,
    no pudo con ella el muro
    de Berlín.
    Canto ancestral de Argentina,
    la más frutal de las minas,
    todo es nada,
    no sabe cómo la lloro,
    desafinando en el coro
    de las hadas.
    Madrina de los roqueros
    más intrusos, más villeros,
    menos brutos;
    en calle melancolía
    mi letra y su melodía
    visten de luto.
    Más de una vez la besé
    pero nunca olvidaré
    la noche aquella:
    aquel piano y su voz
    y mi sonanta y la coz
    de las estrellas.
    Me aterran las despedidas
    pero gracias a la vida
    de Violeta,
    Mercedes inventó el son
    que duerme en el corazón
    de los poetas.

    Joaquín Sabina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: