Algo más sobre un infierno

1 Sep
ojos

Por la memoria, la verdad y la justicia

Hoy se ha iniciado en Rosario, Argentina, una etapa histórica. Ha comenzado el primer juicio oral a represores de la Dictadura Militar por delitos de lesa humanidad.

Quizás para el grueso de la sociedad sea un hecho poco destacado. Las urgencias del bolsillo, las necesidades cotidianas, las banalidades con las que se nos bombardea desde los medios de comunicación,  ponen un velo sobre el dolor y el terror que se desató en el país hace más de 30 años.

No es de locos suponer que para gran parte de la sociedad argentina los horrores del pasado deberían estar ya enterrados y superados. Sin duda, para muchos de los que no sufrieron en carne propia las atrocidades de aquella dictadura, el comienzo de estos juicios es un tema más dentro de los titulares de los diarios, pero en cambio, para aquellos que sufrieron de cerca el terror, que supieron luchar y perseverar reclamando justicia a lo largo de tantos años, el haber arribado a esta instancia es un importantísimo triunfo.

No se puede pretender enfrentar el futuro sin que se haya esclarecido y juzgado los crímenes cometidos durante los años en que el Terrorismo de Estado pisoteó los derechos civiles ignorando cualquier idea de justicia o piedad. Éso es básico. La verdad tiene que surgir, los culpables deben ser condenados y la sociedad ha de asumir como propio un pasado vergonzoso imposible de soslayar.

Para quien quiera sumergirse en el infierno de lo que fue y que hoy debe ser juzgado y condenado, les dejo el enlace a una página construida con el esfuerzo y testimonio de las víctimas sobrevivientes, sus amigos y familiares, con el objetivo de recaudar y concentrar la mayor cantidad de información sobre los responsables, los centros de detención ilegal, la manera de operar, la desaparición de personas, y demás horrores de aquellos años de horror en donde el Infierno tuvo sede en Argentina y se llamó Dictadura Militar.

votar Ciudadana Mónica

Anuncios

4 comentarios to “Algo más sobre un infierno”

  1. Jesu 1 septiembre, 2009 a 12:36 am #

    Por la memoria, la verdad y la justicia… Como bien dices, algo tan abrumadoramente importante puede parecer poco destacado entre la maraña de pequeños asuntos que nos desvelan de la mañana a la noche.

    Sólo la fuerza incontestable de la perseverancia de las mujeres y hombres que persiguen sus causas sin descanso, posibilitan que la Historia se escriba con mayúscula, en contadas ocasiones.

    Un abrazo, compañera.

  2. Lala 1 septiembre, 2009 a 4:04 pm #

    Quiero pensar que a muchísima gente, aunque no le afectara directamente esa atrocidad, le interese que todo sea juzgado y esclarecido. No podemos ser tan pasotas…Lo justo es lo justo.

    Un beso

    Lala

  3. javier d 3 septiembre, 2009 a 12:02 pm #

    hola, hermana Mónica,
    voy, poco a poco, aterrizando por la república..
    Acá, en España, se hizo, durante la transición, un proceso consensuado de olvido sobre todo lo acontecido durante la larguísima dictadura franquista (40 años, más tres de “guerra civil” provocada por el golpe de estado)..
    muchos valoraron (y hasta siguen valorando) dicho “olvido”.. yo, en cambio creo que es un error que aún, hoy día, seguimos pagando… La ausencia de reprobación y condenas de conductas tan reproblabes y repugnantes, su “olvido”, sólo pueden servir para contribuir a que se repitan o mantengan en un futuro, ya sea cercano o lejano!!!..
    El presente y el futuro, se construyen siempre, a partir de nuestro pasado!!
    Un abrazo a todos y todas

  4. neogeminis 3 septiembre, 2009 a 2:58 pm #

    Totalmente de a cuerdo, Javier. el olvido (si es que alguna vez logra arribar) sólo se entendería después que el justo castigo ha sido aplicado a los culpables en juicio justo y además se han esclarecido los destinos finales de las víctimas. Cómo se puede imponer (aunque sea por “consenso”) a una madre el olvido del asesinato y tortura de su hijo, a un hijo, la desaparición de sus padres y el cambio de su identidad, a una sociedad la desaparición de 30.000 personas!…no, no puede caber el olvidos sin que primero se conozca la verdad, se asuman las responsabilidades y se castigue a los culpables, y aún así, me animo a decir que no es aconsejableel olvido, porque tener por siempre en la memoria los horrores pasados no sólo implica respetar a los muertos y reconocer a los enemigos sino, fundamentalmente , tener en claro lo que nunca se deberá repetir.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: