Polémica sobre el uso del velo islámico

20 Jul
burka

¿Quien es quién? ¿Hasta dónde llega el derecho de ocultarse?

Luego de leer el siguiente artículo me quedé pensando en cómo se puede complejizar e interpretar de manera tan disímil un mismo asunto.

Si bien es un tema que veo de lejos, ya que por estas latitudes no son muchas las mujeres que andan con vestimenta islámica, reconozco que tengo una postura muy definida: asocio el uso del velo y el burka al estado de sometimiento de la mujer dentro del extremismo del mundo musulmán.

Son varias ya las veces que me he explayado en cuanto al menosprecio que sufre el género femenino considerado como un cuasi objeto en una cultura injusta de machistas recalcitrantes. Sea en oriente como en occidente, los ejemplos del sometimiento femenino me indignan y los rechazo de plano. Por otro lado, me considero una persona que defiende el derecho de todos en cuanto a sus expresiones culturales y de la propia identidad.

Al saber de la polémica que surge en Francia a raíz del proyecto del gobierno de prohibir el uso del velo islámico, se me ocurre pensar que debe haber un justo medio entre quienes reivindican su derecho a manifestar su identidad cultural como lo asuman conveniente, frente a las consideraciones de seguridad que, por el otro lado, los que no forman parte de esa cultura, estiman imprescindible.

Si un inmigrante decide residir en determinado país, se presupone que acepta las leyes, restricciones y costumbres del mismo. Por el otro lado, un Estado debe respetar ciertos límites que alcanzan la libertad de los individuos de practicar su culto e identidad cultural, siempre y cuando no contradiga el derecho de los demás ni quebrante las leyes vigentes.

Es en ese marco que entiendo que la postura de las jóvenes musulmanas residentes en el mundo occidental que (aunque a mi manera de ver suene paradójico) defienden el uso del velo como su derecho de identidad, interpreto, resulta ser contrario y hasta agresivo a las costumbres de la cultura que las acoge.

El hecho de pretender andar con la cara totalmente cubierta negándose incluso a quitarlo para identificarse, pienso que supera su propio derecho y atenta contra la seguridad de los demás, no porque su vestimenta las asocie con grupos terroristas, sino porque el hecho de ver el rostro de nuestro interlocutor forma parte de nuestra correcta comunicación, además, asegura la identificación del sujeto, sea cual fuere el ámbito en que éste se encuentre.

Me vienen a la cabeza infinidad de situaciones en las que es imprescindible identificar a la persona con la que tratamos y convengamos que ir cubiertos de pies a cabeza no facilita las cosas.

Sé que el tema es polémico y por supuesto da para mucho debate, solamente quise, con este post, dejar abierta la posibilidad de seguir conversando.

votar Ciudadana Mónica

Anuncios

13 comentarios to “Polémica sobre el uso del velo islámico”

  1. alanthos 20 julio, 2009 a 11:38 pm #

    Tengo mis dudas al respecto de este asunto, Mónica.

    No puedo rechazar ninguno de tus argumentos, tanto en un sentido como en el contrario, y el resultado final de toda la disertación es adecuado y muy razonable. Pero no puedo dejar de sentirme incómodo en este tema, porque son arenas movedizas. Aguas peligrosas, plagadas de tiburones muy, pero que muy carnívoros. Y es que este tema roza los límites de la moralidad de ambos bandos.

    Por un lado, la ética de la seguridad y la igualdad; por otro lado, la ética de la identidad y la entidad separada de los pueblos. ¿Tenemos derecho a inmiscuirnos? ¿Es realmente una interferencia en sus costumbres, o un proceso paralelo a su integración en una nueva nube de costumbres, más amplias y ricas? ¿Es necesaria la intervención, o más bien una forma de soslayar el nuevo mundo globalizado en el que las diferencias culturales terminen siendo una cuestión de modas y mercados?

    No sabría decirte, porque cada vez que leo acerca de estos dos términos, el de la igualdad (entre individuos que no se reconocen como diferentes y, en consecuencia, desean cambiarse el uno al otro o ignorarse el uno al otro) y el de la identidad (de pueblo, de cultura, encarnados en uno de los individuos que los componen) enfrentados en una de las contiendas que este nuevo mundo nuestro nos propone, me mareo. No se trata de lo que puede hacerse, o de lo que no se puede hacer. Es sólo una cuestión de lo que es menos problemático para la mayoría de las partes implicadas. O eso creo.

    Opinar en este tema, mojarse en algo así, me resulta difícil. Porque aquí no hay una pura injusticia. Sólo hay dos libertades enfrentadas, cuyos legítimos usuarios se sienten con el mismo derecho de ejercerlas.

    Y eso me pone de los nervios.

    En todo caso, es un tema interesante. A ver qué se dice, que seguro que hay opiniones (enfrentadas o no) muy estimulantes.

  2. Neogeminis 21 julio, 2009 a 4:22 am #

    Es muy cierto Alanthos que es un tema ríspido. Pero se me ocurre pensar por ejemplo, que así como cualquier individuo con la cara cubierta que entre a un banco es considerado sospechoso, ya que se presume que está ocultando su identidad buscando evadir también las cámaras de seguridad, por qué no presuponer lo mismo de las mujeres que pretendan entrar igualmente cubiertas, sean islámicas o no.
    No se trata de impedir que no usen la vestimenta que juzguen apropiada, pero no se pueden resistir a que su rostro sea identificado. Además, si se hiciera esa excepción (por la que se supondría que todas las mujeres islámicas serían incapaces de aprovecharse de esa situación para cometer un delito, por ejemplo) quién impediría que cualquiera que quisiera ocultarse para realizar algún acto delictivo no recurriera a esa vestimenta para ocultar su identidad???…es muy retorcido suponer algo así???…además, lo que mencionaba sobre la comunicación, se vería con buenos ojos, por ejemplo que una maestra dictara clases con el rostro tapado????…sería eso conveniente para los alumnos, sobre todo los más pequeños?…no sé, creo que cuando alguien vive en un país determinado debe adaptarse a la generalidad de sus costumbres, por esa misma razón, recomiendan a las propias mujeres occidentales que si visitan algún país musulmán vayan al menos con la cabeza cubierta por no resultar demasiado ofensivas; a la inversa, creo que las mujeres musulmanas al menos deberían aceptar descubrirse el rostro en situaciones especiales donde la identificación lo requiera, de otra manera sería darles a ellas ciertas concesiones de impunidad que se podrían utilizar con fines ilícitos.

    Gracias por aportar al debate.

  3. Neogeminis 21 julio, 2009 a 4:26 am #

    Otra cosa, Alanthos, cuando planteas si tenemos derecho a inmiscuirnos en la identidad cultural de otros pueblos creo que en este caso no se trata de eso, ya que son los individuos de cierta cultura los que se trasladan a vivir en un país con cultura diferente, no a la inversa

    • alanthos 21 julio, 2009 a 12:23 pm #

      Correcto. Sin embargo, muchos países son virtualmente inhabitables en la actualidad, y creo que son francamente insoportables para muchas etnias menores que necesitan su propio espacio social y comunitario, con el que tal vez no cuenten. Por ello, necesitan un lugar donde vivir, una comunidad en la que manifestarse como desean ser. Si una sociedad induce o fuerza la supresión de características culturales específicas, podemos considerar que está destinada a convertirse en una civilización avasalladora. Cosa, que, por cierto, caracteriza a una sociedad “globalizadora”. Ejem.

      Aún y así, sería más adecuado plantear la duda desde un punto de vista educativo. Si un ciudadano ajeno a nuestra cultura permite que sus hijos se crien dentro del sistema educativo local, ha de estar preparado para abrazar costumbres y características locales, porque eso es lo que aprenderán en la escuela sus vástagos, lo que puede no ocurrir. Así pues, ¿debemos forzar la integración, lo que puede resultar en un rechazo por parte de los padres hacia sus hijos, o peor aún, un rechazo por parte de los hijos hacia la sociedad en la que viven que les margine y aparte del tejido social que les rodea, creando lo que se suele llamar “bolsas de marginalidad” -toma eufemismo- o forzar la tolerancia por parte de los demás alumnos y los ciudadanos nativos, solución que también puede inducir la misma respuesta en sentido inverso?

      En mi opinión, la idea es buscar un punto intermedio. Pero no tengo espíritu para forzar a la gente a abandonar el burka si las mujeres islámicas realmente quieren llevarlos (por supuesto, forzadas ni de coña, que creo que no he dejado ese punto claro antes); el pañuelo para el pelo me parece, directamente, aceptable.

      Por otro lado, la idea de que la seguridad merece más la pena que la identidad natural, bueno… es lógica, y surge de un punto de vista sensato. Pero tampoco logro tragarlo, lo siento.

      En fin, vamos a seguir hablándolo.

  4. Lala 21 julio, 2009 a 9:11 am #

    A mi me pasa lo que a Alanthos.
    Me mareo al tener que enfrentar esas dos libertades.
    No sé, es tan delicado.
    Llevar un velo, como llevar un piercing no hace daño a nadie.
    Sin embargo están las connotaciones negativas que supone llevar ese velo…
    Es complicado.

    Un beso

    Lala

  5. Javier D 21 julio, 2009 a 11:19 am #

    … Pues acá se planteó este problema hasta con el simple uso del Velo, sobre todo con las niñas, durante su período de asistencia a la escuela pública. Y es que tanto si esl velo o el Burka, los SIMBOLOS, su uso e interpretación, siempre originan conflictos!.
    En principio, yo lo tengo bastante claro: donde y cuando dicho Símbolo sea utilizado como expresión de dominación, de represión, y además IMPUESTO, !yo estaré en contra de su uso!!!… en cambio, donde y cuando dicho Símbolo sea utilizado como expresión de una identidad cultural y libremente asumida, !estaré a favor de respetarlo!… El problema surge cuando coexisten a la vez, en el mismo espacio y tiempo, ambas visiones de un mismo símbolo (resultado, por ejemplo, de la inmigración, o de cualquier otro asunto)… En estos casos, yo, al contrario de lo que suele suceder, soy partidario de que PREVALEZCA el símbolo como seña de identidad cultural… aún asumiendo el riesgo de que tras él, puedan existir significados distinto y rechazables!.. y esperando que sea un respetuoso intercambio cultural, el que permita desterrar dichos significados rechazables!!… En último recurso, si además de esos significados rechazables, se produjeran CONDUCTAS DELICTIVAS (abusos, maltratos, violencia de cualquier tipo..), éstas, como es obvio, deberán ser perseguidas y evitadas por las leyes, como ocurre con quienes no usamos dichos símbolos.
    Un abrazo
    PD: ¿te has fijado, Mónica, que en Internet, muchas y muchos, usamos burka?… con otro significado, claro está… !pero Burka, al fin y al cabo!

  6. Neogeminis 21 julio, 2009 a 3:36 pm #

    Es cierto Javier lo del “burka cibernético” me incluyo en lo de asumir un nick y no mostrar casi mis fotos personales, pero no me impongo en formavelada en la vida real negándome a identificarme frente a otros. No me “anonimizo” (si cabe la palabreja! jejeje)…me reservo mi derecho a mostrarme en parte, como respeto en cualquier individuo, inclusive las mujeres que asumen el uso del burka libremente (cosa que me cuesta bastante creer)…lo que cuestiono es el pretender andar TOTALMENTE cubiertas SIEMPRE, implicando esto un inconveniente para los demás, en cuanto a su inequívoca identificación y su correcta comunicación. Creo queel límite entre su indiscutible derecho a mantener su identidad cultural pasa por acatar las restricciones que se aplican para todos…y nadie que pretenda ir con el rostro totalmente tapado por cualquier lado, negándose incluso a identificarse abiertamente, pasará desapercibido sin ser considerado un potencial peligro para los demás

    (Me encanta ver que el tema genere debate, jejeje)

    un abrazo a todos!

  7. Jesu 21 julio, 2009 a 11:48 pm #

    Estoy leyendo muy interesado vuestras opiniones, quisiera dejar la mía con brevedad.

    Mi posición es bastante cercana a la de Mónica. Ya hemos debatido en anteriores ocasiones el tema, pero esta vez le has otorgado un enfoque diferente, hasta dónde llega el derecho a ocultarse. No creo que un banco dé un crédito a quien no se identifica o realiza una gestión encapuchado. No tomaría café (o chocolate) a gusto con alguien que oculte su rostro, mucho menos su alma. Las normas mínimas de educación, de ciudadanía, nos dicen cómo debemos comportarnos y creo que son sencillas.

    Tampoco considero que se nos pueda considerar burkas informáticos, curiosa expresión, antes al contrario, estamos diariamnte desnudando nuestras entrañas, mostrando lo que pensamos y lo que sentimos.

    Me interesa más el tema central, no creo que la libertad religiosa o cultural pueda justificar hábitos, conductas o ideologías que sean contrarios a la dignidad humana, en este caso, a la dignidad de la mujer. Existe una corriente de opinión encaminada a permitir de manera tolerante dichas costumbres al supuesto amparo de esa libertad, pero es un argumento erróneo, a mi entender.

    Y creo que sí podemos opinar sobre todo ello, aunque sea parte de otra cultura, de otra religión; con respeto, podemos y debemos opinar. Ninguna cultura, ninguna religión puede situarse por encima de los derechos fundamentales de los cuales nos hemos dotado, declarándolos, los hombres y las mujeres.

    Comprendo la cautela y prudencia de Alanthos y Javier D. No comprendo el comentario de Lala, es más, me parece como si no fuera tuyo. Llevar un velo no es como llevar un piercing. Sí hace daño. Hace daño a uno mismo.

    A todos, un abrazo!

  8. Javier D 22 julio, 2009 a 10:51 am #

    …Joo.. La Mónica y el Iesu, por un lado… y los demás !por otroo!… me tientaa!!… noo, que es broma… creo que en el fondo, estamos de acuerdo, lo que ocurre es que por escrito es difícil matizar, y a veces los matices son importantes… porque, a ver Iesu, ¿¿tú, de verdad crees que tiene mucho que ver, ese atroz burka impuesto en el integrismo, por ejemplo Iraní, y utilizado como instrumento para aniquilar a la mujer en todas sus dimensiones, y desde todos los ámbitos de aquella sociedad… con ese velo islámico, cubrecabezas, llevado por una niña magrebí, en Cataluña, que desde los cuatro años, acude a la escuela, y que con velo o sin él, probablemente acabará la universidad y ejercerá su profesión, como cualquier otra niña/mujer del estado español??…
    Yo, personalmente, creo que hay todo un abismo entre ambos “burkas”… creo que hay que ser demasiado estrictos para “confundirlos”… y ese es, para mí el peligro… que siendo tan estrictos, acabemos cayendo en otro INTEGRISMO, igual que el que pretendemos criticar o rechazar… Y a mí, personalmente, el INTEGRISMO que más me preocupa, es el INTEGRISMO OCCIDENTAL, no sólo porque es en el que vivo… no sólo porque es en el que dispongo de instrumentos para luchar contra él… sino, sobre todo porque cuando el INTEGRISMO OCCIDENTAL se ha puesto a CIVILIZAR y a INTEGRAR… !!!ufffff, cuánto daño ha hecho!!!… !!y cuanto daño sigue haciendo!!..
    PD: Acá, en España, también tenemos nuestros BURKAS autóctonos… y esta vez no me refiero a Burkas más o menos metafóricos, sino REALES, y bien reales… Claro que las mujeres que lo usan afirman llevarlos por “voluntad propia”, y por “motivos altamente espirituales y religiosos”… claro que, en este caso, la religión a la que se refieren también es autóctona, y además mayoritaria!!!… con lo cual, dichos burkas, en lugar de ser desaprobados y rechazados, !!son merecedores de reconocimiento social y público!!… evidentemente me refiero a los burkas utilizados por algunas confesiones de religiosas de la Iglesia Católica!!..
    Un abrazo

  9. Neogeminis 22 julio, 2009 a 2:38 pm #

    A ver, yo no cuestiono ningún velo, ni islámico ni católico, si es asumido por voluntad Y NO OCULTA LA IDENTIDAD. Sí me opongo a todo BURKA IMPUESTO y a cualquier VELO/MÁSCARA que cubra totalmente el rostro de quien lo porta, ya sea por motivos religiosos o potencialmente delictivos. Además, reivindico la LIBRE EXPRESIÓN humana como parte fundamental de la comunicación, cosa que coarta el hecho de llevar el rostro totalmente cubierto.

    A todos, un abrazo, sin máscaras o velos y colmado de expresiones sinceras de alegría y cariño.

    P.D

    UNA PREGUNTA QUE CREO DEMUESTRA TODAS LAS LIMITACIONES QUE EL VELO IMPLICA. ¿SE PUEDE DAR UN BESO SINCERO CON VELO/BURKA INCLUIDO??????????

    • Javier D 22 julio, 2009 a 8:00 pm #

      …. ajajajajjj… aayyyy.. Mónica, ¿por qué haces esta preguntaa?… ejej… ¿para tentarnos?… ejejj… vale, me doy por “tentadoo”… !creo que síiii!… ejej… pero sólo lo creo… ejejj.. así que estoy dispuesto a comprobarloo!!!… ejejjj…. a ser posible…. ejejj… bueeno, lo voy a dejar aquíiii… ejejj…
      PD: Y además, un abrazoo!!… ejejj

  10. inma 24 julio, 2009 a 7:29 pm #

    bueno es un tema muy delicado estoy en contra de lo que significa el velo ,pero por otro lado las personas que lo usan
    tambien tienen derecho a reivindicar esa señal de identidad,
    creo que es muy drastico prohibir algo asi de esopeton,creo que la sociedad deve basarse en el respeto mutuo,aunque como digo no estoy de acuerdo con todo el tema religioso que se le da la mujer ,no creo en una religion que menosprecia a la mujer, y podriamos remitirnos a mas de una que nos rebaja y denigra bastante , y no quiero liarme mas con este tema ,lo que tenia que decir ya lo he dicho chinpun …..
    besazossss neo pesiosaaaa
    un plecer leerte como siempre
    ….inma…..
    P.D: mi religion es hacer el bien sin mirar a quien…

  11. Neogeminis 25 julio, 2009 a 6:28 am #

    Muchas gracias, Inma por tu comentario y visita!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: