El fin de la pobreza y la muerte de los blogs

2 Jun

El jurado de los Premios Rei Jaume I, compuesto entre otros por 21 premios Nobel, llamó ayer la atención sobre la pobreza y el hambre en el mundo, que afectan a más de 1.000 millones de personas. Es el grueso de la declaración institucional aprobada ayer en Valencia.

Santiago Grisolía, presidente de la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados leyó el manifiesto, en el que se señala que la crisis económica debería aprovecharse para que las sociedades más avanzadas ‘reforzaran su compromiso con los países pobres y ayudarles a vencer la pobreza y el hambre’.

Las Provincias | 02.06.2009

Me pregunté al leer el titular esta mañana a quién le importa el fin de la pobreza, salvo a alquimistas, truhanes, hijos de la alegría y de poetas. Y a un grupito de bloguers horteras que desean fundar no sé sabe qué nuevas utopías, vaya asunto, si no nos aclaramos con nuestras propias vidas.

Yo me entero de muchas cosas tarde, excepto de las importantes y de las que quisiera no enterarme. El caso es que estaba reflexionando, no sé si por cansancio o por subir y bajar de mi nube, sobre el futuro incierto de ésto que llaman blogs o espacios, cuando descubrí que se vienen publicando ya un tiempo teorías al respecto de la muerte de los mismos; un movimiento que tuvo su punta alrededor del año 2005 y que, según los expertos, desde 2007 ha ido decreciendo. Unos afirman que se trata sólo de una lógica desaceleración (peligroso término) en su crecimiento, otros creen que se diluirán en nuevas redes sociales y servicios de microbloguing. Ahora que, al parecer asistimos al nacimiento de la llamada Web 2.0 y hasta la 3.0 que priman el sentido finalista y la vertiente humana en las actividades informáticas, vemos desdibujarse uno de sus más personales elementos.

Qué somos. Si no fuera suficiente cuestionar el ser en la vida real, nos obligan ahora las circunstancias a debatirlo en la virtual. A quién le importamos salvo a nosotros mismos. Tal vez muramos como si nada hubiera ocurrido. Nadie lo sabrá. No habrá lágrimas. Qué extraño todo.

votar Ciudadano Iesu

Anuncios

8 comentarios to “El fin de la pobreza y la muerte de los blogs”

  1. Neogeminis 3 junio, 2009 a 6:34 am #

    Creo que detrás de cualquier afirmación del tipo apocalíptica siempre hay alguna segunda intención. En este caso, me parece interpreatrque actualmente los blogs no son un producto que les resulte suficientemente satisfactorio a las empresas proveedoras…vaya a saber uno por qué cuestión de mercado han decidido apostar a las redes sociales y allí apuntan todo su arsenal. Pasará el tiempo y cuando ellos lo decidan pasará la “moda” de las redes hoy tan veneradas y surgirán otras panaceas. El mundo consumista es así, y la blogósfera no es ajena a esos principios. Sólo las necesidades reales e insatisfechas no caducan…como el hambre y la pobreza…y los únicos que realmente saben de qué se trata son quienes los padecen. Los demás, con mayor o menor grado de sensibilidad “tocamos de oído” y en general, de una u otra manera, sólo logramos calmar nuestras conciencias.
    A pesar de eso, sigo creyendo en el poder de la palabra. Oral o escrita, puede lograr vencer muchas fronteras.

  2. Javier D 3 junio, 2009 a 12:50 pm #

    … más que de “muerte” o “desaceleración”, yo utilizaría el término “asimilación”… La Realidad siempre tiene una potente capacidad para ASIMILAR todo… incluso LO VIRTUAL!!… aunque dentro de esa misma Realidad, siempre hay “elementos” que se resisten a “ser asimilados”… No sé, quizás, gracias a esos elementos la Realidad aún no ha conseguido autodestruirse… y, gracias a ellos, hasta es posible que esa misma Realidad… aún sigue existiendo!…

  3. Lala 3 junio, 2009 a 1:53 pm #

    Muerte de los blogs?
    Es la primera noticia que tengo!
    De todas formas pienso que como todo, si no es rentable, lo mandan enseguida al hoyo sin importar a quién hacen pupitar.
    Aunque es mucho mayor la importancia de tantas cosas, como el hambre, y mira también lo que les importa a los que podrían hacer algo al respecto…

    En fin, de momento, no nos moverán, no?

    Un beso

    Lala

  4. inma 3 junio, 2009 a 3:31 pm #

    “Y a un grupito de bloguers horteras que desean fundar no sé sabe qué ….”
    bien en este caso neo yo me considero una bloguer hortera ,sin intencion de fundar ninguna utopia
    solo intento protestar a treves de mi blog contra el hambre y la pobreza,no se quien es el artifice de este comentario ,pero si puede hacer mas al respecto que lo haga ,mi unica manera de aportar es informando y escribiendo,y por ello me quedo con esta frase:
    “A pesar de eso, sigo creyendo en el poder de la palabra. Oral o escrita, puede lograr vencer muchas fronteras.”
    o quizas sea mi derecho a pataleo ante la injusticia con la que me siento totalmente impotente.
    besos amiga
    …inma…..

  5. Neogeminis 3 junio, 2009 a 7:48 pm #

    Inma, se entiende que la frase “Y a un grupito de bloguers horteras que desean fundar no sé sabe qué”…es irónica, por supuesto!!!!…si no, caeríamos nosotros mismos en al volteada!
    Saludos esperanzados!

  6. Valeria 5 junio, 2009 a 7:48 pm #

    Creo que mientras contemos con las herramientas, siempre van a existir blogs, tal vez no en masa, por una cuestión de que no a todos nos gustan las mismas formas de expresión y una vez pasado el boom la cosa tiende a decantar, pero sí en una buena cantidad, a mucha gente le resulta atractivo el tema de poder expresar sus ideas dentro de un formato organizado y generalmente público (o sea el blog). El tema está, como bien dice Moni, en si los proveedores de las herramientas van a seguir interesados o no en este ámbito. Ya sabemos que las empresas como Microsoft apuntan solamente a lo comercial, así que seguramente los blogs por ese lado van muertos, jejeje, pero otras iniciativas pueden prosperar para que sigamos contando con recursos gratuitos para publicar lo que deseamos. Un abrazo y esperemos que, más allá del medio, siempre tengamos la posibilidad de expresarnos con libertad y madurez sin que nadie ajeno “administre” nuestras ideas.

  7. Saiph 6 junio, 2009 a 11:46 am #

    Creo que lo que hace a Internet el medio que es somos nosotros mismos. Nuestra muerte podría ser entonces la causa de su desaparición más directa, y sobre todo el desánimo que produce el irremediable paso del tiempo y lo inexorable del fin de las cosas. Pero yo mantengo que el fin no es, ni mucho menos, el objetivo ni el sentido de nada en sí mismo. Sirve a muchos para acelerar el pulso y darse prisa en acabar lo empezado. Son las acciones y no otra cosa lo que está en el mismo plano de la muerte y el hambre y los accidentes de tráfico, el cáncer. Son hechos que vemos, tocamos, olemos. Y sin embargo eso no es lo que importa. Lo que realmente importa es la conclusión de que no puede seguir muriendo gente de hambre. No es justo. Lo que importa es que hagamos lo que queremos hacer justo en el mismo momento en el que lo hacemos. Y bloguear, bloguear, bloguear. Por supuesto que bloguear. Incluso de exámenes sigo visitando estas páginas con las que me siento tan unido. No me digas que eso no es más inmortal que las lágrimas de quienes añoran o de quienes saben que van a tener que añorar tarde o temprano.

    • Jesu 6 junio, 2009 a 2:10 pm #

      Tienes razón, hablamos de Internet como algo frío e impersonal y en realidad su naturaleza y sus logros son los nuestros, somos nosotros mismos.

      (por cierto, no hace mucho tenías puesto un subnick… los blogs un día tomarán el mundo; me tienes que explicar por qué crees tanto en ello, yo soy escéptico en este tema, como he expuesto un poco en el post)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: