Alegría intensiva

29 May

votar

Alegría Intensiva | Asociación Civil sin fines de lucro

Alegría Intensiva | Asociación Civil sin fines de lucro

En forma puramente casual me enteré de una actividad muy loable que se viene haciendo regularmente en uno de los principales centros hospitalarios de la ciudad de Buenos Aires, el Hospital Nacional de Pediatría Dr. Juan P. Garrahan.

Allí, todos los martes en un horario determinado, un grupo de artistas (organizados como una asociación civil sin fines de lucro) viene realizando una importante misión: llevar alegría a niños enfermos u hospitalizados, sus familiares y a los profesionales de la salud que trabajan con ellos a través del arte clown.

Se trata del grupo Alegría Intensiva integrado por seis profesionales del teatro, el canto y la expresión artística quienes, en consonancia con una serie de experiencias de similares características piensan que llevar alegría a los niños internados es una forma concreta de ayudar a modificar positivamente la dura realidad hospitalaria.

En un ámbito donde el dolor, el miedo, y la incertidumbre forman parte de lo cotidiano, hacer reír es como abrir la ventana para respirar el aire fresco, explican desde su página web.

El grupo se sostiene gracias a los aportes de un grupo de Socios Financieros Fundadores y de quienes decidan sumar su contribución para sostener y expandir dicha actividad.

Entre las emotivas historias que van surgiendo de las experiencias del grupo, rescato una que me parece muy significativa en cuanto al valor que una sonrisa puede tener en el proceso de recuperación de un niño enfermo:

Esta fue una de nuestras primeras historias, que se dio al dar nuestros primeros en el Garrahan…

Malena estaba terminando de comer junto a su mamá. Su papá sentado a un costado conversaba con ellas.

Después de despedirnos de las camas del otro lado de la habitación, interrumpimos el final de su almuerzo trayendo nuestros disparates.

Stacatta comenzó a tocar la guitarra , Carlota cantó muy contenta “Manuelita” mientras Marta hacia de la famosa tortuga, mostrándole a Malena . Ella sentada en su cama reía y se tiraba para atrás como diciendo ¡que locas!!

Cuando la canción nombró al tortugo, entró Jesico en escena. Junto con Marta representaron la historia de amor.

Luego nos despedimos de Malena y sus padres. Ella se incorporó, bajó de la cama y nos siguió hacia otras habitaciones. Comenzó a interactuar con Jesico diciéndole que tenía cara de tomate y pelos de peluca.

Más tarde ya terminando nuestro trabajo por la sala de internación, el padre de Malena se nos acercó muy emocionado y nos dijo:

Les estoy muy agradecido, es el primer día de los cinco que llevamos acá que mi hija se ríe, se expresa, juega…

Emocionados también nosotros, le dimos un abrazo y nos fuimos sabiendo que ese día algo empezaba a cambiar para todos…

A modo de cierre de este artículo, transcribo el Código deontológico del grupo, que específicamente detalla las características de su actividad, los objetivos que se imponen y el espíritu que los guía.

Código deontológico de Alegría Intensiva Asociación Civil

Mantener la calidad y profesionalidad de las intervenciones sin limitar la calidad de los artistas, exige reunir los principios de Alegría Intensiva en un código deontológico. De esta forma, la participación en las actividades de Alegría Intensiva requiere el conocimiento, aceptación y aplicación de los principios básicos enunciados en este código.

Artículo 1

El artista que interviene en el hospital es un profesional contratado y remunerado por Alegría Intensiva. Ha sido formado en las artes del espectáculo y posee experiencia en ese campo. Recibe con Alegría Intensiva una formación específica del mundo hospitalario para comprender y respetar este medio y adaptar su intervención.

Artículo 2

En el hospital, el artista sólo realiza actos que proceden de su competencia artística. Está presente en el hospital para ayudar a los niños y a sus familiares a soportar mejor su hospitalización. Manifiesta con su actividad que el humor y la fantasía pueden formar parte de la vida en el hospital. Debe ser consciente de intervenir siempre para mejorar el bienestar, tanto de los niños y de sus familias como el del equipo de salud. Actúa siempre con respeto hacia el trabajo del equipo sanitario.

Artículo 3

El artista nunca interviene en solitario en el hospital, sino que siempre trabaja a dúo con su colega.

Artículo 4

El artista es responsable de sus actos en el hospital. Ejerce en sus intervenciones el respeto de la dignidad, personalidad e intimidad del niño y de su familia. Ejerce todas sus intervenciones con la misma conciencia profesional, sin tener en cuenta la procedencia de la persona, sexo, nacionalidad, religión, costumbres, situación familiar, medio social, educación y enfermedad. Si le piden su opinión, se abstendrá de manifestar cualquier observación que pudiera ser inadecuada, y velará por no hacer ninguna alusión desestabilizante sobre su propia procedencia, costumbres, convicciones religiosas y políticas.

Artículo 5

Se exige al artista el secreto profesional y confidencial. El secreto se refiere a lo que le ha sido confiado, pero también a lo que ha visto, oído, leído, constatado o comprendido sobre la identidad y el estado de salud de los niños. Se exige discreción en todos los lugares tanto en el interior como fuera del hospital (ascensores, vestuarios, lugares públicos, etc.)

Artículo 6

Para asegurar la calidad de sus intervenciones, el artista posee, actualiza, y perfecciona sus conocimientos artísticos (técnicas de clown) y teóricos (desarrollo del niño, formación sobre sus patologías, vocabulario hospitalario, el dolor en el niño, la muerte, etc.)

Artículo 7

El artista vela siempre por la seguridad del niño. Ni en su interpretación, juegos, accesorios y desplazamientos debe exponer al niño a una situación de peligro.

Artículo 8

El artista conoce, respeta y acata el reglamento interno, reglas de higiene y seguridad específicas del hospital.

Artículo 9

El artista no toma partido cuando le transmiten quejas concernientes al servicio hospitalario, problemas personales entre el personal y problemáticas de gestión.

Artículo 10

En ningún caso, el artista acepta una comisión o propina por sus intervenciones.

Artículo 11

El artista deberá abstenerse de hacer declaraciones a los medios de comunicación sin autorización previa de la asociación.

Artículo 12

En ningún caso los artistas pueden emitir comentarios, positivos o negativos, sobre los socios financiadores o partners, que sustentan económicamente el proyecto.

Ciudadana Mónica

Anuncios

8 comentarios to “Alegría intensiva”

  1. Jesu 29 mayo, 2009 a 12:58 pm #

    Alegría intensiva… me ha impresionado el nombre!

  2. Nikté 29 mayo, 2009 a 7:48 pm #

    Esta es una labor tan gratificante…dan ganas de hacerse payaso, de hacer algo por los demás.

    He tenido tantas experiencias parecidas a estas y sin ser artista ni tener nociones, pero en fin. Un hospital es más que un lugar donde habitan enfermos, es una oportunidad de ser más humano con el otro.

    Te voy a contar algo entre tantas anecdotas

    Un mañana, me tocó ir al hospital de día. Allí solo hay enfermos de cáncer que necesitan transfusiones de sangre o plaquetas. Si no están muy mal, se pasan casi el día entero allí sentados-hasta le sirven el almuerzo en bandejas-o bien en una cama si ya su estado es muy avanzado.
    Pues bien, como te digo…me tocó llevar unas bolsas de sangre a una señora que estaba en cama. Estaba sola, no había ningún familiar con ella. Como era mi costumbre, no solo tomaba una pequeña muestra de sangre para comprobar su grupo sanguineo, además intentaba darles chachara, hacerlos reír de algún modo. Siempre lo conseguía.
    Pero aquella mujer no respondía pesar de mis esfuerzos. Así que una vez hecho mi trabajo y dandome por vencida, tomé mis cosas y me dirigí hacia la puerta. Estaba ya casi fuera, cuando me volvi de nuevo a aquella cama.
    Me acerqué y esta vez ya no hablé, ni intenté hacer reír, lo único que hice fue darle un beso-algo poco profesional-y aquella mujer me devolvió una mirada de ternura tan grande que jamás la olvidaré.

    Eso era todo lo que necesitaba

    • Jesu 31 mayo, 2009 a 7:14 pm #

      Vaya, qué historia tan bonita! 😉

      Así que repartes besos por ahí…

      (me pondré en cola)

  3. Neogeminis 29 mayo, 2009 a 7:59 pm #

    Nikte!
    conmovedora anécdota!…qué más que eso podría necesitar esa mujer!..afecto, puro afecto!

    Suerte que seguiste tu impulso!

  4. Nikté 29 mayo, 2009 a 8:06 pm #

    Neogeminis, no quiero cerrar esto quedando la impresión, de que fui la que hice algo, yo también la necesitaba.
    Nos dimos la una a la otra.

  5. Neogeminis 29 mayo, 2009 a 9:30 pm #

    Cualquier tipo de afecto se hace, por lo menos, de a dos, así que se comprende.
    Un abrazo.

  6. ANA 10 julio, 2010 a 4:06 pm #

    ALEGRIA INTENSIVA ES AMOR INTENSIVO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: