Un ángel azul

2 Abr
Un ángel azul

Albert Casals | fundació Step by Step

A veces, felizmente, comprobamos que entre nosotros, efectivamente hay ángeles.

 

No en el sentido estrictamente celestial, pero sí en cuanto a lo especial de esas almas que habitan circunstancialmente un cuerpo humano. Tal convicción no es producto de algún divague new age o una fantasía seudo religiosa. Surge al tomar conocimiento de las adversidades que han debido sortear a ciertas personas y cómo ellos responden a esas circunstancias. Su actitud de vida, más que elogiable, lejos de ser una salida individual que apunta a su propia supervivencia, tiene un significado mucho más amplio y que bien puede ser interpretada como un incentivo para quienes a veces, llegan a pensar que vivir no tiene sentido (a propósito, no digo ejemplo porque ese término no me termina de gustar – tratar de emular las acciones de otros puede restar libertad a las nuestras y éso no me parece muy positivo).

n572179629_1390684_3844052

Centro de recuperación para lesionados medulares

 

 

 

 

 

Usando esta introducción como estímulo para que les entre la curiosidad por saber de qué persona estoy hablando, les dejo el enlace a una página donde podrán conocer mucho de alguien digno de destacar, a quien yo, por esos cruces que se dan en la blogosfera, conocí gracias a la mediación de una amiga y a quien agradezco por acercarme a este ángel azul tan especial.

 

 

Ciudadana Mónica

Anuncios

10 comentarios to “Un ángel azul”

  1. Alanthos 3 abril, 2009 a 1:56 pm #

    ¿Alguien más se pregunta cómo es capaz este chico de ser tan maravillosamente capaz y, a la vez, de ser tan majo? No sé, he visto los videos de TV3 que tiene enlazados en la página de la Fundación, y… bueno…

    Tengo un nuevo ídolo. El aventurero de pelo azul.

  2. neogeminis 3 abril, 2009 a 2:01 pm #

    CReo que es una maravilla!..por eso lo de ángel…porque tiene magia que invita a ser compartida!

    Me alegro que haya gente de esa calidad humana!
    Saludos!

  3. Jesu 5 abril, 2009 a 11:46 pm #

    Verdaderamente fascinante el vídeo de la entrevista. Todo el rato preguntándole al chaval sobre los inconvenientes y obstáculos que se puede encontrar en sus viajes y él a todo responde -antes aún de responder- con una sonrisa. Como si nada le impidiera su camino. Una actitud, solamente, puede romper todas las barreras, rodear de felicidad a quien te rodea y convertir tu vida en la de un ángel azul.

  4. Penélope 6 abril, 2009 a 4:10 pm #

    La clave está en la actitud ante las cosas.
    Y el inconveniente es que no podemos imponernos una actitud, sino que la tenemos o no…
    La suerte es tenerla!
    😀

    Un beso

    P

    • Jesu 7 abril, 2009 a 11:48 am #

      Es importante lo que dices, Penélope. Aunque lo matizaría. No podemos impornernos una actitud, pero sí podemos moldear nuestras actitudes y procurar armarnos de valor positivo. No obstante, es cierto que determinadas personas tienen la suerte de ser más proclives a generar actitudes positivas y a veces no nos damos cuenta del esfuerzo sobrehumano que otros hacen -hacemos- para mantener voluntades firmes, valientes, positivas y flexibles, ante las adversidades de la vida. Es complicado. Ves! Otros verán ésto muy fácil.

  5. neogeminis 7 abril, 2009 a 1:25 pm #

    Es muy cierto. El grado de permeabilidad frente a las adversidades es muy difícil de manejar para muchos de nosotros y eso hace que se caiga inmediatamente en el miedo, la frustración o la depresión. Personas como Albert parecen haber nacido con (o han forjado?) una personalidad mucho más independiente de lo que para la mayoría serían grandes limitaciones o impedimentos. Es admirable.

  6. Jesu 7 abril, 2009 a 1:55 pm #

    Otra gran cuestión, pues.

    ¿Es así Albert, es su naturaleza o ha recibido una educación realmente admirable?

  7. neogeminis 7 abril, 2009 a 7:04 pm #

    Creo que las dos cosas se combinan. Somos nosotros y nuestras circunstancias dicen. Y ese “somos” es una rara mezcla de “ser” y “hacerse”, creo yo.

  8. Alanthos 8 abril, 2009 a 12:53 am #

    En este caso concreto, yo diría que estamos ante el ejemplo claro de que la adversidad saca lo mejor del ser humano. No importa cuál sea el problema, Albert puede superarlo porque ya ha superado cosas peores antes…

    Además, si desde niño le han ayudado a enfrentarse a esos problemas con una sonrisa, debe tener una idea muy clara de que sonreir es imprescindible… y agradable. ¿Educado o nacido? No, yo creo que todo tiene peso… ¿qué pesa más? A elección del usuario. Pero yo creo que es su actitud ante su enfermedad la que le ha convertido en lo que es, nada más.

    Pensándomelo bien, no creo que su madre le dejara salir de casa de buenas a primeras en silla de ruedas, ¿no? Algo deben haber tenido que ver en el hecho de cómo es (y de lo que hace).

    • Josefa Iglesias Martín 26 abril, 2009 a 9:18 pm #

      Lo vi la noche del viernes en La Tribu. Me fascinó su alegría de vivir, su vitalida, su todo. Me dió una grandisima lección. Ojalá todos fueramos como él (incluida yo) que le doy mas importacia a como voy a llegar a fin de mes que a llegar a fin de mes y hacer la vida de los que quiero feliz. Gracias Albert

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: