Elecciones gallegas y vascas

2 Mar
Galería de soyignatius | flikr

Galería de soyignatius | flikr

    

    

    

    

Así lo ha visto la prensa

    

    

    

    

   

 

        

Comenzar una legislatura es estrenar una etapa nueva de vida en común, cuatro años casi tan blancos como este espacio de página deberán colorearse con palabras que cobren vida.

    

Ciudadano Iesu

Anuncios

8 comentarios to “Elecciones gallegas y vascas”

  1. Jesu 2 marzo, 2009 a 9:18 pm #

    – Jesu… te parece bien la tontería de frase que has dejado!

    – Hummmm, sí. Me parece bien por dos razones:

    1. Porque no tengo tiempo para más.

    2. Porque estoy cansado de los sesudos estudios y analíticas pre y post electorales, adivinar por qué sube quien sube, por qué baja quien baja, hacer miles de cábalas, jugar con los escaños como en una feria, hacer todo -en fin- excepto lo que hay que hacer: tratar los problemas de la gente, afrontar lo que de verdad importa, poner en práctica las ideas con afán constructivo, desde el diálogo y el consenso, si es posible.

    (cada vez entiendo más a quienes se desencantan de la política, espero no me pase a mí)

    😐

  2. alanthos 3 marzo, 2009 a 12:20 am #

    Je… tenemos que sentirnos desencantados con la política, pero no deberíamos sentirnos hundidos. En mi opinión, sentirse satisfecho con nuestra clase política es ser demasiado ingenuo. Sólo hay que mirar los periódicos (de ambos lados) para alcanzar el principio de un bosquejo global.

    Ambas partes tienen dinero, recursos y seguidores más que suficientes para “luchar” a muerte por su victoria en las siguientes elecciones, pero no pueden ganar el alma de los votantes. Cada persona (cada ciudadano) debe ser sincero consigo mismo cuando vota, o aún más, cuando funda un partido político. En mi opinión, ese es el núcleo mismo de una democracia con un pueblo bien informado (que es el objetivo final de cualquier Estado, en mi opinión, en lo que a ordenación política se refiere); si decidimos tomar partido por un lado u otro, se acabó. No tenemos nada nuevo que decir.

    Si estamos en una democracia es para aportar cosas nuevas, creo yo. No para apoyar a quienes vienen haciendo lo mismo que ya se ha hecho (más aún cuando ya se ha demostrado que es un error); aunque debo reconocer que todo el mundo tendrá sus puntos fuertes, casi todos los partidos políticos dan más problemas de los que resuelven.

    Por eso, Jesu, creo que el desencanto de la gente es comprensible… y, hasta cierto punto, me hace sentirme entusiasmado. Revela que los ciudadanos todavía piensan por sí mismos y se dan cuenta de que las cosas no funcionan.

    Ojalá la gente no se quedara en “las cosas no funcionan, así que no voy a hacer nada para resolverlas”. Ojalá nuestra sociedad fuera guiada por el principio de “las cosas que no funcionan deben cambiar; si puedo hacer algo, debo hacer algo para cambiarlas…”

    Con respecto a las portadas de ambos periódicos que aparecen en primera plana, en fin… hablan por sí mismas.

    PD: Espero no haber sonado excesivamente cínico, pero es que, cada vez que pienso que todos los políticos de alto nivel que no han dimitido ya (muestra de honradez, en mi opinión, cuando la dimisión está justificada) estarán buscando una forma de mantenerse en sus cargos o de trepar por encima de los cadáveres de otros… en fin, me da mala espina. Por no decir náuseas.

    PDD: Releyendo mi comentario, no estoy muy seguro de si me he pasado… ^^U Perdón.

  3. Neogéminis 3 marzo, 2009 a 3:29 am #

    Yo sigo creyendo que cualquier democracia, con todos sus falencias, es muy superior y deseable a la carencia de ella.
    Lo dice alguien que habita en un pais que todavía está aprendiendo a balbucear democráticamente.
    Mis mejores deseos para que este nuevo período sea de crecimiento.
    Saludos!

  4. alanthos 3 marzo, 2009 a 9:28 am #

    Creo que fue Winston Churchill el que dijo: “la democracia es la peor de todas las formas de gobierno… exceptuando a todas las demás”.

  5. Jorge 4 marzo, 2009 a 10:09 pm #

    Yo, que estoy satisfecho con el resultado de ambas (sí Jesu, con el de las gallegas también, porque ha demostrado, por lo menos, el amor de los gallegos en si mismos, y su tan famosa tozudez) sí comparto la realización de los “sesudos” análisis electorales, más que nada porque si no se aprende qué es lo que castigan o premian los ciudadanos con su voto, poco se puede avanzar para mejorar sus vidas y cambiar lo que se ha hecho mal. El problema surge cuando sólo se piensa en eso, en los votos, y no en las personas que hay detrás, que debe ser el objetivo final de esos análisis. Guerra dijo en un mitin: si queréis ganar sólo para gobernar, sólo para administrar, no contéis conmigo; pero si vais a gobernar para cambiar las cosas, yo estaré con vosotros. Pues eso -y mira que a mí Alfonso Guerra no…-

    Yo -vuelvo a empezar con un yo, que hoy estoy que me encanto- también estoy desencantado con mi clase política, y además no aspiro a que deje de ser así. Creo que si hay un campo en la sociedad que no debe caer nunca en el terreno de la satisfacción y la complicidad es el de la política: siempre habrá algo más por hacer, siempre una injusticia por solucionar, siempre un camino por abrir.

    Y esas dos portadas, Javier, a mí me han gustado mucho. ¿Y sabes por qué? Porque demuestran, primero, que el periodismo tradicional está muerto, y segundo, que la independencia es una ensoñación lejana. Más genial era el editorial de El Mundo, que se jactaba de haber ganado las dos elecciones, tal y como si se presentase Pedro J.

    Jesu: tu actitud en este post no es tonta, es una demostración de grandeza y espíritu democrático y de compromiso social.

    Suerte a los vascos en su nueva etapa y, por la parte que me toca y que llevo en el corazón, un abrazo a todos los gallegos, porque aunque nadie haya entendido su mensaje, y otros se empeñen en taparlo, lo han dicho bien clarito.

    Saludos para todos.

  6. Javier 5 marzo, 2009 a 6:11 pm #

    En fin… para mí, Jorge, que el periodismo tradicional no está muerto, sólo suprimido… o enterrado bajo el torrente de obras “oficialistas” de un bando y otro. Es manipulación de la información, y lamento decirlo de una forma tan cruda, pero sólo hay que ver cómo se habla en las principales cadenas de televisión sobre las protestas universitarias en nuestro país contra Bolonia, o sobre la discusión en el programa de entrevistas 59 Segundos (TVE) que se llevó a cabo alrededor del tema.

    El tratamiento de la información no fue “tendenciosa”. Fue algo más. ¿Se me entiende si digo que fue “arbitrariamente jovial y agresiva”?

    Lo mismo pasa con la política. Entre ABC y El mundo hay ciertas diferencias (lo mismo que con el País y Público, supongo, también las habrá, pero bueno); pero coger el kiosko y poner las cosas de la manera menos clara posible, para que lleve a confusión y a malinterpretación (por parte, y eso es lo grave, de los lectores que ESTÁN DE PARTE DE LOS EDITORES) convierte a los periódicos en una facción bastante, ehem, coherente con su trayectoria “ideológica” e incoherente con la independecia que debería ser el ideal auténtico de un medio de comunicación.

    En fin, qué le vamos a hacer. A ver si aparecen periodistas capaces de informar de la manera más objetiva e imparcial posible. Que ya reconozco que, con el percal que hay, será difícil.

  7. Jorge 5 marzo, 2009 a 10:55 pm #

    Estando de acuerdo con algunas cosas que dices, he de hacer una puntualización: el periodismo no aspira a ser imparcial, esa es una de las mentiras mejor instaladas en la sociedad. El periodismo debe ser independiente -que por cierto, no es lo mismo que imparcial- y plural, pero no, no imparcial. De hecho, los periodistas que se autodefinen como imparciales a mí, personalmente, me dan un mal rollo tremendo. No, no me gustan.

    Buscar la imparcialidad periodística es buscar el engaño y, además -y no lo digo por ti- no entender en qué consiste esta profesión.

    Un saludo.

  8. Alanthos 5 marzo, 2009 a 11:09 pm #

    Ummm… sí, ya veo. Es una matización muy adecuada. No se me había ocurrido.

    Gracias. La verdad es que, aunque es una idea sencilla, es bastante ingeniosa (más de lo que puedo alcanzar a concebir yo, por lo que se ve ¬¬ debo estar perdiendo facultades). Al fin y al cabo, los periodistas también son personas. Despersonalizar su trabajo es otra forma de asesinar el espíritu del mismo… ¿supongo? En fin. No sería adecuado.

    Es sólo que, realmente, el concepto del periodismo independiente está demasiado penado hoy en día. No sé, no sé… casi todo lo que veo en los medios de comunicación me parece a) oficialista (me gusta ese término, lo siento ^^), b) sensacionalista o c) publicidad descarada. Por lo tanto, no sé yo… Al fin y al cabo (seamos sinceros) alguien que no pone su corazón en lo que escribe no disfruta lo que hace… y si no disfrutas lo que haces ¿por qué lo haces?

    Bueno, ya vale de balbuceos sin sentido, Javier. Gracias por tu puntualización. Me hacía falta ese punto de vista, de veras. Gracias. ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: