Lágrimas

3 Feb
Nerea Camacho, Premio Goya a la mejor actriz revelación por Camino

Nerea Camacho, Premio Goya a la mejor actriz revelación por Camino

Federer, desolado

Federer, desolado

 

 

Me gusta la gente que llora. A mí me gusta llorar. Reír es muy bonito, sonreír aún más, pero es aprendido, es un artificio. A llorar no se aprende, nacemos llorando. Y no es que quiera defender la vida como un valle de lágrimas, no, qué va. Sé feliz, al máximo. Y cuando seas testigo de una lágrima, conmúevete, porque esa personita está sintiendo algo profundo, alegría, tristeza, rabia, placer, dolor, odio, amor, ilusión, desespranza o todo junto. Está viviendo y está luchando. Somos porque lloramos.

    

    

Ciudadano Iesu

Nadal abraza a Federer, tras ganar el Open de Australia

Nadal abraza a Federer, tras ganar el Open de Australia

 

Anuncios

17 comentarios to “Lágrimas”

  1. inma salat 4 febrero, 2009 a 12:36 am #

    ayyyy neo y cuando se derraman de alegria es lo massssss, besos y abrazos…inma…

  2. neogeminis 4 febrero, 2009 a 4:07 am #

    Creo que, a diferencia de la risa, las lágrimas suelen venir con un “filtro” que le colocamos por miedo a mostrarnos vulnerables o débiles. Son contadas las ocasiones en las que, por lo menos para mucha gente, llorar está bien visto sin que sea considerado una debilidad. Los que son “de lágrima fácil” muchas veces son catalogados como poco aptos para enfrentar los vaivenes de la vida en forma adulta. Mostrarse “duro”, logrando contener las emociones es sinónimo (para muchos) de autocontrol y fuerza eso es muy valorado en esta sociedad, pero con esa actitud se corre el riesgo de sentir verdadera empatía con nuestros semejantes y el dolor ajeno no es sentido como real.
    …soy de las lloronas, aclaro! jejeje

  3. Alanthos 4 febrero, 2009 a 9:29 am #

    ¡Anima bastante leer de vez en cuando algo emotivo! Gracias, Iesu.

    Por cierto, emmm… ¿soy yo, o hasta Federer tiene un límite? A partir de ahora, cuando se cruce con Nadal acabará dejando caer la raqueta y saldrá corriendo. El pobre hombre no está teniendo demasiada suerte… pero claro, Rafa es mucho Rafa.

    Quiero ver Camino, pero no la echaron en Huesca. Oo ¿Por qué?, me pregunto.

  4. Penélope 4 febrero, 2009 a 2:52 pm #

    La última imagen me emociona.
    Lo vi por la tele, esos momentos posteriores al partido.
    Y es sumamente agradable ver que a pesar del disgusto de
    la derrota o de la euforia de la victoria, ambos son
    capaces de quererse.
    Debería ser ejemplo para todos!
    Qué bonito me pareció!
    Qué bonita imagen!
    A pesar de las diferencias, estamos las personas, verdad?
    😀

    Un besito

    P

  5. sara 4 febrero, 2009 a 3:16 pm #

    Estos dos casos en concreto que has puesto en las fotos creo que nos conmovieron a todos. Vamos, yo también eché mi lagrimilla al ver la emocion de esas lagrimas. Y si, una lagrima, casi siempre, es mas intensa una sonrisa y mucho más que una carcajada. Solo me mosquean las lagrimas de cocodrilo, que también las hay…. y mucho.

    Besos

  6. Nikté 4 febrero, 2009 a 7:46 pm #

    ¡¿Cómo que sonreir es aprendido?!
    En eso discrepo contigo. Tanto las lagrimas como las risas son propias del hombre, es más: los animales lloran pero no pueden reir, al menos como nosotros.
    Esas carcajadas que te hacen doler la barriga, la boca…salen del alma, cuando son verdaderas, al igual que las lagrimas, porque pueden que estas, algunas, sean ficticias.

    Y estoy con nuestra Penelope, que imagen más hermosa y que lección de humildad dió Nadal el otro día.

    Un besote, Jesus

  7. Nikté 4 febrero, 2009 a 7:47 pm #

    Ah, y para la próxima, cuando vengas por mi casa, no te vayas sin decirme que has estado.
    No sabes lo que duele eso, ser observada por otro, solo eso.

  8. Jesu 4 febrero, 2009 a 8:27 pm #

    Lo que pasa, querida Nikté, es que te encanta reír. Y éso es fabuloso! Y sí, sólo el ser humano sabe hacerlo así, tienes razón en éso. Pero sigue siendo aprendido. Cuando tienes a un niño pequeño tarda unos cuantos meses en sonreír por primera vez. Un buen día, después de pasar horas y horas enseñándole a reír, contándole historias que aún no comprende y poniendo mil caras de mono mientras le aprietas los mofles, un buen día el buen señor o señorita, va y se ríe. Y ése es uno de los momentos más fascinantes de la vida. De la suya y de la tuya. Pero sigue siendo aprendido. Para el niñito y también para el mayor, será siempre más natural llorar, la prueba son los millones de rabietas con los que nos fastidiará a más no poder. Pero bueno, voy a estudiar tu tesis, pequeña.

    Cuando voy a tu casa me gusta no decir nada, parece que meto la pata.

    Un beso.

  9. isa 4 febrero, 2009 a 8:58 pm #

    Hola Jesu!
    Que sorpresa ehhhh!
    Vaya agenda más chula tenéis montada! Enhorabuena.
    Estoy contigo a medias en lo de las lágrimas y las sonrisas, me explico. Según “creo”, si bien lo primero que hacemos al venir al mundo es llorar, hay ecografías que demuestran que el bebé ya en el seno materno es capaz de sonreir, (yo lo he visto en un reportaje) y hasta soñar!
    Luego una vez nacemos, si que es cierto, bajo mi punto de vista, que es más natural el llanto como una forma de expresar las necesidades del bebé y que la risa te “la regalan” a base de hacerles miles de carantoñas o mostrándoles estímulos como juguetes o cosas así.
    Pero ya cuando crecemos ( de adultos), mostrar una sonrisa no siempre es reflejo de tu propia espontaneidad, a veces es por cortesía, por educación, por intentar seducir, incluso para manipular la empatía de otras personas (vamos, por falsedad).
    Sin embargo, rara vez lloramos delante de los demás de manera forzada (que también a veces), pero nos cuidamos mucho de que nadie nos vea así…. yo por lo menos.
    En fin que para nada que escribo me enrollo como un persiana.
    Sólo quería saludarte,
    Recuerdos de tu espalda perfecta

  10. jose 5 febrero, 2009 a 8:20 am #

    Lanzo una pregunta ¿es más humano el que exterioriza sus sentimientos?
    Desde luego para mi no (¿habré visto demasiadas lágrimas y risas falsas?)

    P.D: “…Y cuando seas testigo de una lágrima, conmúevete…”
    Discrepo totalmente, pelar cebollas no es nada conmovedor (jejeje)

  11. Alanthos 5 febrero, 2009 a 8:53 am #

    Vamos a tener que hacer un post sobre las sonrisas, por lo que se ve… ^^

  12. Elena 5 febrero, 2009 a 10:46 am #

    AMI TB ME GUSTA LLORAR.

    No ví lo de los premios Goya pero lo de Federer fué impresionante y
    Nadal que campeón en todo!!!

    Bss

  13. Paco 5 febrero, 2009 a 10:48 am #

    Bueno, el ejemplo de Nerea Camacho llorando después de decir que desde que estaba en la barriga de su madre sabía que iba a ser alguien importante, no lo consideraría yo un ejemplo (valga la redundancia ejemplar).

    Un saludo

  14. Jesu 5 febrero, 2009 a 5:55 pm #

    Hola Isa! No puedo creer que seas tú! Creo que voy a desmayarme, jaja, como en los buenos tiempos!

    En cuanto a la risa y el llanto, de adultos, estamos bastante de acuerdo. Y referente a lo que explicas antes, es muy interesante. Sí, me parece que hay estudios que dicen que el bebé en el seno materno sonríe, también hay quien opina que son movimientos reflejos. Y lo de soñar, bueno tú seguro que soñabas allí ya, de éso no tengo la menor duda! Y espero que esos sueños no fueran tan difíciles e indescifrables.

    Te espero aquí, vuelve. Y déjame besos.
    Hasta pronto, espalda perfecta, maremoto profundo.

    Jose, a mí sí me parece más humano quien exterioriza sus sentimientos. Cada vez somos más máquinas.

    Hola Elenita! Jaja… Os presento a todos a Elena, alguien muy especial.

    Sara, te quedas de comentarista fija y sin rechistar.

    Paco, no vi lo que cuentas de Nerea Camacho, pero lo podemos arreglar pensando que… hummmm todos somos importantes por el hecho de estar en la barriga de alguien.

    Javier Alanthos, acaba los exámenes y encárgate del post de las sonrisas, más los que tienes pendientes, el de Obama y el de Tengo una pregunta para usted (para éso te teletransporté) y otros doscientos más a tu elección.

    Estoy aburrido.

    😉

  15. Valeria 5 febrero, 2009 a 7:49 pm #

    Soy muy llorona -también adicta a reirme de cualquier cosa-, lloro por emoción, por tristeza, por empatía con el que está mal, lloro cuando estoy feliz y cuando tengo temores, lloro al ver una peli y también al ver alguna escena imperceptible por la calle. Igual no te imagines que soy un mar de lágrimas todo el día, je, además es raro que alguien me vea llorar, lo mantengo en una disimuada intimidad, creo que porque no quiero andar explicando de dónde sale cada lágrima, me lo reservo. Un abrazo!

  16. neogeminis 5 febrero, 2009 a 7:59 pm #

    Me encanta lo ameno que se está armando este diálogo entre viejos y nuevos amigos…y ya sean las lágrimas o la risa, lo que nos ha convocado son los sentimientos y la facilidad o conflictos a la hora de expresarnos…somos complejos, por fortuna!… y de lo más variados, jejeje

    Les dejo a todos un abrazo y un saludo especial…me voy una semana de vacaciones al Uruguay..mar, sol y playa para disfrutar en familia! (bueno, si llueve igual lo pienso pasar bien, qué tanto! …jejee)

    Hasta la vuelta!

  17. Jesu 6 febrero, 2009 a 10:12 am #

    Jooooo, te vas de vacaciones, Mónica, lo que faltaba! Qué envidia sana! Bueno, diviértete, besos…

    😐

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: