Un “No” a la indiferencia

27 Dic
nobelprise

Muhammad Yunus | El banquero de los pobres

Cuando se habla de pobreza, de brecha entre ricos y pobres, de sectores marginados, de gente que muere de hambre, que sufre y está condenada desde antes de nacer a la postergación y a la miseria, uno piensa …y entonces, qué?

¿Qué se puede hacer? ¿Hay soluciones posibles o todo queda en utopías, en soluciones irrealizables soñadas por algún loco?

Pero resulta que, quizás mucho más concretas de lo que cualquier idealista se imagina, existen experiencias ya probadas en su efectividad y que han merecido los elogios de sectores más diversos.

Es el caso de la propuesta de los microcréditos, sistema ideado por el economista bengalí Muhammad Yunus, uno de los héroes mas destacados de la lucha contra la pobreza en el mundo.

Premio Nobel de la Paz en 2006, propone una economía solidaria que, contradiciendo frecuentemente las falacias neoliberales, resulta eficaz y rentable.

Creo firmemente que podemos crear un mundo sin pobreza, si queremos. En ese mundo, el único lugar para ver la pobreza será en un museo. Cuando los escolares visiten el Museo de la Pobreza, se horrorizarán al ver la miseria e indignidad de los seres humanos. Culparán a sus antepasados por haber tolerado esa condición inhumana de una manera masiva. Con estas palabras, Muhammad Yunus aceptó el premio Ayuda a la Autoayuda que le fuera otorgado en Oslo en 1997. El creador del Grameen Bank y su sistema de microcréditos es reconocido en el mundo como El banquero de los pobres.

Una de las bases del éxito de de esta innovadora experiencia económica fue evitar la idea de la naturalización de la desigualdad, por la que se asume como inevitable la lucha despiadada por la posesión de recursos, llegando a justificar la explotación entre humanos como consecuencia lógica del predominante rasgo incivilizado del ser humano (100 mil años de civilización frente a 900 mil anteriores de animal salvaje).

Mi experiencia en Grameen me ha enseñado dos cosas: primero, nuestra base de conocimiento sobre las personas y sobre cómo actúan, todavía es inadecuada; segundo: cada persona es muy importante. Toda persona tiene gran potencial. Ella sola puede influir en la vida de otros en comunidades y naciones, dentro y más allá de su propio tiempo. Cada uno de nosotros tenemos en nuestro interior mucho más de lo que hemos tenido oportunidad de explorar hasta ahora. A menos que creemos un ambiente favorable para descubrir los límites de nuestro potencial, nunca sabremos lo que tenemos dentro. Grameen me ha dado fe, una fe inquebrantable en la creatividad de los seres humanos. Esto me lleva a creer que los seres humanos no nacen para sufrir las desdichas del hambre y la pobreza. Sufren ahora y sufrieron en el pasado porque ignoramos el tema.

Así como la obra de Yanus desmiente la teoría de que la pobreza es inevitable y que los pobres lo son por propia elección, por incapacidad o pereza (y en consecuencia, se merecen esa condición), la vida de este economista también desmiente los mitos etnocéntricos.

En su último trabajo, Un mundo sin pobreza, Yunus señala: Creamos instituciones y políticas basadas en la manera en que hacemos suposiciones sobre nosotros y otros. Aceptamos el hecho de que siempre habrá pobres, si en cambio, hubiésemos creído que la pobreza es inaceptable para nosotros y que no debe pertenecer a un mundo civilizado, habríamos creado instituciones y políticas apropiadas para crear un mundo sin pobrezas. Queríamos ir a la luna y fuimos a ella. Queríamos comunicarnos unos a otros rápidamente, por lo que hicimos los cambios necesarios en la tecnología de las comunicaciones. Logramos lo que queremos lograr. Si no estamos logrando algo, mi primera sospecha recae sobre la intensidad de nuestro deseo de lograrlo.

Con ese criterio hasta ahora sustentado, se puede comprobar, por ejemplo, que para la escuela funcionalista de la sociología, la pobreza tiene una utilidad específica: es la amenaza latente que instigaría a la población a seguir a rajatabla las reglas del juego que impone el sistema. Yunus, sin trasgredir esas reglas del juego, le da a los pobres (supuestamente menos hábiles), no sólo dinero, sino, sobre todo, confianza, y en buena medida logra cambiar el sistema desde adentro.

Como una especie de traspolación económica del pacífico pero firme sathyagraha de Gandhi, el Grameen Bank presta dinero para que aquellos que lo reciban salgan de la pobreza, no para que quienes lo otorgan se enriquezcan cada vez más. No modifica las reglas capitalistas, pero interviene para reducir las desigualdades.

El origen casi mítico del Grameen Bank se remonta a 1976 cuando el economista bengalí prestó el equivalente de 27 dólares a 42 personas de una aldea de Bangladesh.

Casi el 95% de los clientes de Yunus son mujeres y el índice de reembolsote los préstamos es casi del 100%.

Este genial economista desarrolla sus teorías y experiencias en los dos libros que lleva publicados hasta ahora El banquero de los pobres y Un mundo sin pobreza, colocando a la economía como instrumento al servicio de la felicidad y dignidad de las personas, o como él mismo dice:

Como la pobreza priva a las personas de cualquier semblanza de control sobre sus destinos, constituye la ausencia absoluta de derechos humanos. Cuando se vulnera la libertad de expresión o la de culto, en cualquier país del mundo, aparecen movilizaciones de protesta a nivel global. Sin embargo, cuando la pobreza viola los derechos humanos de la mitad de la población mundial, la mayoría de nosotros miramos hacia otro lado y seguimos con nuestras vidas.

Afortunadamente, y empezando por el mismo Mohammad Yunus, muchos no eligen la indiferencia.

Fuente | Revista Quid | Argentina

Ciudadana Mónica

Anuncios

6 comentarios to “Un “No” a la indiferencia”

  1. Penélope 27 diciembre, 2008 a 5:08 pm #

    Estoy convencida de que todo tiene solución.
    Y también estoy convencida de que si no se la da, es por puro interés.
    Los que pueden, son crueles con el mundo.
    Y los que no podemos, no podemos hacer nada contra eso.
    Es triste, pero así es.

    Un besito

    P

  2. neogeminis 27 diciembre, 2008 a 6:25 pm #

    Yo también creo que poner las energías en solucionar los problemas en su raiz y no en escasos paleativos temporarios podrá hacer que el problema de la pobreza y la postergación algún día sea erradicado, por lo menos en gran parte de su magnitud. Todo un ejemplo el de este hombre…tan distinto a la mayoría de los economistas que he escuchado!

  3. Jesu 27 diciembre, 2008 a 7:52 pm #

    Creo firmemente que podemos crear un mundo sin pobreza, si queremos. En ese mundo, el único lugar para ver la pobreza será en un museo. Cuando los escolares visiten el Museo de la Pobreza, se horrorizarán al ver la miseria e indignidad de los seres humanos. Culparán a sus antepasados por haber tolerado esa condición inhumana de una manera masiva.

    El creador del Grameen Bank nos recuerda que hacer las cosas de otra manera sí es posible. Es posible otro mundo, otra sociedad. Y creo que la habrá, en un futuro muy remoto y lejano para nosotros. Cuando éso ocurra, nuestros descendientes sentirán vergüenza de leer en los libros de historia nuestra historia, la que hoy vivimos.

    Mientras tanto todos nos dirán que no, que no es posible, que sólo es demagogia, utopía, palabras bonitas. Y, en especial, esa especie de lobby de expertos que asesora a quienes gobiernan el mundo, dedicados a sentenciar que las cosas son así porque no pueden ser de otra manera.

    Interesante la reflexión que has hecho, Mónica… tan distinto a la mayoría de los economistas que he escuchado! Sí, sí los hay, hay gente capaz de cambiar las cosas y hay expertos capaces de opinar de forma distinta a como parece que se debe opinar; la mayoría de economistas nos transmiten la idea de que las cuestiones de economía y otras muchas no son opinables. Una vez más vemos que no es verdad. Es su estrategia, la de quienes dirigen el destino de los países poderosos; y también es la estrategia de la derecha y las posiciones reaccionarias para preservar su sistema capitalista, a las que siguen el juego o se dan por vencidas la mayoría de ideologías y movimientos sociales y políticos por no saber ni querer enfrentrse a ellas decidida y abiertamente.

    Los microcréditos son pequeños préstamos concedidos a personas humildes que no pueden solicitar un préstamo bancario tradicional… explica el enlace de Wikipedia. No es tan lejano dicho concepto al ridículo invento de las hipotecas basura ingeniado por las mentes perversas, egoístas, insolidarias, infinitamente insatisfechas de la crisis ninja con el insano objeto de convencer a la humanidad de que los pobres han endeudado a los bancos.

    Y, mi querida Penélope, divides el mundo en dos…
    Los que pueden, son crueles con el mundo.
    Y los que no podemos, no podemos hacer nada contra eso.

    No creo que debas meternos en el segundo bloque ni pensar que no podemos actuar. Siempre podemos hacer algo en cualquier situación, por pequeña que sea. Y no creo que tu fuerza, tu carácter, te impida actuar con valentía.

    (siento ser un poco radical en mi comentario, es que estos temas me pueden, me puede la opresión del poder y de las personas que generan desconfianza y abatimiento; cargad vuestras armas, amigos, las de la palabra honrada y la acción decidida y valiente y no me hagáis mucho caso a mí que yo, yo no sé nada)

    • Jesu 27 diciembre, 2008 a 8:38 pm #

      A las barricadas!

      😐

  4. neogeminis 28 diciembre, 2008 a 1:58 pm #

    Jajajaja, Jesu…impecable tu comentario!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Las mujeres primero | Propuesta solidaria « Agenda de ideas - 19 octubre, 2010

    […] hecho referencia a la propuesta de los microcréditos, sistema ideado por el economista bengalí Muhammad Yunus, uno de los héroes más destacados de la lucha contra la pobreza en el […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: