Hombre rico, hombre pobre

26 Dic
La Leyenda del Callejón del Beso

La Leyenda del Callejón del Beso

Jesu: Espero disfrutes las leyendas como cuando nos visitaste. Te extrañamos. Todo mi cariño. “Bolius”

Bolita es el diminutivo de Bola. Bola es el nombre cariñoso con que llamamos a Esperanza, una de las hermanas de Rosy, mi amiga de León, Guanajuato. Bola es un encanto de persona, te puede contar millones de historias apenas levantado de dormir mientras te prepara una tortilla sincronizada de maiz o trigo y queso con jamón cocido, aunque he de decir que mis tacos españolados como ellas dicen están para chuparse los dedos, sobre todo si te los mojas con un poco de tequila rebajado con agua tónica o zumo de alguna fruta rara de las que se me olvidan los nombres.

Ella es experta en contar leyendas, aunque no sé bien si se las medioinventa, pero me da igual. Descansando en alguna habitación de hostal antiguo (Normis, sobrina afincada en Italia dice siempre de su tierra mi país es así, medio rotito pero bonito) le obligábamos mi amiga y yo a que nos contara leyendas… Oh síiiiiiiiiii, Bolita, cuéntanos una leyenda, suplicando impacientes, tumbados en la cama igual que un par de niños díscolos, dormilones pero atentos (normal que trabaje cuidando críos). Luego yo me encargo de aumentar el tamaño, personajes, divulgación e importancia de la historia, así que cualquier parecido con la realidad… Como nos pasó con el relato de las golondrinas que guiaron a la imagen de la Virgen en Guanajuato, montamos entre los dos un pollo como decimos aquí, con tanta golondrina, difundiendo encantados nuestra versión adaptada, hasta que la fuerza de los hechos, las contradicciones a las que nos enfrentaron los exigentes oyentes y su inmisericorde insistencia nos obligaron a consultar las fuentes verificando que fueron dos avecillas, sólo dos, las protagonistas del famoso evento; por lo que  con toda la normalidad posible y sin inmutarnos, procedimos no hace mucho a comunicar al club de fans/seguidores la modificación del relato, sin más explicación. De manera rotunda, jaja…

Bolita, Esperanza es de esas personas con las que uno está muy a gusto, porque sabe hablarte y también escuchar;  y dejarme en silencio cuando se da cuenta de que necesito estar solo. Camina cada mañana yo creo que más de una hora por el parque Explora de León, aunque haga frío. Se prepara miles de zumos y apenas come, se cuida mucho. Igual que cuida a los demás, como buena anfitriona de infinidad de visitantes venidos de remotos lugares que acaban siempre allí, porque todos los caminos conducen a las tortillas de maíz de Bola. Pocas veces lo he pasado tan bien como cuando nos llevó, a una niñita pequeña y a mí, a la Casa Chueca del Parque Zoológico, la más fascinante Casa Encantada del Bosque que podéis imaginar, construida de forma tal que lucha -como castigo sobrevenido a su primer morador por no querer cuidar de los animales albergados a su arededor- contra la gravedad y te convierte en muñeco estático incapaz de asomarte por la ventana o levantarte de una silla.

Esperanza Delgado es una mujer sabia, que vive la vida en plenitud, no añora más de lo que tiene, me da consejos y me reñirá ahora por contar de ella. 

En Nochebuena volvimos a hablarnos todos, como siempre, haciendo planes de vuelta para vernos de nuevo, aquí o allá o donde el destino nos depare, planes de ésos que se hacen con ilusión y con miedo de no poder cumplirlos. Pero, es que estamos muuuuuuyyyy lejos y yo todavía no tengo jet privado. Y ahora con la crisis -comenté-, más difícil todavía… Ohhhhhhhhhhhhhhhh, dije crsiss y saltó…

– Has dicho crisis, Jesu? Crisis? Qué crisis! Nosotros, nosoooootros siempre estamos en crisis! Ustedeeeessssssss son los riiiiiiiiiiicosssssss!!! (con su peculiar acento que alarga las vocales)

Por un momento me dio vergüenza ajena pertenecer a un trozo de mundo que habla de crisis con la boca llena, en la calle, en el trabajo, en los periódicos y en la tele, caja mágica que yo antes amaba y que ahora dedica su tiempo a alternar recetas de cocina, crímenes, papásnoeles violentos, asesinatos de género y cotilleos ridículos en programas multiuso donde nada vale nada formando un puzzle entre aburrido y horrendo, mientras los demás, el resto de la humanidad lucha cada día por sobrevivir y además lo hacen mejor que nosotros y encima logran ser más felices -quién es el rico, quién el pobre!-, mucho más, que yo lo sé. De nuevo me diste una pequeña gran lección, Bolita, aunque prefiero nuestras leyendas. Y que no te pongas tan seria. Ya cierro el chiringuito por hoy, que me duele la garganta del sorbete de cava de anoche.

Feliz Navidad, ricachones quejicosos!

Ciudadano Iesu

Guanajuato | Basilica y Universidad

Guanajuato | Basílica y Universidad

Anuncios

8 comentarios to “Hombre rico, hombre pobre”

  1. neogeminis 26 diciembre, 2008 a 2:30 am #

    Hermoso homenaje para quien te ha tratado tan bien y se ha ganado el lugar que, sin duda, ocupa en tu corazón.
    Que lo pases lindo…

  2. Jesu 26 diciembre, 2008 a 2:31 am #

    No sé si diculparme. Al Ciudadano Alanthos le da por hablar de Obama. A mí, sobre la crisis. Atrevida es la ignorancia (en mi caso)…

  3. Jesu 26 diciembre, 2008 a 2:32 am #

    Jeje, te adelantaste, Mónica! Sí, es sólo una excusa para hablar de ella, para hablar de ellos. Les quieeeeeeeeeeeeerooooooooo!!!

    😉

  4. Alanthos 26 diciembre, 2008 a 10:35 am #

    Bella historia, sí señor… bella historia. Y estoy de acuerdo. Los occidentales del norte nos quejamos de vicio.

    Hala, pasad felices fiestas (yo lo he hecho, cuando no estaba estudiando como un [CENSURADO]).

  5. Penélope 26 diciembre, 2008 a 11:03 am #

    Hombre rico, hombre pobre. Esa serie me la vi con mis padres, de esas cosas que hacemos juntos y que se sacan de la manga para que podamos compartir….ainss…
    Sí, sí, sí, nos quejamos y nos quejamos y claro que nos quejamos! Cada uno se queja de lo suyo! Sin embargo, es cierto que si nos comparamos con otros se nos pone la carita colorá de vergüenza. Somos unos privilegiados del mundo si hablamos de pertenencias, poesiones, comodidades. Pero, somos por ello más felices?? Ya sabes que no, Iesu. La felicidad la traen y la llevan las personas. Las cosas no tienen nada que ver con eso. Al menos, directamente.
    Me ha gustado saber de Bolita.

    Os dejo un besito a los dos

    P

  6. georgina 29 diciembre, 2008 a 12:22 am #

    Mira que tienes a mi hermana, en excelente concepto!!!! y qué dirías de mí? hálagame un poquito, que tambien sé contar muchas leyendas y tambien me las invento!!! un feliz y SANO 2009…. te esperamos por acá en estas tierras colimotas, que para ser invierno, estamos a 32 grados!!!! un abrazo…

    • Jesu 29 diciembre, 2008 a 11:19 am #

      Jajaja, todos dicen que Bolita es mi preferida, jaja, ella lo sabe, es nuestro secreto (era) y me trata tan bien! Y encima tengo a Rosy medio olvidada y medio enfadada, que es la principal. No, no tengo preferidos, cada persona somos un mundo único, el finito o infinito del universo está metido dentro de nuestros cuerpecitos, a veces nos desconocemos nosotros mismos y nos cuesta mostrarnos tal cual somos, vivimos la mitad del tiempo atrapados en prejuicios y la otra mitad sorteando éso que podría llamarse destino; cuando encuentras la autenticidad de las cosas y de las personas que quieres sientes algo inigualable.

      Sí, sé que cuentas leyendas mejor que nadie, me conmoviste en Pátzcuaro, creí llegar al paraíso cuando aterrizamos en vuestra casa, creo que allí nos encontramos tú y yo por primera vez sin prejuicios, sin distancias, así que espero contarlo próximamente, porque es muy bonito.

      Sólo que tengo a mis fans en lista de espera, jaja! Y como estoy cabizbundo y meditabajo no me salen las palabras. Qué estresante.

      (te haré un hueco, por llegar hasta aquí, te adelantaré unos puestos en mi listado)

      No quiero paracer que cuento memorias, qué horror. Como dice (o decía) Rosemary, somos jóvenes y bellos!

      Un beso, Georgina.
      Un abrazo, Ramón.

      😉

      (32 gradosssssssssssss en Colima! Aquí con 0 grados por la noche y apenas 11 durante el día, con vientos, algo de lluvia, temporal en las playas; y faringitis)

  7. brenda yaneth 15 octubre, 2009 a 6:57 pm #

    quiero buscar leyendas pero no se como

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: