Consideraciones sobre el error

12 Dic

Es cierto que los errores pueden ser muy positivos y de ellos concluir experiencias y hasta ventajas… pero sólo en contadas ocasiones:
No todos los que navegan buscando las Indias terminan, en cambio, descubriendo América…

 

Ciudadana Mónica

Anuncios

13 comentarios to “Consideraciones sobre el error”

  1. Jesu 15 diciembre, 2008 a 1:20 pm #

    Es más importante el camino que el propio destino. Son de más interés las preguntas que las respuestas. Nadie hace algo por error, sino por voluntad y convicción, aunque llegue al otro lado del mundo o a la conclusión que ni remotamente hubiera imaginado.

  2. Javier 15 diciembre, 2008 a 4:18 pm #

    Todo hecho o acto es una oportunidad de aprendizaje; lo difícil es aprovechar debidamente esa oportunidad.

    Por otro lado… Jesu, creo yo que mucha gente hace algo por error a lo largo del día. Puedes decir, por ejemplo, que me he puesto el jersey antes que la camiseta cuando me vestía esta mañana, o que en la respuesta X del examen Y respondí Z, respuesta incorrecta, por supuesto. Si lo que quieres decir es que nadie tiene en mente un error cuando actúa, bueno… claro, supongo que es lo más evidente.

    Sin embargo, tanto de los “errores” como de los “éxitos” se pueden obtener excelentes resultados. O desastres en potencia. De la actuación del personal depende. Todo esto, en mi opinión, claro. Que no tengo otra salvo la mía. Será mala o equivocada, pero es la mía. 😛

  3. Jesu 15 diciembre, 2008 a 7:06 pm #

    Claro que cometemos millones de errores. Lo que quiero decir es que, si actúas por convicción, con la ilusión y la entrega por realizar algo, probablemente llegues a un buen destino, aunque sea muy diferente al que te habías propuesto.

    (te has vuelto a cambiar el avatar, me encantaba el del comic! bueno, éste también)

    😉

  4. Mónica 15 diciembre, 2008 a 8:04 pm #

    Yo creo que si bien es cierto (y queda muy bien) decir que de los errores se aprende (yo lo digo!), hay veces que las consecuencias son irreparables. Tal vez tenga que ver con el talento y la inteligencia, hay quienes logran sacar algo positivo “a pesar” de haber fallado, otros, en cambio, no saben sobreponerse y asumir ni su propio éxito.

  5. Alanthos 15 diciembre, 2008 a 9:17 pm #

    Bueeeno… en mi opinión, no es sólo “inteligencia” o “talento”. Mucha gente tiene una cierta genialidad de fondo que les permite desarrollar intuitivas propuestas e ideas ingeniosas en torno a errores, a veces garrafales.

    Aunque, la verdad, creo que nadie se equivoca pensando en las consecuencias. Ya lo he dicho antes, y lo mantengo.

    Finalmente, quiero destacar el hecho de que todo el mundo es capaz de cometer errores, pero un número limitado de personas se enteran de que los han cometido, un número bastante reducido pueden hacer algo para resolverlos y un porcentaje indudablemente escaso intenta de verdad resolverlos. Como para pedir que la gente aprenda de sus errores. Por supuesto, la cosa cambia cuando los errores son desesperadamente trascendentes, o cuando las consecuencias no pueden volver a repetirse.

    En fin, creo que me estoy liando en exceso.

    (Primero, que firmo con otro nombre, ahora, que tengo un avatar diferente… ¿qué será lo próximo, Jesu? ¿Me acusarás de ser un burgués o algo malo? Brrr… :D)

    • Jesu 15 diciembre, 2008 a 10:03 pm #

      Bueeeeeeeno, siento agobiarte. Eres un ser libre!

      Aprenderé de mis errores: No agobiar a los demás.

      😐

  6. Alanthos 15 diciembre, 2008 a 11:59 pm #

    No, si no es agobio.

    Yo tengo que aprender a no criticar a los demás. Al fin y al cabo, no es que lo haga todo el tiempo, pero cometer un error una sóla vez ya es demasiado.

    Que se lo pregunten al piloto del Enola Gay…

  7. Jesu 16 diciembre, 2008 a 1:29 pm #

    Es curioso, Javier. En la que será tu futura profesión, nadie perdona los errores, pero los habrá, los cometerás, aunque has de intentar que sean los mínimos. Pero no te debe asustar.

    Yo creo que no hay que temer al error, en términos generales, siempre que la buena voluntad nos guíe.

    Creo que he leído en alguna ocasión que el cerebro rechaza los cambios, como forma de autoprotección. A veces ocurre que tú mismo cambias o decides o deseas cambiar algo, una opinión, una acción, un proyecto de vida, un perdón, un lo siento, una separación, un reencuentro… y tu cerebro se resiste a ello por creer que algo te invade como un cuerpo extraño.

    Hasta que pasa un tiempo y las propias neuronas se acostumbran a lo que previamente has pensado. Por éso y otras causas solemos llegar tarde para poner en práctica la mayoría de nuestras conclusiones. Y por éso es tan importante la decisión personal, la voluntad firme, el deseo de avanzar y la capacidad de cambio y de adaptación.

    Igual he dicho barbaridades porque tú entiendes más de neuronas. El universo y el cerebro son los dos grandes enigmas de la humanidad. Yo, además de taxista, bombero, escultor y otras miles de cosas, quise ser astronauta y neurocirujano.

    Mónicaaaaaaaa, por tu culpa has iniciado un psicoanálisis!

    Tranquilo, Javier, estamos aquí para escucharnos. Espero no ser muy plasta como filósofo picajoso. Entre mis títulos tengo uno que me encanta y es el de…

    Picaoman

    😉

  8. neogeminis 16 diciembre, 2008 a 9:04 pm #

    jajajajaa…me encanta ver los “divagues” que se generan alrededor de una frasecita! jajajaja…de eso se trata bloguear, no?…tirar un hilo para que alguien se vea tentado a recoger el ovillo!…me atrae esa magnífica posibilidad.

    Gracias por tan grata compañía!

  9. Alanthos 17 diciembre, 2008 a 11:35 am #

    De hecho, Neogéminis, hablando de hilos… prefiero pensar que bloguear es encontrar una maraña de hilo de proporciones infinitas que debe ser desenmarañada. Coge un cabo suelto, y, sin tironear demasiado, busca el resultado de tus esfuerzos… al otro extremo.

    Si llegas. Porque, cuando encuentras la solución a la pregunta que te atormentaba, te das cuenta de que te planteas nuevas preguntas a raíz de la respuesta. Y así, sucesivamente.

    ¡Eso es blogging! XD

    En cuanto a lo del cerebro, Jesu, nadie sabe muy bien cómo funciona. Si te dicen “¡así es como funciona!” debes sospechar que no tienen ni idea, y que, muy probablemente, se lo están inventando conforme hablan.

    No obstante, lo de la adaptación y la habituación es un proceso completamente reconocido y muy estudiado. ¡Creo que nos ha pasado a todos alguna vez! Algunos se adaptan rápido a nuevas situaciones, que requieren nuevas formas de pensar; otros son rígidos y firmes en su estructura mental del universo.

    ¡Bueno! Cada cual con lo suyo.

    Por cierto, ¿estábamos hablando de los “errores”, verdad? Es que ya no me acuerdo. Había mucho que considerar sobre ellos, pero cada vez que lo pienso, me da la impresión de que nos hemos desviado del tema.

    … bah, imaginaciones mías. 😀

  10. Penélope 17 diciembre, 2008 a 4:04 pm #

    Creo que convivimos con el error, si acaso, sin darnos cuenta de que lo es.
    Y claro, es normal que de vez en cuando gritemos: tierrraaaaaaa!!!

    Un besito

    P

  11. Sinuhé 15 enero, 2009 a 11:57 pm #

    Creo que no es malo equivocarse, siempre y cuando que uno lo reconozca y saque algo positivo de sus errores. Al final, la enseñanza se basa en la corrección de los errores.

    🙂

    Besicos Ciudadana Mónica

  12. neogeminis 16 enero, 2009 a 2:18 am #

    Muchas gracias por pasar y dejar tu comentario, Sinuhé, en nombre de todos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: