La Memoria y la Historia

9 Nov

El 31 de octubre de 2008 el Congreso de los Diputados puso en marcha la Ley de Memoria Histórica, por la que se reconocen derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura. Incluye, además, el reconocimiento de todas las víctimas de esta guerra, las victimas de la dictadura y la apertura de fosas comunes en las que aún yacen los restos de todos aquellos olvidados por el régimen.

Desde que se puso en conocimiento tanto el proyecto de ley como desde su funcionamiento se han venido dando debates en todos los medios de comunicación y en el propio ámbito político hasta el momento actual. El problema es que nunca se llega a un acuerdo y yo me pregunto ¿qué es la memoria histórica?

Pues bien, creo que el nombre de la ley es totalmente incorrecto, bien porque su propio nombre no se adecúa a los objetivos de la misma, bien porque es una contradicción en si mismo.

La Historia, por lo general, suele ser una materia muy apetitosa para el mundo de la política, un instrumento que se usa, tanto por unos como por otros, para llamar la atención de la opinión pública y se suele englobar, incorrectamente, como un todo.

Por otra parte, la caracterización de la memoria como histórica es un grave error que ha sacudido los cimientos de la historiografía de muchos países. Por ejemplo, el historiador francés Nora y el israelí Barnavi afirman que se está produciendo de forma progresiva una tiranía de la memoria. Es decir, que la memoria, en lugar de ponerse al servicio de la Historia, se está apropiando de ella, lo que podría suponer una total desfiguración de la misma, arrebatándole su valor más importante, el de la imparcialidad.

Pero hay algo más que llama la atención ¿hasta que punto el gobierno necesita de una ley para realizar todo aquello que ésta pretende? Creo que no la necesita en absoluto, ya sea porque legislar sobre la historia es, propiamente, politizarla, algo que recuerda a los métodos de cualquier estado totalitario al tratar de dominar el pasado desde el presente.

Aunque ésto no es lo único desdeñable, ya que sobre la figura del juez Garzón también habría que preguntarse: ¿si es el representante más adecuado para aplicarla?, ¿si no está demasiado influido por la política de cada ejecutivo (véase Aznar o Zapatero)? o ¿si su dedicación en la vida, aparte de la ya mencionada, es la de buscar el oportunismo haya donde se pueda?

En definitiva, creo que todo lo que pretende esta ley podría haberse hecho de una forma un tanto más discreta, sin alterar tanto a la opinión pública, no porque haya que censurarla, más bien porque la Guerra Civil es un asunto que no se ha cerrado todavía y hay tomarlo con mucha cautela. Además de que ya era hora de que alguno de los presidentes de la democracia diera el paso, con la excepción de Suarez por el contexto político que se encontró.

Finalmente y para no resultar demasiado crítico, tengo que decir que me parece muy importante que ésto se esté llevando a cabo pero siempre entendiendo que los momentos que estamos viviendo no son los mismos que los que contiene la ley y aunque resulte una ridiculez, es mejor pararse a pensar y comprender lo que significo esa guerra, de dónde vino y cuales fueron sus consecuencias.

CiUdAdAnOBoRsHa

Anuncios

8 comentarios to “La Memoria y la Historia”

  1. Jesu 9 noviembre, 2008 a 1:50 am #

    Es muy sutil la diferenciación que haces ya en el título entre Memoria e Historia. La historia son hechos y la memoria puede ser muy diferente para cada persona.

    Interesantísimo el concepto que introduces sobre tiranía de la memoria. Es muy importante conocer la historia y cerrar heridas, pero tampoco debemos sentirnos esclavos de esa memoria, desvirtuar la imparcialidad que le confiere el ser ya histórica o permitir que nos impida avanzar adecuadamente.

    Bienvenido a nuestra República, Borsha, que ahora también es tuya.

    Un abrazo!

  2. Mónica 9 noviembre, 2008 a 6:19 pm #

    Hola y bienvenido!
    este tema de los debates sobre pasados recientes y aún sangrantes también aquí los venimos teniendo, soy de Argentina, y aquí tenemos en nuestro haber grandes tragedias.
    La Historia (como recopilación de hechos para ser transmitidos) la escriben los que ganan (así dice una canción y creo que tiene mucho de cierto). Por lo tanto, será muy distinta según quien la cuente, sobre todo cuando aún no hayan pasado los años suficientes como para que los sucesos “decanten”, se esclarezcan y se recopilen. Mientras tanto se sucederán los debates, sugirán las discrepancias, los distintos puntos de vista, etc, etc, pero lo que es imprescindible es que NO SE TAPE LO QUE PASÓ. Sea lo que sea, no se debe permitir el olvido, esa actitud falsamente conciliadora de “mirar sólo para adelante para no reabrir heridas”. Creo que esa postura no es sana y se debe provocar la reconsideración, la investigación, el debate. Creo que es conflictivo, pero es síntoma de madurez e imprescindible para el crecimiento de la sociedad. Aunque sea doloroso y aparenten renacer los confrontamientos, éstos se irán superando en la medida que se hable y se permita la discusión, el libre ejercicio de la memoria, que no será objetiva, porque somos humanos, pero nos mantiene vivos y conectados con lo que fuimos, aún somos y en un futuro seremos.

    Muy interesante el tema.

    Saludos y suerte en esta aventura

  3. Javier 9 noviembre, 2008 a 11:46 pm #

    En mi opinión, toda posición planteable acerca de este asunto ya ha quedado reflejada en el Blog de Borja:

    https://www.blogger.com/comment.g?blogID=6229974405570649392&postID=2914687404981644686

    Reconozco humildemente al último comentario como a una de mis criaturitas más incordiantes. 😛

    Y, en mi opinión, ya nadie va a tapar lo que pasó, lo cual me parece casi tan malo como que no lo desvelaran en décadas. Bueno, qué se le va a hacer.

    ¡Nos vemos!

  4. Borsha 10 noviembre, 2008 a 9:14 pm #

    Gracias por vuestros comentarios y por la acogida, espero que nos queden muchos temas interesantes que tratar y criticar. Un abrazo!!!

  5. Jorge 12 noviembre, 2008 a 3:24 pm #

    Cuando tenga tiempo te comento, a ver si vas a pensar que por ser nuevo te vas a librar del ogro de la Agenda… Vas listo tú… 😛

  6. Borsha 12 noviembre, 2008 a 3:28 pm #

    Jeje, vaya vaya, ya me parecía raro que no comentaras, bueno estare pendiente, quiero conocer tu opinión.

  7. Ccy 14 noviembre, 2008 a 11:15 pm #

    ¿Esta ley no es un tanto Para hacer que las personas esten conformes? Por que en mi opinión estamos en un problema aún más grave… El olvido de una manera cruel y arrasadora, me parece que es como tapar poco a poco algo que esta aún muy presente en la mente.

    Tienes un tanto de razón al decir que la memoria no es lo mismo que la historia, pero yo nunca he creido totalmente en la historia siempre tengo dudas si los hechos son realmente como se cuentan, despues de todo ya lo dijo una personita aquí, la historia la escriben los ganadores y los ganadores no siempre son los buenos…

    Un ejemplo de desvirtualizar la historia como dice Iesu… Acá en México alguna parte de la historia cuenta que uno de nuestros heroes Emiliano Zapata era gay, ¿verdad o mentira? diferentes historias que se vinieron en la mente de quienes lo contaron.

    Un beso Borsha
    nos vemos
    Cuídate
    Buen texto
    éxito

  8. Jesu 14 noviembre, 2008 a 11:54 pm #

    A mí también me pasaba, Ccy, que siempre he dudado de la Historia. Porque dudo de todo (aún defendiendo mis ideas con vehemencia, dudo cada segundo de ellas) y quiero averiguar las cosas. No me conformo con lo que me dicen.

    Pero sí ocurre que las cosas son de una cierta manera, los hechos existen y es recomendable acercarse a ellos para poder opinar mejor.

    Hablando con Borsha me di cuenta de la importancia de indagar sin líimites hasta conocer plenamente algo.

    Es un poco contradictorio, una lucha entre la duda y la verdad (al menos, una verdad pequeñita). Y, de por medio o al final, cien mil opiniones.

    Cuando has vivido situaciones y las conoces muy bien, sabes que sí puedes acercarte a esa pequeña verdad.

    Es curioso, cada uno lleva el debate a su terreno.

    Tengo sueño. Llaman al timbre. Creo que es mi enfermera rubia.

    😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: