Cuaderno de Filosofía (5) | Hal 9000

7 Oct
2001 Una odisea del espacio

2001 Una odisea del espacio

¿Puede pensar una máquina?

 

Éste es el sugerente título del librito de A.M. Turing que me cautivó estudiando Lógica en la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación de la Universitat de Valéncia-Estudi General. En aquel tiempo prehistórico una computadora en lenguaje BASIC ocupaba una habitación entera en los despachos del claustro de profesores. Y asustaba. Equivaldría a lo que poco más tarde fue una simple consola Commodore. Suelo contar a menudo que las facultades de filosofía fueron lugares pioneoros en la enseñanza de asuntos relacionados con la Inteligencia Artificial, partiendo de la Lógica simbólica y matemática. Entre otras miles de cosas me convertí en programador de lenguajes avanzados que se extinguieron mucho más pronto que los dinosaurios -soy experto en cosas que no sirven para nada- aunque todavía pervive el espíritu de sus nostálgicos comandos en el corazón de millones de microchips que diariamente nos dan los buenos días con un formato -interfaz- en colores mucho más chulo.

¿Puede pensar una máquina? La respuesta era bien sencilla y muy interesante. Una máquina puede hacer ‘cosas’ que, si las hiciera un ser humano, diríamos que ‘piensa’.

Alice, Brother Jerome, Elbot, Eugene Gootsman, Jabberwacky y Ultra Hal son los seis ordenadores que el domingo intentarán superar la prueba en la universidad británica de Reading.

El test de Turing es aparentemente muy simple: sólo hacen faltan cinco minutos, dos personas y un ordenador. Uno de los seres humanos y la computadora entablan una conversación durante cinco minutos sobre un tema cualquiera a través de una pantalla de ordenador. No se ven: están en habitaciones distintas, separados por mamparas, aislados físicamente como los millones de personas que cada día chatean por internet. Tanto el ordenador como el humano intentan defender su condición de seres inteligentes, aunque sea mintiendo. La segunda persona participante es el juez: no sabe cuál de los interlocutores es su congénere y cuál la máquina. Tendrá que decidirlo a partir de la conversación que lea en su pantalla. 

¿Ha nacido ya la máquina que piensa o sólo nos entretenemos con el juego de la imitación?

Cuando ello ocurra… ¿Podrá sentir? ¿Tendrá cualidades similares a las humanas?

¿Es ello imposible? ¿No tiene sentido? ¿Las máquinas sólo hacen otra cosa? ¿Nos dará miedo y la desactivaremos como a Hal 9000 en el film de Kubrick 2001 Odisea del espacio?

Amigo lector… ¿Eres humano o eres una máquina? ¿Me estás mintiendo o dices la verdad? ¿Eres un vampiro cuerdo o un humano loco? ¿Quién soy yo? ¿Un vampiro loco o un humano cuerdo? (Sobre las cuestiones de Raymond Smullyan y los pasatiempos lógicos de Drácula volveremos otro día).

Si le damos tiempo al tiempo (que, por otra parte, no existe; pero vamos a suponer que sí) y no nos cargamos el planeta o se nos viene un meteorito encima, estoy seguro de que estos ingenios lograrán pensar -si no lo hacen ya- y hasta sentir mucho mejor que nosotros y con menos problemas. Sin tomar Prozac. Qué extraño! El ser humano es capaz de crear cosas mejores que sí mismo. Y desactivarlas.

Hal 9000 | Computadora paranoica

Hal 9000 | Computadora paranoica

Por cierto… ¿Hay alguien aquí? ¿Hay vida inteligente? Quiero una señal.

:S

Ciudadano Iesu

JOHN R. SEARLE | ¿Es la mente un programa informático?

IA | Historia de la Inteligencia Artificial

Agonia de una máquina que no quiso obedecer

Agonía de una máquina que no quiso obedecer

 

Anuncios

7 comentarios to “Cuaderno de Filosofía (5) | Hal 9000”

  1. neogeminis 8 octubre, 2008 a 2:34 pm #

    Siempre creí que lo que básicamente diferencia a un ser humano de una máquina, no es la capacidad de razonar…en eso creo que sí, pronto nos igularán y superán (por qué no?). En lo que creo que somos diferentes es en la capacidad de emocionarnos y de “sentir”…en eso, con la evolución cibernética y en el proceso de buscar imitarnos a nosotros mismos, llegarán un día a hacerlo “casi” igual…es probable que logremos construir buenos reemplazos de nosotros mismos, pero, como todo producto humano no será perfecto y por supuesto le faltará “esa quinta escencia” que no ata y asemeja a lo que , algunos llamamos Dios, otros Principio, Fuerza primordial, etc, etc. Osea: seá el espíritu el que nunca una máquina podrá igualar…

    Un abrazo, Iesú…siempre tan profundo la tuyo!…nos querés hacer pensar! (para eso algún día estarán las máquinas! jejeje)

  2. Jesu 8 octubre, 2008 a 3:23 pm #

    Bien, entonces, pregunto… ¿son los sentimientos una consecuencia de la evolución del pensamiento?

    (si fuera así, sí sería posible)

    (cuando pueda dejo el tema del creacionismo, que está otra vez de moda)

    (besosssssssssssss, Mónica!)
    😉

  3. Jose 10 octubre, 2008 a 10:58 am #

    Si entendemos el pensamiento como una reflexión, un examen o una valoración que nos permite una posterior elección, mi respuesta es sí, las máquinas pueden pensar. El proceso o método que puede utilizar una máquina para llegar a esa elección puede diferir considerablemente del realizado por un cerebro del mundo animal pero eso ya es otro tema (demasiado complejo para mí)
    Las personas hacemos ciertas cosas “automáticamente” (igual que las máquinas) pero eso no significa que no las “pensemos” (otra vez igual que las máquinas, jejeje), simplemente no suponen un esfuerzo y una concentración especial para nuestro cerebro.

    ¿Sentir? Llegará el día pero eso sí que es complejo.

    P.D.: Soy un vampiro loco pero en la isla no sé si soy caballero o escudero.

  4. Jesu 10 octubre, 2008 a 3:34 pm #

    Jose, creía que ibas a decir que no, por tu elevado grado de sensatez; aunque dejas un sí con matizaciones, tal como me acabas de explicar personalmente entre risas… para que digan que la red es fría o artificial. Ale, cuidado no te chopes que hay tormenta y sin bici tardas más. Taluego!
    😉

    (estoy pensando en lo de conversar con alguien que resulte ser una máquina, como en el experimento, o… te imaginas… ser tú, ser yo, la máquina!)

    (quién puede ser…)

  5. Nikté 4 febrero, 2009 a 8:01 pm #

    Lo confieso: soy una vampira programada para chupar sangre.
    No pienso pero existo.

    Ya tá

Trackbacks/Pingbacks

  1. La inmortalidad digital | ALT1040 - 8 junio, 2010

    […] tiempo, pero no dudo que llegará algún día en el que lo consigamos.Vía: New Scientist | Foto: Republica Virtual TwitterFacebookMenéamedel.icio.usGoogle Buzz Dirección para […]

  2. La inmortalidad digital | Monky - 4 junio, 2011

    […] New Scientist | Foto: Republica Virtual Share and […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: