Ser un bloguer

1 oct

Qué es ser bloguer?

 

 

Un blog, o en español también una bitácora, es un sitio web periódicamente actualizado que recopila cronológicamente textos o artículos de uno o varios autores, apareciendo primero el más reciente, donde el autor conserva siempre la libertad de dejar publicado lo que crea pertinente. El término blog proviene de las palabras web y log (‘log’ en inglés = diario). El término bitácora, en referencia a los antiguos cuadernos de bitácora de los barcos, se utiliza preferentemente cuando el autor escribe sobre su vida propia como si fuese un diario, pero publicado en Internet en línea.

Habitualmente, en cada artículo de un blog, los lectores pueden escribir sus comentarios y el autor darles respuesta, de forma que es posible establecer un diálogo. No obstante es necesario precisar que ésta es una opción que depende de la decisión que tome al respecto el autor del blog, pues las herramientas permiten diseñar blogs en los cuales no todos los internautas -o incluso ninguno- puedan participar. El uso o tema de cada blog es particular, los hay de tipo personal, periodístico, empresarial o corporativo, tecnológico, educativo (edublogs), políticos, etc.

f u e n t e   |   w i k i p e d i a

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Si bien a estas alturas la mayoría de la gente que ha tenido por lo menos algún contacto esporádico en la red, sabe lo que es un blog e intuye qué es ser un bloguer, creo que ese concepto puede diferir según sea la persona que intente definirlo, o por lo menos, aproximarse a esa definición.

En mi caso, hace casi tres años comencé a incursionar en este mundo tan real como el de “afuera” pero con una “concreción virtual” que lo despega de lo que estamos habituados a ver bajo el sol.

Cuando me animé a abrir mi primer espacio (lo hice en Spaces por una cuestión de inmediatez y azar) no tenía la más mínima idea de qué se trataba y menos aún qué potencialidades y alcance tenía esa actividad.

Poco a poco fui descubriendo los recursos que iban surgiendo tanto en el armado de una página personal, como en la posibilidad de relacionamiento con otras personas. Recuerdo que inmediatamente me sorprendió la maravillosa cercanía que se podía lograr a través del ejercicio periódico de actualizar entradas y realizar y recibir comentarios en nuestros espacios.

Fue así que en esa práctica fui dejando de lado ciertas inhibiciones primarias que me condicionaban en cuanto a la manera de expresarme y a la vez, iba aumentando al fluidez de comunicación con las distintas personas que conocía. Por supuesto que en ese intercambio surgen afinidades, mayores o menores según sea los intereses y las frecuencias con que se realizan las visitas, pero además existe la invalorable posibilidad de conexión eventual con algún visitante no frecuente que igualmente se sienta “afectado” por algo que lea o vea en lo que intentamos expresar, en esos casos, la trascendencia y el alcance de una palabra puede ser impensada. Considerarlo es de por sí, maravilloso.

Sea cual sea la característica de cada blog, (están los periodísticos, los temáticos, los reservados a la poesía, etc, etc) creo que, el verdadero valor de cada uno está en la pasión y el entusiasmo que se ponga en ir “manteniéndolos vivos”.

Algunos centran su interés en expresar el sentir propio de quien publica, en otros, es válida también la expresión a través de palabras ajenas (por supuesto, siempre y cuando se respete la fuente). Creo que para que se cierre el circuito comunicativo es fundamental que se habilite la posibilidad de que los visitantes dejen sus comentarios, aunque se reserve el derecho al “filtrado” de los mismos. De otra manera la expresión se reduce a un monólogo y el crecimiento intelectual que se logra no es tan rico.

Reconozco que fue gracias a mis blogs que descubrí que me gustaba escribir. Además fue gracias a ellos que fui advirtiendo una maduración en mi personalidad y en mi capacidad comunicativa a todo nivel.

En ese sentido reivindico totalmente esta actividad de ser bloguer y disfruto plenamente cuando se logra establecer ese contacto tan especial entre propietario y visitante en el que se refleja y se retroalimenta el intercambio emotivo, informativo y comunicacional que surge cuando ambos intervinientes están abiertos al libre intercambio de ideas y sentimientos. En esa retroalimentación de expresiones creo que radica la mayor riqueza de la actividad bloguera.

Ciudadana Mónica

About these ads

Una respuesta hacia “Ser un bloguer”

  1. Javier López 6 noviembre, 2008 a 12:55 pm #

    Me identifico plenamente con lo que dices, tanto con tu reflexión como con tu historia, Mónica. Es más, mi situación es más o menos la misma que la tuya, aunque debo reconocer que tengo bastante abandonado mi Space, quién sabe por qué.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 147 seguidores