Imprevistos

1 Sep
Michael Phelps

Michael Phelps

No deseo meterme con Michael Phelps, que me cae bien; ni tampoco con ningún deportista o con el deporte en general. De hecho, bueno, no puedo considerarme deportista pero hago algo de natación (miércoles y viernes, lo tengo organizadito), voy en bici, camino y me encantaría saber jugar bien al tenis. Pero el deporte de alta competición, hummm… se sale de lo normal. Entra en una onda que no me gusta. La obsesión por competir, por ganar, por ser el mejor. Las horas dedicadas al día, a la semana, al mes, al año, en la vida, a lo mismo, sólo a lo mismo. La dieta, ingerir millonadas de calorías con el único objetivo de quemarlas al momento y convertir tu organismo en una máquina. El culto al cuerpo. Dónde queda la mente. Indurain se bajó de la biciclta en plena carrera un buen día en que supo que no iba a ganar. Y qué más da, por qué no siguió. Yo me llevé un chasco aquella tarde. Muchos deportistas no asimilan los cambios, que las cosas no son como ellos las controlan, o no siempre. No asimilan la enfermedad, creen que éso sólo les pasa a quienes no se comportan correctamente, como un castigo divino. Forman parte de lo que llamo la última religión, esa teoría extraña que prometí explicar aquí un día y que consiste en buena medida en adorar el mundo y a uno mismo como si de algo perfecto e inmutable se tratara.

Este rollete viene a cuento de una frase que se me quedó grabada ayer en la entrevista que XLSemenal en su nº 1.088 realiza al nadador más laureado de la historia.

XL. Dice que sueña con las pruebas. ¿Cuál sería su carrera perfecta?
M.P.
La tengo metida en la cabeza, pero siempre hay algún pequeño imprevisto que acaba fastidiándolo.
 

Añgún pequeño imprevisto lo fastidia todo. Ése es el problema. La vida, nuestras vidas (y también las suyas, aunque no quieran reconocerlo) es un cúmulo de deseos, ilusiones… y pequeños imprevistos. Millones de pequeños o grandes imprevistos requieren de nosotros un esfuerzo titánico por enderezar el rumbo. Es difícil y atractivo. A veces puede ser muy atractivo. A veces puede ser muy difícil. Como en la historia de la niña de los patines.

Y como no quería meterme con el chaval pero lo he puesto verde, terminaré diciendo aquéllo de mens sana in corpore sano y que sí, que valoro su esfuerzo -desde niño- y el de cuantos han participado en Beijing 2008; de igual manera -más- valoro a quien nada sin piernas, a quien se sube a una bicicleta temblándole el pulso sin saber si va a llegar a su destino y no se baja o al que realiza una tabla de gimnasia en su mente cada mañana porque puede mover mejor las neuronas que sus brazos.

No sé si he explicado lo que quería, así que para no decir más tonterías ya me callo por hoy. Y corregidme si acaso.

Ciudadano Iesu

S

Si no quería yo meterme :S

Anuncios

2 comentarios to “Imprevistos”

  1. Jorge 2 septiembre, 2008 a 9:56 am #

    No sé qué pasará, pero desgraciadamente no tengo más remedio que estar muy de acuerdo con lo que dices –jeje, es broma-

    No es ya sólo el desmesurado culto a un estado corporal pasajero, sino a la repercusión que tiene esto en la sociedad. Las instituciones se llenan la boca con la promoción deportiva, que no persigue otra cosa que la búsqueda y creación de nuevos Phelps, o nuevas Almudena Cid, o Casillas varios; esos que el día de mañana seguirán moviendo miles de millones en un negocio interminable. ¿Y qué beneficio reporta ese tipo de deporte a la sociedad? Ninguno. El deporte de élite es una gran empresa con trabajadores destinados a admirarla con espectáculos varios. El circo de nuestro tiempo, empezando por el fútbol y acabando con los demás que, al final, no se diferencian de éste más que en su nivel de rentabilidad.

    Promocionar el deporte, según yo, es que los chavales de mi barrio tengan equipamiento suficiente para pasarse la tarde dando carreras y patadas a un balón, o jugando al baloncesto, o que tengan una piscina. Y digo los chavales porque por ahí se empieza: que los tengamos todos. Y donde también puedan caber todas las personas con cualquier tipo de dificultad física que como bien han demostrado puede ser derribada. Y nuestros mayores, también. Eso es promocionar el deporte: conseguir bajar y sacar el deporte a la calle. O a la vida. En mi municipio, el segundo de Madrid, hay sólo dos carriles-bici que cruzan la ciudad, que se cortan con cada cruce de calle y que no comunican absolutamente nada con nada. De hecho ni siquiera están señalizados como tal y campan a sus anchas gentes varias que esperan el autobús, que hablan de la subida de los pimientos y que además te increpan por ir con una bici ¡por su sitio! Y claro, les molestas. No, no hay conciencia ninguna sobre prácticamente nada que no sea que el niño quiere una Play. Hay una generación –y todas las que van a venir detrás- a la que no se les ha enseñado a interactuar, a abrirse al grupo, a que disfrutar está en el roce con sus semejantes, en abrirse más allá de una maquina y un mundo personal. Ahora sólo importa crecer personalmente, pisar al de al lado en cualquier ámbito. ¿A alguien le suena lo que es “trabajar en equipo”? Ya no.

    En definitiva, promocionar el deporte es que mi p… alcalde deje de hacer homenajes al Santísimo Iker Casillas y construya de una p… vez el nuevo macropolideportivo municipal que lleva dos legislaturas prometiendo e incumpliendo. Aunque creo sinceramente que no lo hace mal, que gastarse el dinero en pasear al portero del Madrid le da más votos que algo que realmente sea beneficioso para los ciudadanos.

    Sí, conseguir bajar el deporte a la calle. Porque, lo contrario, que es conseguir que millones de personas vean a un tío dando brincos sentados en un sofá, con una cerveza y unas patatas fritas, no es promocionar el deporte, es promocionar un espectáculo. Y está bien como espectáculo y lo respeto como tal, pero yo no le veo interés.

    Yo sí soy galáctico, porque soy de Móstoles. No te jode…

  2. Jesu 2 septiembre, 2008 a 1:00 pm #

    Sí, eres galáctico por ser de Móstoles y por inventar mundos bonitos.

    (estamos de un peloteo empalagoso, me lo habéis contagiao)
    😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: