La Agenda, ¿para daltónicos?

26 Jul

Ya que últimamente parece que nos preocupamos por las dificultades de determinadas personas -pero qué requetebuenos que somos (por lo menos de cara a la galería)- [nótese, por favor, la debida ironía en la frase anterior, que cada vez hay que hilar más fino] aquí os pongo cómo, presuntamente y siempre según la herramienta ColorBlind Filter, vería esta Agenda un daltónico:

Símbolos característicos del castellano aparte -que la herramienta no traduce debidamente-, la navegación por la Agenda no supone ninguna dificultad para los daltónicos. Aunque queda fea, ¿no?

Todo esto lo cuentan en El Catalejo Sergio Rodríguez y Cía.

Ciudadano Fer

Anuncios

14 comentarios to “La Agenda, ¿para daltónicos?”

  1. Jesu 27 julio, 2008 a 1:27 pm #

    Qué interesante! Yo tengo un compañero daltónico. Por cierto, cómo son las cosas, como las ves tú o como las ve el daltónico?

  2. Fer 27 julio, 2008 a 2:38 pm #

    Las cosas son como las vemos los no daltónicos. Todos nos hemos hecho preguntas así alguna vez, ¿no? Al estilo de ‘¿yo veo el rojo igual que tú?’ Pues la respuesta es sí, porque a cada color le corresponde una frecuencia de vibración y estas son únicas.

    Tú y yo vemos el mismo rojo. Cosas de la física.

    😀

  3. Jesu 27 julio, 2008 a 4:56 pm #

    Hummmmm…

    Las cosas son como las vemos los no daltónicos. En qué te basas para sostener esa afirmación; si los daltónicos fuesen mayoría, ellos dirían lo mismo.

    Respecto a la física y las vibraciones, se podría decir que tal graduación de rojo es igual para todo observador similar en determinadas circunstancias, pero que sea de tal manera no quiere decir que lo veamos como realmente es.

    Posiblemente las cosas, el mundo, sean de una manera y nosotros las vemos de determinada manera, a través de nuestro conocimiento, como en un colador mental (a priori kantiano).

    Los fenomenólogos dirán que sí coincide y sí vemos las cosas como son.

    A Joey ya le di la lata con el césped verde. Los perros lo ven gris. ¿Es verde o es gris?

    Es un debate filosófico-científico bastante interesante (para mí, al menos, jaja).

    Saludos!

  4. Fer 27 julio, 2008 a 5:28 pm #

    Es que no existe debate filosófico, Jesu. La física lo explica.

    Veamos. Supongamos, por ejemplo, el color verde. Si la física estudiada no me falla, la gama de los verdes se establece en longitudes de onda (cuando uno pinta una onda, la distancia entre ‘pico’ y ‘pico’ ) en torno a los 550 nm. Que eso haya sido medido quiere decir que su valor es común y absoluto.

    Del mismo modo que no tienes duda sobre lo que pesa un kilo (un kilo pesa lo mismo aquí o en la China, lo pese un canadiense o un australiano), sobre esto tampoco cabe hacerse preguntas.

    Si los daltónicos fueran mayoría, la mayoría de la población tendría una enfermedad visual, lo cual no quiere decir que el verde dejara de ser verde ni de tener una longitud de onda de 550 nanómetros.

    El perro ve gris el césped porque no tiene desarrollado su aparato visual para poder ver el verde. Si pudiera verlo y no tuviera ninguna alteración ni enfermedad, lo vería exactamente igual que cualquier ser capaz de ver el verde.

    Una cosa es reflexionar sobre lo reflexionable (lo bonito de cada color, por ejemplo) y otra muy distinta cuestionar teorías científicas archidemostradas desde los tiempos de Newton. Vamos, digo yo, 😉

    ¡Saludos!

  5. Jesu 27 julio, 2008 a 5:49 pm #

    Puede que tengas razón o puede que no.
    😀
    Si los daltónicos fuesen mayoría, ellos no serían los enfermos, sino nosotros.

    Si los perros dominaran el planeta (como los simios en la genial película), el césped sería gris y nosotros lo veríamos verde.

    La física a veces resuelve problemas a base de tautologías que no explican mucho. Hasta las principales teorías están siempre en continua revisión. De todas formas, no pongo en juicio las verdades científicas, sino el modo en que podemos conocer el mundo.

    To be continued…

  6. Jesu 27 julio, 2008 a 5:53 pm #

    ¿Por qué te sale a ti la sonrisa con fondo rojo?
    ¿Has bebido zumo de tomate?
    ¿Te conviertes en vampiro de noche como yo?
    ¡Ves como todo no es igual para todos!

    (ufffffffffffff, cuánto signo sobra aquíiiiiiiiiiii, jajaja…)

  7. Fer 27 julio, 2008 a 6:20 pm #

    Si los daltónicos fuesen mayoría serían simplemente eso: mayoría. Lo cual no querría decir que no estuvieran enfermos (¡porque lo seguirían estando!)

    Si los perros dominaran el planeta el césped seguiría siendo verde. Y, te equivocas. Nosotros no existiríamos y hablar de nanómetros y longitudes de onda no tendría sentido, porque ellos -precisamente por sus limitaciones animales- no hubieran descubierto nada más allá de comer, dormir, cagar y reproducirse.

    ¡La física lo explica todo! Y lo explica todo lo bien que puede conocerse, hasta que se demuestra lo contrario.

    Me corrijo: la ciencia nos cuenta la verdad, las letras la interpretan a su gusto (muchas veces equivocado).

    😛

  8. Jesu 27 julio, 2008 a 6:51 pm #

    No atribuyes la posibilidad de un conocimiento verdadero o avanzado a los animales, por sus limitaciones como tales.

    ¿Y nosotros, no tenemos limitaciones animales?

    ¿Por qué piensas que nuestro conocimiento es verdadero?

  9. Fer 27 julio, 2008 a 6:59 pm #

    Claro que tenemos limitaciones, faltaría más. Sin embargo, hoy por hoy somos la especie más evolucionada del planeta Tierra.

    No digo que nuestro conocimiento sea verdadero absolutamente, sino que dentro del sistema que el hombre ha ido desarrollando a lo largo de la historia (llamar al metro ‘metro’ y darle una longitud, al kilo ‘kilo’ y darle una masa) ese conocimiento explica con total rigurosidad gran parte de la realidad que nos rodea.

    Nadie ha podido contradecir las teorías de la óptica que Newton desarrolló en el siglo XVII. Posteriormente, otros físicos las han ampliado y han corroborado los descubrimientos pasados. En ese momento, y puesto que nadie puede demostrar lo contrario, el conocimiento se considera ‘verdadero’.

    No olvidemos que el mundo es lo que es (para bien o para mal) gracias a muchos factores, pero sobre todo gracias a la ciencia. Un catedrático de electromagnetismo no se mete en teorías filosóficas. Ya va siendo hora de que los filósofos no se metan en el trabajo de los demás, ¿no?

    (Jiji. Vaya debate dominguero…)

  10. Jesu 27 julio, 2008 a 7:49 pm #

    Menos mal, creí por un momento que ibas a decir que nosotros no somos animales, como ocurrió con un ilustre contertulio no hace mucho en un debate televisivo, sin que nadie supiera contestarle.

    Ya vamos llegando a algún acuerdo, cuando dices que no crees que nuesro conocimiento sea verdadero absolutamente.

    Verás, no es mi intención decir que no son ciertas o adecudas o servibles las teorías científicas -claro que lo son en su mayor parte-, sino que el conocmiento, el verdadero conocimiento, es algo mucho más complejo.

    Llegados a a este punto, siempre pongo el ejemplo de la hormiga. Una hormiga atómica filósofa o científica que quiera saber cosas, sabrá cosas, a su manera, pero muy pocas, poquísimas. Todos los animales saben cosas. Y nosotros no nos diferenciamos mucho de ellos.

    La propia ciencia que defendemos nos explica lo poco que nos separa de los monos, hasta el extremo de que están estudiándose medidas legislativas que amparen los derechos del llamado gran simio.

    Nos separa muy poco de ellos y creemos que es mucho. Qué sabe un chimpancé del universo? Apenas nada. Qué sabemos nosotros… un poco más, pero apenas nada.

    No pongo en juicio la ciencia, sino la dialéctica en la que nos debatimos, el deseo de conocer y las grandes limitaciones que encarrilan nuestra mente por senderos poco claros.

    La ciencia avanza principalmente a nivel tecnológico. Pero incluso ese avance es a veces ficticio. Reconocer que el kilo es un kilo es como llamar Pepito a Pepito.

    Yo defiendo el saber científico, pero lo defiendo en el marco de un saber o conocminto general en el que discurren muchas otras disciplinas, entre ellas la filosofía.

    Al principio de la historia de nuestra civilización, el saber era unitario. Filosofía significa amor por la sabiduría. Después se fue diversificando. A mayor diversidad, más supuesta certeza, menor amplitud de miras. Hay teorías que opinan que si la flosofía no hubiera metido la cabeza entonces, la ciencia habría avanzado más. También hay quien piensa lo contrario y defiende un conocmiento global más auténtico y no sólo formal o técnico.

    La filosofía puede ayudar en esa tarea. Hay infinidad de materias en las que se trabaja hoy como la teoría del conocimiento, la filosofía del lenguaje, teoría de la verdad, filosofía de la ciencia y otras que pueden darnos una visión de conjunto y a la vez crítica sobre nuestro conocimiento, sobre nuestra forma de ver el mundo, sin menospreciar la labor científica, sino abriéndole paso a un futuro amplio y común donde el saber humano sea algo más que una fórmula matemática.

    (cielos, qué rollo, ya me callo)
    😦

  11. Fer 27 julio, 2008 a 8:19 pm #

    En conclusión:

    todos los que no tenemos una disfunción visual vemos el verde exactamente igual.

    Jiji.

  12. Jesu 27 julio, 2008 a 8:27 pm #

    Jum…

  13. Jorge 28 julio, 2008 a 9:21 pm #

    Es la cuarta vez que intento dejar este comentario por problemas en mi ordenador y será también la cuarta que tenga que redactarlo. El mensaje será el mismo, aunque no pueda repetir la forma.

    Al margen de debates filosóficos en los que no entraré, quería responder a la afirmación que se ha realizado sin que nadie la tenga en consideración. Efectivamente, hay muchas personas con dificultades, así como muchas otras que se preocupan por ellas. No sé si es ése un problema o no de galerías: algunos se preocupan de ellas para pasear su autoadulación y prepotencia a la vista de todos sin ser capaces de profundizar en lo verdaderamente sustancial. Existen, sin embargo, esos ciudadanos capaces de implicarse activamente por una causa, y hacerlo con una sensibilidad suficiente que supere la vieja idea de que lo minoritario no es lo prioritario. Habría que preguntarse si juntas, las minorías no serán mayorías, pero no importa demasiado; importa que cada ciudadano es uno igual a otro y que otros tantos estarán siempre dispuestos a poner todo lo que esté a su alcance al servicio de una causa o de mil que consideran justas. Podrán hacerlo con mayor o menor pasión, pero el engrandecimiento o la carencia de éstas no harán que la obra pierda el sentido que verdaderamente tiene. Y al final, descubrimos que ese es uno de los mejores caminos para lograr una sociedad más solidaria e Igual, al contrario que la firma de manifiestos con vetustas y dudosas intenciones.

    Por todo ello, no está de más poner por delante una barrera de sensibilidad que permita tratar a cada cuestión como ella merece. Con determinados asuntos nunca se debe jugar, y por redondos que sean no se les debe permitir rodar y rodar hasta que la suciedad del suelo sea imposible de despegar.

    Partir de la verdad absoluta, de la razón incontestable, no es nunca la vía ni el camino para alcanzar acuerdos o ensanchar el propio conocimiento. Conocimiento. Conocer. No estaría de más que hiciéramos ese esfuerzo por salir de la burbuja de las risas indiferentes o de los enfados sin duda justificados y bajar a la de los iguales, que se sientan uno frente a otro, se miran, y descubren juntos tantas cosas y tan importantes.

    Mi lenguaje es un tanto críptico, y lo uso sin embargo con la completa convicción de que los destinatarios de este mensaje sabrán extraer lo que quiero decir, que no es otra cosa que un llamamiento a la cordura, a la sensibilidad con el otro y al respeto mutuo entre personas diferentes. Incluso entre aquellas que piensen diferente, porque entre quienes piensan diferente unos viejos ya olvidados dieron a luz a una democracia, ésta que hoy disfrutamos y que nos permite regodearnos en nuestro propio pensamiento. Ahora, sin embargo, algo ha cambiado: cada vez importa más sólo el nuestro. Con lo bonito que es aprender.

    Aprender, sí; y sobre todo RESPETAR. Porque RESPETAR es signo de bondad, de buena persona alojada bajo un cuerpo, y hacerlo con la sensibilidad suficiente que permita no herir a quien está enfrente, por una condición, por la otra, o por simple desconocimiento de lo que se habla. No cualquier tema permite los comentarios superficiales -casi ninguno- y, fijaos, éste no lo es.

    Un saludo.

  14. Jesu 20 agosto, 2008 a 11:59 pm #

    Bien, creo que aquí nadie ha faltado al respeto a nadie. Así que, con la convicción de que seguiremos respetándonos TODOS, prosigamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: