El Windsor valenciano

7 Feb

Mundo parapsicológico 

Espero que no ocurra, pero si un día se incendia el Edificio PROP 1 de Consellerias, aquí en mi tierra, el mismo desde el que vigilamos que las gaviotas no se estrellen, donde prometimos Pg y yo hacerles el boca a pico a las palomas; si éso ocurriera y veis una sombra, una silueta misteriosa en la tele, no lo dudéis, seré yo.

Voy a asomarme afuera, a que me dé el aire, a ver si es de día o de noche, si hace frío o calor, si es invierno o verano, no me acuerdo bien. Me acercaré al tobogán metálico por el que nadie quiere lanzarse conmigo, pasearé por el río y entraré un momentín al Corty a comprarme el nuevo perfume que me vendió una chica simpatiquísima.

– Verás como te dicen qué colonia llevas y volverás!

Pues sí, éso sí ha ocurrido. Y ahora voy a volver. Igual quería ligar…

Oh cielos! Seguridad ha apagado la luz, me voyyyyyyyyyyy!

Ciudadano Iesu

Anuncios

5 comentarios to “El Windsor valenciano”

  1. eunidamo 8 febrero, 2008 a 10:51 am #

    ¿Y por qué ibas a querer estar ahí en medio de un incendio? La verdad es que yo el fuego sólo lo quiero para dos cosas: Calentarme las manos y/o calentar otras cosas que no sean mis manos y que me gustaría que estuvieran calientes. Eso de quemar creo que no es cosa de las llamas, sino más bien de una especie de juego de orgullo. No sé muy bien cómo meter el orgullo, pero estoy seguro de que es cuestión de eso.

    El orgullo es el que acaba quemando a la gente. Entre eso y las películas malas, los taxistas desagradables y las casas oscuras, tenemos de tó. Pero el fuego… uf… no lo creo.

    De todos modos, tienes que desvelar el final de la historia-ligoteo, jeje.

    Un abrazo!

    Saiph.

  2. Jesu 8 febrero, 2008 a 1:43 pm #

    No es que quiera estar en el incendio! Es sólo que me pillaría dentro seguro!

    (A no ser que le meta fuego yo, que es otra opción, jaja; como sabes, aquí lo de quemar cosas nos va mucho, es muy divertido, quemas todo y empiezas de nuevo, a mí me gusta).

    Hummmm, lo de calentar cosas, oh cielos, no quiero preguntar qué es lo que calientas ni a quién, jajajaja…

    La historia del perfume va viento en popa! Empezó un buen día que estaba triste y solo y ella, la chica de la colonia, me echó tantos piropos que me fui contentísimo (y gastándome una pasta, jajaja… me querrá por dinero?)

    Hasta luego, súper Saiph!

  3. Äfrica 8 febrero, 2008 a 4:44 pm #

    No me gustan los edificios altos.
    Si acaso subir para mirar los tejados y las vistas, pero nada más.
    Yo que tú tendría preparado un parapente o algo, jisjis!

    Qué perfume era? Si lo dijiste no me acuerdo!!!

    Por cierto, ya me estás enviando al correo esa fotito de ahí, que vea lo guapo que estás y lo bien que hueles, jajaja!
    A la orden de ya!

    Besitosssssssssss!

    Äfrica

  4. Jesu 8 febrero, 2008 a 8:19 pm #

    Äfrica… es Altitude, de Swiss Army. Es infalible. Caen rendidas (bueno, no sé si es la colonia o soy yo).

    No te acerques a alguien que lleve ese perfume o ya nada será igual!

    (iré a decirle que me dé comisión, ésto se está liando)

  5. Ana la de Narnia 8 febrero, 2008 a 10:38 pm #

    Pero a ver…¿Que tiene que ver una palomas que van a chocar contra un edificio altisimooo y un perfume que te compras para hacer volver.
    Estoy confundida, muy confundida.
    Unnnnn, el olor en el pecho de un hombre a…unnnnnnn

    Ains

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: