Tag Archives: libertad

Internet, el mar y los viajes

16 jun

Transcribo este artículo porque me parece que muestra un interesante análisis sobre las nuevas modalidades de comunicación, tema éste relacionado directamente con lo que plantea Ccy en la entrada anterior.

Saludos!

votar Ciudadana Mónica

Al abordaje. Cada computadora hace las veces de un puerto del que pueden partir los barcos que permiten navegar los mares de internet.

Internet hace tiempo se volvió un campo de batalla entre humanos. Cada segundo que pasa se genera un nuevo lenguaje virtual, de los cuales la gran mayoría desaparece en el instante en algún basurero invisible que desconocemos. Somos parte de un barco que recopila lo que se necesita y debemos utilizarlo por el bien de la humanidad, ese parece ser el mandato. A veces la belleza y el arte están de nuestro lado, siempre se puede elegir, naveguemos mientras el capitán abandona el barco.

Internet se alimenta de inseguridad, de miedo a la soledad, de lo que da placer en la intimidad o el saber demasiado. Creo que el punto clave es la inseguridad que nos invade, creemos poder dominar la existencia y no resistimos dos docenas de segundos de silencio. Todo empieza con una búsqueda, con una posición que lastima la espalda y engorda, todo empieza con el deseo de pertenecer.

Una red es una unidad de resistencia y creación, los que somos partes poseemos nombres propios y una foto acorde, que vendría a ser como la ropa para salir los fines de semana. Despedacemos la red y empecemos por los barcos.

Un lugar para vivir

El MSN llegó para resolver nuestras falencias de comunicación, es tan simple como tipear un nombre y del otro lado obtendremos una respuesta, que de acuerdo al contenido, puede hacernos felices o arruinarnos la vida.

En eso consiste el arte de chatear, una ventana llena de sorpresas que se esconden detrás de frases sin sentido, anacrónicas, que siempre confunden, eso nos relaciona.

Lo concibo como un arte por la cualidad de conquistar adeptos, por su particularidad de encantar. Y el lenguaje varía de acuerdo a las intenciones de los conquistadores de turno, no sólo depende de las emociones, el chat puede volverse una gran herramienta de trabajo. Quizás en algunas circunstancias el hablar con alguien puede ser aire en la cara. El chat a veces es un canto a las relaciones.

YouTube es un mar pequeño. Si no aprendés a moverte con cuidado corrés el riesgo de mojarte más que los pies. Todo se resume al lenguaje de los nombres propios, si te equivocás en eso corrés el riesgo de estar dando vueltas hasta que sentís que internet no tiene sentido.

El paso por este espejo puede ser placentero, ya que uno puede detenerse en elementos que hicieron de nuestro intelecto un lugar hermoso para vivir. Es pasear con un carrito de supermercado por la infancia de cada uno, recorrer las cosas que no se pueden comprar, las que no existen, las que no se tocan. Todos tenemos algo que queremos mucho, y eso seguramente estará en YouTube, lo que lo hace sublime.

Google demuestra el punto de perfección de internet. No la marca, sino el concepto de búsqueda, ese viaje que uno emprende cuando sólo escribe una palabra y las miles de opciones aparecen, no hay nada más placentero cuando uno empieza un viaje que las oportunidades se manifiesten. Pero en los viajes, en los buscadores, hay muchos puentes, bordes de banquina, hay que estar atento a no salirse del camino y eso ocasiona pérdidas de tiempo irreparables para los que quieren soñar con barcos de colores.

Facebook es la nueva comunidad. Es como decir que llegaron los countries a internet, una idea genial por la adicción que significa. El punto radica en que cuando uno decide dejar la red, entre las preguntas que se realizan antes de hacer clic en aceptar, aparece: “¿Lo dejas por volverte adicto?”. Ellos siempre lo saben, y por eso construyen sistemas para abrazar a los desposeídos de las emociones, para eso existe internet, para llenar piletas vacías, vasos secos, camas destendidas.

El placer de mirar

En esta comunidad existen los amigos, los fanáticos, los fotógrafos, porque también está eso, ahora en el nuevo mundo que plantea la red, todos podemos ser escritores, periodistas y fotógrafos. Facebook incita el placer de mirar hasta el hartazgo, sobre todo la vida de los demás, podés tener como amigo un famoso periodista, una vedette, un político y hasta la presidenta de la Liga de Amas de Casa.

Todos consideran que el público a captar es el que habita Facebook, un ambiente depurado de oscuridades, todo es pureza, acá no existe todo lo feo de internet, es una cápsula llena de desodorante de ambiente. Todos se cuidan y se saludan para sus cumpleaños, se invitan a sus eventos y siempre piensan algo. Todos presumen hasta el hartazgo con manojos de álbumes de imágenes del pasado. Abunda esa cosa insaciable que es la fama, todos quieren un poco, hay mucha histeria por mostrar, nunca se sabe con certeza quién mira del otro lado, y quizás esa sea la única parte negra de Facebook.

Fotolog, o el elogio de la nueva tristeza, una muestra de que las emociones pueden gozar del glamour y de la belleza, miles de niños que consideran que la tristeza posee algo interesante para vender postean fotos y frases cortas con el sólo fin de conquistar groupies.

Este movimiento es una genialidad, floggers y emos se disputan el trono de la melancolía que cultivaron los líricos. Es uno de los movimientos que excede la red, hay un traslado a la cuestión urbana, cada uno construye una pose frente a un lente, luego ante un monitor y luego lo lleva a la realidad en un banco de plaza o shopping, es un recurso de seducción imponente.

La esperanza

Hay algún tipo de esperanza acerca de la relación internet versus los humanos que radica en lo epistolar. Creo que el arte de la escritura puede encontrar un camino ahí, en un nuevo lenguaje.

El mail se volvió una oferta tediosa de spam, de ofertas de productos que ofrecen perfección inmediata, y son tan buenos que nadie los observa, van al incinerador de la red, si es que hay uno. Yo sospecho acerca de la vida después de la muerte en internet.

Creo que en alguna instancia de la estadía de internet en nuestras vidas llegará el momento en que se le dedicará especial atención al arte de escribir cartas, algo tan delicado y carente de cualquier costo extra que, sin lugar a dudas, puede ser una vanguardia a la hora de conquistar lo que sea.

Internet genera en las personas la más hermosa de las emociones, la libertad, uno se expresa, grita de la forma que quiere, se viste a una moda que se reinventa continuamente. No hay nadie que pueda señalar con el dedo, ni nadie que determine las reglas, sólo en cuestiones aisladas que cultivan los carentes de música en sus oídos.

La red genera más adeptos que dolores de espalda, y lo nocivo radica en quién maneja las teclas. Los tiempos determinan que la revolución siempre se esconde en las buenas ideas, hay que relajarse y disfrutar, sólo hay que hacer clic. Y el cerebro explotará. Por supuesto, si tenés tu cuota al día.

Iván Ferreira para La Capital

La libertad y otras palabras

27 may

votar

Libertad

Construir la LIBERTAD no es como sembrar una semilla, que con amor se deja en tierra fértil, con regularidad se riega y se acompaña con ruegos para que crezca. No. Es más laborioso que éso.

Quizás sea comparable con el proceso que comienza con una NECESIDAD incumplida. Luego un SUEÑO imagina su existencia, después, laboriosa e insistentemente ese sueño se da forma a sí mismo en la mente de quien sueña e insta a los demás para que, a su vez, ellos mismos sueñen.

Las PALABRAS se animan  y le dan alas a los IDEALES. Se despiertan las CONCIENCIAS. Las VOLUNTADES se arriman y entre ellas se dan cuenta de que un sueño sólo no puede derribar muros ni romper cadenas… pero sí descubren que muchos sueños SUMADOS y mil atrevidos acompañándolos van ganando poder y consistencia.

La SANGRE no quiere ser menos y la PASIÓN se agrega entonces alentando a las GANAS para que abran caminos, allanen suelos, caven surcos, inventen escaleras… y así, uno a uno, unidos, todos comienzan a estrecharse: voluntades, sueños, deseos, necesidades, ideas, sangres, sudores, decidiéndose a dejar atrás el CONFORMISMO, la comodidad de no ser disidente.

En algún momento surge la inminencia de enfrentar los MIEDOS, propios y ajenos, de cada soñador; esa actitud da FORTALEZA. Es entonces cuando la LIBERTAD se define a sí misma como META POSIBLE de ser alcanzada.

Se acotan los PLANES, se pulen los PROYECTOS cada vez más concretos, y así se definen la forma, la solidez, los límites, la pureza, la flexibilidad, la permeabilidad que irá tomando la figura de la LIBERTAD que se construye… poco a poco, ladrillo a ladrillo… para un buen día quedar cimentada entre lo que SE ES y lo que SE QUIERE SER… pero nunca, bajo ninguna circunstancia, dejando de CRECER!

Ciudadana Mónica

Libre albedrío (a puro título personal)

20 abr
Elección y libertad

Elección y libertad

Acción y consecuencias, dúo inefable que siempre acostumbra a andar junto.

Los seres humanos somos los únicos que elegimos de acuerdo con nuestra idiosincrasia, a diferencia de los animales, que responden a la programación de sus instintos.

Elegir es lo que hacemos siempre, aún en los casos extremos, donde parezca muy limitada la posibilidad de hacerlo. Elegir nos hace libres. Aún estando en prisión se puede elegir cómo vivir esa circunstancia. Esa posibilidad de optar nos hace especiales, y de esa condición nace la moral.

Las elecciones tienen consecuencias y somos responsables de las nuestras. Cuando elegimos actuar frente a una agresión, una injusticia, lo hacemos de acuerdo con las pautas que nos rigen, con nuestra moral. Según lo hagamos, queda manifiesta nuestra calidad humana: podemos huir o enfrentar, rechazar o aceptar, construir o destruir. Aún no actuar, es, obviamente, una elección…

Nuestra vida es la oportunidad que se nos da para desarrollar y ejercer esa cualidad a la que a veces no le damos la importancia que merece. En cualquier circunstancia que el destino o el azar nos hayan impuesto, siempre está en nuestras manos cómo respondemos frente a ello, y es ahí donde se encuentra el verdadero alcance de nuestro libre albedrío: si nacemos en África, por ejemplo, sin duda no tendremos las mismas condiciones de vida que si hubiésemos nacido, en cambio, en el centro de Paris pero, si nacidos en esas circunstancias, nuestra razón nos dice que en ese entorno nuestra vida no es lo que deseamos, nos queda siempre en nuestras manos el poder de tomar distintas decisiones para cambiar nuestra realidad.

Podemos optar por convertirnos en uno de los soldados que van masacrando a sus hermanos por enfrentamientos ancestrales, podemos elegir emigrar de aquellas tierras hacia un país limítrofe, podemos optar por abandonar lo poco que tenemos y arriesgarnos a subir a un barco que ni alcanzamos a entender hacia dónde nos puede llevar, o podemos en cambio sentarnos a esperar que nos coman los buitres cuando desfallezcamos de hambre.

Si por esas cuestiones que no manejamos nos faltan los brazos al nacer o los perdemos en un accidente, podemos optar entre que nos alimente para siempre otra persona o aprender a hacerlo con nuestros propios pies (afortunadamente sobran ejemplos de esta espectacular capacidad de adaptación y coraje).

Son muchas las elecciones que podemos hacer (y de hecho las hacemos cotidianamente) y será cada una de ellas las que imperceptible o bruscamente vayan trazando el camino que seguiremos.

El libre albedrío y la capacidad de razonamiento son aptitudes invalorables que nos diferencian de los animales en la medida en que nos dan el poder de dejar de ser pasivos y convertirnos, en cambio, en protagonistas de lo que a veces mal llamamos Destino (como si fuera éste totalmente generado por el azar y las circunstancias que determinaron nuestro nacimiento en un lugar y tiempo dado).

Sin duda no podremos cambiar todo lo que nos condiciona, pero sí lo que depende de nuestras múltiples elecciones.

En definitiva: no podemos modificar el dónde, el cuándo y el cómo nacemos, éso corresponde a un orden que está fuera de nuestro alcance y no comprendemos, pero sí está en nuestras manos decidir cómo respondemos a esas circunstancias y en ello está nuestra calidad y forma de ser que nos identifica y distingue.

Llevando este concepto hacia el plano social y atando el tema al de la ya incursionada Utopía, quizás sea atinado decir que podemos optar entre lamentarnos cuestionando las injusticias y corrupción de las sociedades en que vivimos, aislándonos en un mar de inacción que nada positivo aporta, o, en cambio, podemos elegir construir con cada una de nuestras pequeñas y grandes acciones, el camino práctico y moral que nos acerque a esa soñada Utopía.

Ciudadana Mónica

No somos gilipollas

4 sep

Por la mañana tuve que pillar un taxi para acudir a un asunto urgente. Estuve a punto de decirle a la amable taxista que hiciera el favor de apagar la radio, incluso estaba dispuesto a escuchar a Jiménez Losantos (que por esperpéntico resulta más asequible tomado con buen humor), al menos me produce menos náuseas que quién estaba hablando en ese momento, no sé quién ni en qué emisora, arremetió contra Internet, la manipulación de la red de redes, la desinformación constante a la que somete a los ciudadanos, la incertidumbre de los contenidos de las enciclopedias populares… Clamaba por la intervención de los gobiernos en tamaño invento atroz de la Humanidad. Antes o después habrá que poner coto a ésto, aseguró.

He de suponer que se refería a la noticia aparecida sobre el ex-presidente Aznar que leí un poco después. Por la tarde me desperté sudando entre las voces de un grupo de polemistas en un deleznable programa de Antena 3 del que tampoco sé el nombre ni tengo intención de averiguarlo (ésta es mi desinformación deseada).  

Dos de cada tres internautas se fian de los rumores de la red de redes, afirmó la presentadora. La gente cree lo que le pone Internet, gritaba Pilar Rahola…

Pues miren, no. No somos tan tontos. Ni gilipollas. Ésto no es un invento atroz. Es una red libre donde hay de todo, bueno, malo y regular. Y también muy bueno. Pero lo bueno no lo quieren conocer. Nos tienen ustedes vomitando su mierda ya un tiempecito, pero la culpa siempre la tiene el otro y -sobre todo- Internet.

La libertad les asusta.

Ciudadano Iesu

Monstruoso

4 feb

Yahoo noticias

Monstruoso

El país más poderoso de la Tierra, el que dicta normas y costumbres, el que inventa guerras para salvar la paz, tiene miedo.

Sueña con colosos en llamas, aviones estrellados, bombas ocultas, estatuas decapitadas, inundaciones y catástrofes.

Alguien debe ir al psiquiatra.

Y no somos nosotros.

Ciudadano Iesu

Que el tiempo no te cambie… (ni yo tampoco)

28 dic

Los Caballeros del Zod�aco 

Bueno, creo que mañana es tu cumple, si mis neuronas no me fallan, así que te deseo que seas muy feliz hoy, mañana, pasado, al otro y siempre siempre, que encuentres lo que buscas o que busques lo que deseas y que disfrutes en el camino con quien tengas a tu lado en cada momento, que sigamos peleándonos (mucho no) y melocotonizando al mundo y creyendo que todo es posible, ir y venir de duendes en un eterno retorno de ilusiones sin fin.

Te guardo tu Caballero del Zodíaco para dártelo cuando pueda.

Mientras tanto te dejo una canción, es posible que conozcas a Cecilia, tal vez de haberla visto en los programas de 50 años de TVE, o de su Ramito de violetas tan versionado.

Se hubiera convertido en una importante figura (ya lo fue en poco tiempo) si un accidente de tráfico no truncara su carrera de cantautora tan joven. Componía temas románticos y otros más comprometidos, menos conocidos, un tema que me gusta mucho habla de Un millón de sueñosahora vivo a costa, de un milllón de sueños, un millón de espectros, un millón de muertos.

La que te dejo es Mi querida España, tú que tan bien la conoces (mejor que yo, siempre admiré tu afán por recuperar la memoria histórica). Hay una anécdota, esta canción repite machaconamente el estribillo… mi querida España, esta España mía, esta España nuestra. Sin embrago, pocos saben que fue censurada (serían los últimos coletazos, puesto que hablamos de 1975). El original, que nunca se cantó y cuya letra está impresa en las carpetas de los discos de vinilo, va cambiando la letra, habla de las dos Españas, dice cada vez… esta España blanca, esta España negra, esta España viva, esta España muerta, esta España en dudas, esta España cierta…

Por la reconciliación, la convivencia, la paz, la libertad, que sepamos valorar lo que significa.

F e l i c i d a d e s !

Ciudadano Iesu, i m a g i n e

Mi querida España | Evangelina Sobredo (Cecilia)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 152 seguidores