Tag Archives: cambio climático

La era de la estupidez

11 abr

‘Coalición de la Voluntad’

27 oct

Inspirado en los movimientos contraculturales de los años sesenta se apunta a rescatar la estrategia del enjambre para resistir al cambio climático, el colapso del crecimiento económico y la degradación ambiental.

 

La Coalición de la Voluntad es un documental corto animado que nos propone aprovechar el potencial de las nuevas tecnologías, tales como las computadoras personales y las redes informáticas, para interconectar el poder de activistas, expertos y ciudadanos comunes, formando asociaciones espontáneas, voluntarias y colaborativas, básicamente enfocadas a enfrentar con rapidez, agilidad y efectividad el problema mundial del Cambio Climático. El mismo proyecto de esta película ha sido posible gracias a una red de artistas y técnicos eclécticos de todo el mundo, que han interactuado colaborativamente en sus decisiones.

Clima global

1 mar
No alcanzamos a prepararnos para un calentamiento, ahora nos dicen que se nos viene un enfriamiento.

Lo cierto es que la Naturaleza sigue su curso, aunque la humanidad interfiera…

Imágenes | Ecoblog

Mini Blog Action Day

15 oct

header-logo¿Llego a tiempo?

Hoy se celebra el Blog Action Day, este año dedicado al cambio climático. Lo que pasa es que yo no creo en el cambio climático, sino en el caos del universo. Un caos con aspecto ordenado. Que queremos entender y no podemos. Que nos parece destruirse, porque está eternamente destruyéndose. En una eternidad sin tiempo; finito sin límites.

Aún así, me uno a las voces de quienes aspiran a conservar nuestro planeta. Si alguien viene a vernos, que lo dudo, que no se fije demasiado en los detalles ni en nosotros mismos. Que quiera creer que somos buenos.

Yo creo en éso, incluso hoy que me duele la cabeza y no he tenido un día genial, creo en la chispa de ayer y en la de mañana.

Creo en éso hasta cuando lloro. En éso y en unas cuantas e importantes cosas más.

votar Ciudadano Iesu

Compartir

El protocolo que nadie recordaba

11 abr

 

El mundo en Otoño

El mundo en Otoño

“La necesidad de tomar decisiones urgentes es más clara ahora debido a los alarmantes descubrimientos de los últimos tres años. Hace falta un plan mundial que realmente resuelva la crisis climática y ‘Our choice’ responde a esa petición.”

AL GORE (el hombre que casi fue presidente de los EEUU, sobre la “secuela” de “An inconvenient truth“)

Los casquetes polares se están fundiendo de verdad… pero la población mundial es feliz con sus lavadoras, y sus coches y sus mp3. Bueno, supongo que yo también… pero la cosa es que deberíamos escoger entre ser felices y sobrevivir.

No es que el mundo se vaya a pique, pero sí que hace aguas. A lo largo de los últimos años, el protocolo de Kioto ha sido violado recurrentemente y sin pudor por casi todos los países de nuestro hemisferio, aunque algunos de ellos han conseguido cumplir con ello. España NO es de esos países, y NO lo va a ser. Era de esperar, claro. Somos así.

Bueno, ya que hemos oído muchas veces a lo largo de nuestras vidas lo del “protocolo de Kioto”, pero realmente nunca nos han dicho o nos hemos llegado a enterar de muchas cosas que se incluían en el mismo, así que me he ido a la fuente reconocida de todo el saber de la Humanidad (o, lo  que es lo mismo, Wikipedia) y me he informado. Aparte de confirmar lo que sabía, he aprendido algunas cosas nuevas, que son sinceramente interesantes…

Este es un problema que todos tenemos que resolver. Pues sí. El protocolo establece la idea de la cooperación global como base fundamental (y única, por cierto) de toda la historia. Por supuesto, no basta con que uno o dos países se empeñen en reducir a la mitad sus emisiones de gases, sino que hay que conseguir que los mayores emisores reduzcan sus emisiones en mayor medida. En mi opinión, faltaba un punto que dijera algo como “y las economías emergentes no recurrirán preferentemente a tecnologías baratas y tremendamente contaminantes para potenciar su desarrollo. Eso es malo”.

Por desgracia, no lo incluía. De todos modos, casi nadie ha hecho su parte, así que supongo que da igual.

Amén de Estados Unidos. No sólo no lo han ratificado, sino que ya han dicho que no lo van a cumplir. ¿Por qué? Porque China e India (economías emergentes) aumentan anualmente sus emisiones de gases de efecto invernadero. Reducir las emisiones de las empresas estadounidenses sería salvajemente antieconómico. No es que diga que deberían haberlo hecho en su momento (bueno, sí, en realidad es exactamente lo que estoy diciendo, pero Clinton se hizo el sueco con Kyoto, y Bush… bueno, ya sabemos cómo era Bush, ¿verdad?), pero creo que deberían planteárselo con calma. Algunos estados ya lo han empezado a aplicar por su cuenta.

El sistema “carbofinanciero” europeo. Aunque otros bloques de naciones están empezando a aplicarlo, Europa es realtivamente pionera en este sistema, que, a grandes rasgos permite asegurar el intercambio de Créditos de Carbono. Cada país tiene que reducir sus emisiones, es cierto, pero quienes tienen una gran parte de la responsabilidad de dichas emisiones son las industrias, que son empresas privadas. Para aquellas empresas que no puedan (o no estén dispuestas) a cumplir las exigencias que el Gobierno nacional establezca con respecto al protocolo, los créditos de carbono que “poseen” países e industrias con un nivel de emisiones de gases invernadero por debajo de lo que se les exigía sirven como un “vale por X toneladas de emisiones de carbono”. Hay toda una sub-economía y mucha especulación detrás de este sistema, pues evita a las empresas el inconveniente problema de la “reconversión contra el cambio climático”. Me temo que este es un sistema necesario, aunque no haga más que prolongar el problema, pero bueno…

De momento, las cuotas del sistema europeo de intercambio de emisiones se aplican en seis industrias “clave” de la economía mundial: acero, papel, cristal, ladrillo, cemento y energía. Con la crisis y todo, no sé si se mantendrá. La gente tiende a ponerse menos moralista cuando les aprietan el cinturón, pero yo creo que esta situación económica desfavorable (nótese el eufemismo) debería servirnos para cambiar el mundo de verdad, incluyendo la posición de los ricos y los poderosos acerca del medio ambiente, pero también la de sociedades enteras. Al fin y al cabo, ¿no es cierto que los niños crecen centímetros cuando pasan días enteros encamados, con fiebre?

Y esta Europa nuestra. Como hay mucho de que hablar, quiero cortar un poco el tema de hoy en este punto: ¿cómo ha ido en la UE el desarrollo del tratado de Kyoto? Exceptuando a Grecia (que no desarrolló las instituciones correspondientes para controlar sus emisiones), he aquí algunos de los miembros de la unión.

- Alemania. Prometió reducir sus niveles de emisión un 21 por ciento de los que tenía en 1990; a fecha de hoy, los ha reducido un 22,4 por ciento.

- Inglaterra. Prometió reducir sus niveles de emisión un 60 por ciento para 2050, y un 30 de forma “inmediata”; hoy en día, los ha reducido, pero durante el último gobierno laborista se han reactivado las emisiones, aunque no parece imposible que pueda recuperar lo perdido, ya que han reducido a la mitad el incremento de emisiones producido entre 1990 y 2004.

- Francia. La niña bonita de la Unión Europea no tiene apenas centrales térmicas, sino que el 80 por ciento de su producción de energía es de origen nuclear. Ergo, apenas tiene emisiones de CO2 y compuestos sulfurados. ¿Qué hacen con los residuos radiactivos? Ah, amigo…

- ESPAÑA. Tendríamos que haber controlado nuestro “incremento de contaminación” para que fuese de un 15% como máximo en 2012, y el objetivo de Kyoto para 2008-2012 era de reducir un 8% las emisiones de la Unión Europea. En la actualidad, y con respecto a las cifras de referencia de 1990, hemos aumentado nuestras emisiones en un 54%. ¿No está mal, eh? Supongo que, si nos ponemos, podríamos contaminar más. No sé cómo. Pero seguro que hay alguna manera.

Ciudadano Alanthos

El cielo esclavo

El cielo esclavo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 152 seguidores