Habilidades sociales, herramientas para la convivencia

27 ene
Fuente | Centro Ima

Fuente | Centro Ima

Dado el alto requerimiento del mundo actual que nos exige estar permanentemente comunicados y relacionados con los demás, las empresas están considerando el grado de habilidades sociales con las que cuenten sus empleados.

Persuasión, liderazgo, capacidad de trabajo en equipo, tolerancia…todos son atributos mucho más valorados en la actualidad a la hora de relacionarnos. Ya sea por la excusa del mayor rendimiento o porque se ha visto en la práctica que esas cualidades son irreemplazables, hoy en día, para lograr el éxito laboral, no alcanzan el buen rendimiento académico en los jóvenes y el talento profesional en los adultos, se hace indispensable contar con una adecuada cuota de habilidades sociales (HS), ese conjunto de comportamientos que le permiten a uno actuar e insertarse en el espacio social en el que se desarrolla.

Se trata de conductas que ayudan a las personas a comunicarse eficazmente, teniendo en cuenta los derechos de las demás personas y los propios. Abarcan también la capacidad de ser empático, que quiere decir ponerse en el lugar del otro.

La mayoría de los deseos, sueños u objetivos que nos proponemos en la vida dependen de la participación de otras personas, por lo tanto, las competencias sociales se tornan cruciales para alcanzar o concretar esos deseos, sueños u objetivos.

En la vida afectiva, las HS complementan la vida en la pareja, en la familia o la amistad y hacen que cada una de las interacciones sea lo más simple, transparente, y ecológica posible.

Las HS se ubican en el centro del debate en pleno siglo XIX, pero fueron desde siempre en textos de psicólogos y pensadores antiguos. En la actualidad recobran importancia dada la complejidad de la vida contemporánea, tanto en el aspecto personal (estrés, conflictos, desacuerdos) como en a vida organizacional (híper competencia, liderazgo de alta calidad, globalización en las comunicaciones, etc). En este mundo tecnologizado, híper vinculado y global es constante la manipulación de información para convertirla en conocimiento, trabajar en equipo y ser colaborativo. La falta de HS es un lastre que dificulta el desarrollo personal, profesional y afectivo de las personas.

Las HS se aprenden

Desenvolverse en público, superar situaciones conflictivas, liderar un grupo y motivarlo, atender y convencer a otros para que hagan algo o dejen de hacerlo, conciliar, mediar, agradar, seducir… en definitiva: convivir. Para todo esto es imprescindible dominar las HS, quien no las tiene desarrolladas tenderá a ser tímido, con dificultades para relacionarse en todos los campos, y no estará capacitado para defender y ejercer sus derechos. Pero las HS se aprenden. Existen técnicas, principios y herramientas que permiten reeducar las percepciones y creencias para comportarnos y reaccionar de manera diferente cuando comprendemos que nuestra manera de actuar no conduce a los resultados esperados. Parece ser que para aprenderlas no hay edades más adecuadas que otras, aunque según los expertos, durante el aprendizaje en el jardín de infantes es cuando se van formando nuestras habilidades para socializar, luego del período en que el niño tuvo un contacto casi exclusivo con su familia.

Identificar y manifestar las propias emociones, reconocer sentimientos ajenos, animarse a hacer una pregunta o saber responder no son aptitudes que se adquieren a lo largo de la vida, pero para las cuales la niñez es un estado crucial. Los niños que no practican la defensa de los derechos propios o la transmisión de lo que se quiere tendrá una triste consecuencia, automáticamente no reflexionarán sobre sus propios intereses sino que tenderán a ser personas sumisas, haciendo siempre lo que propongan los demás, al contrario, los niños que hayan desarrollado desde temprano sus HS tendrán beneficios a largo plazo: verán disminuida la ansiedad ante situaciones difíciles o novedosas, tendrán más facilidades para resolver problemas, conseguirán éxito en sus objetivos y evitarán los conflictos con los otros.

Las HS, una por una

  • De comunicación
    Escuchar al otro, iniciar una conversación, presentarse, respetar los tiempos de los demás para hablar, mantener contacto visual en la conversación, disculparse, dar gracias
  • De cooperación
    Pedir ayuda, participar, pedir favores, trabajar en equipo, aceptar reglas, compartir
  • De defensa de los derechos
    Expresar quejas y desacuerdos, decir que no a pedidos de otros cuando no se desean, señalar acciones de otros que puedan perjudicarlos
  • De expresión de sentimientos
    Dar a conocer el propio estado de ánimo, responder a las expresiones de sentimientos de los demás, consolar a los demás ante situaciones desagradables
  • De planificación
    Establecer prioridades y objetivos a corto y largo plazo, plantearse metas, evaluar alternativas antes de actuar

Mantener vínculos armoniosos en todos los niveles de relación hace que las personas logren un mayor equilibrio y desarrollo emocional y personal.

Ciudadana Mónica

About these ads

9 comentarios hacia “Habilidades sociales, herramientas para la convivencia”

  1. Alanthos 28 enero, 2009 a 9:06 am #

    Básicamente, se trata de saber vivir en sociedad, ¿verdad? En fin, puede decirse que la base de la convivencia es la relación que consigues mantener con otros a lo largo del tiempo. Eso son las habilidades sociales, puesto en dos líneas, poco más o menos.

    De todas maneras, es un poco triste que tengamos que dejar claro ciertas habilidades básicas a la gente: “escuchar al otro”, “dar gracias”, “aceptar reglas, compartir”… en esencia, es lo mismo que decir “ser empático” (me encanta esa palabra), entender al interlocutor y apreciarle, respetarle y decirle la verdad, darle toda la información, en definitiva: cooperar, congeniar y convivir. ¿Son esas habilidades tan escasas o están tan poco arraigadas que tenemos que dejarlas claras explícitamente?

    Bueno, puede que sí sea necesario. No es que todo el mundo cumpla todas las HS. Yo mismo tendría dificultades con las HS de planificación y alguna de las de defensa de derechos (la verdad, ni se me habría ocurrido que tuvieran una categoría propia… ¿se les podría llamar “habilidades de asertividad”, saber decir que no?).

    De todas maneras, me da la impresión de que “convivir” es lo mismo que “aprender a aguantarse, a apreciarse y a quererse” entre iguales, por ese orden, no sólo en el trabajo, sino también en casa, o donde sea. Me ha quedado un poco cursi, ¿verdad? ^^

  2. neogeminis 28 enero, 2009 a 1:28 pm #

    jejeje….para nada!…yo también creo que en cierta forma es una lástima que haya que categorizar y detallar estas básicas normas de convivencia para llevarlas a la práctica como si se tratase de una disciplina más para tener en cuenta a la hora de, por ejemplo, seleccionar el personal de una empresa. Creo que para todos estas formas de comportamiento tendrían que ser naturales, surgir por necesidad y no por aprendizaje. La tolerancia, el respeto propio y ajeno son imprescindibles para una sana convivencia. El saber expresarse y escuchar al otro debería surgir mucho más fluidamente, pero la realidad nos muestra que, lamentablemente muchas personas necesitan apuntalar estos aspectos de las HS, sobre todo lo notamos en ciertas oficinas de atención al público.

    Habrá que ejercitarse!

  3. Jesu 28 enero, 2009 a 9:00 pm #

    Aprender a aguantarse, sí, a quererse. Cuando se quiere, se aman los defectos. No es que no se vean, sino que parecen bonitos.

    Con este post ocurre como con aquél que dejé sobre la actuación poco profesional y humana de unos asistentes sanitarios; entonces comentamos que ese tipo de cosas no debería hacer falta que estén reguladas porque son básicas, pertenecen al rango de la dignidad del ser humano, pero como no se cumple, pues lo han de estar.

    Una puntualización sobre las habilidades sociales en la convivencia. Creo que en mayor o menor medida la mayoría de la gente podría aprobar, con nota; con respeto y educación las personas se desenvuelven bien a pesar de sus infinitas diversidades y divergencias.

    El problema principal, como siempre, posiblemente lo introduzca la actuación egoísta e interesada de una minoría que trastoca ese orden e intenta imponer su dominio ante los colectivos, en cualquier ámbito social.

  4. Valeria 30 enero, 2009 a 4:02 am #

    Creo que muchas de las habilidades sociales a las que hacés referencia se perdieron gracias a la ferocidad del sistema capitalista, suena raro que ahora este mismo sistema quiera utilizarlas para optimizar la producción …

  5. Jazmin 14 julio, 2009 a 9:00 pm #

    Suena raro? porsupuesto uqe no, suena lógico!, y además de lógico suena aterrador, por que entonces sucede lo que hoy, si no eres productivo…Es TU problema, por que TU no tienes las habilidades sociales necesarias para lograrlo, si no logras “X” cantidad de ventas al día… Es TU problema, por no tener las HS humanas qeu son “NATURALES” en todo ser humano.
    Pero tal y como comentas Valeria, el sistema capitalista explota desde el núcleo al hombre, pues en busca de lo organico, de lo natural, por que es lo que funciona, forzan al individuo a prostituir lo humano, para conseguir una venta más, un día a la vez.
    La ferocidad del sistema capitalista se desentiende de el daño que ocasiona al hombre y a sus relaciones humanas, haciendo responzable al hombre mismo de su fracazo. En conclusion, el sistema capitalista es altamente incompatible con la calidad en las relaciones humanas.
    Esa es mi opinion.

  6. Helen 20 septiembre, 2009 a 4:32 am #

    Hola!, encuentro muy bueno el material que has publicado sobre habilidades sociales y convivencia. Por lo demás, me está siendo de gran ayuda, puesto que estoy preparando mi examen de título, el cual trata sobre estos temas.
    Ahora, me gustaría ver la posibilidad de que compartas la bibliografía que has utilizado para realizar esta presentación.
    De antemano, muchas gracias.

  7. neogeminis 20 septiembre, 2009 a 6:17 am #

    Muchas gracias Helena por tu visita y tus conceptos. Me alegar que el material te sea de ayuda en tus estudios. Como se indica en el enlace de la imagen, la fuente de esta entrada es básicamente la siguiente http://www.centroima.com.ar/

    saludos y gracias otra vez.

  8. Helen 20 septiembre, 2009 a 10:24 pm #

    Muchas gracias, por tu respuesta.
    Ahora, tengo otra pregunta, he revisado y leído una gran cantidad de manuales y textos que me indiquen los tipos de habilidades sociales (y esta duda se creó en mí, debido a la categrización que tú entregas), entonces me podrías indicar si este listado de habilidades sociales, es un propuesta personal, o bien, la extrajiste de algún referente teórico?

    Muchas gracias nuevamente.

  9. Neogeminis 21 septiembre, 2009 a 5:03 am #

    Helen, según recuerdo, el material de este post surge de un artículo leído en una revista sobre la actividad del instituto IMA. No creo que se pueda considerar con solidez teórica de referencia.

    Saludos!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 147 seguidores